rodada en arabia saudí

'Nacido rey': misiles, camellos y... una película española de 20 millones de euros

Agustí Villaronga dirige una película ambientada en la península arábiga tras la Primera Guerra Mundial. Hablamos con el director y su productor, Andrés Vicente Gómez

Foto: Una imagen de 'Nacido rey'. (Lola Films)
Una imagen de 'Nacido rey'. (Lola Films)

A principios de noviembre, un misil de corto alcance Burqan 2H disparado desde Yemen entraba en el espacio aéreo de Arabia Saudí en dirección al aeropuerto de Riad y explotaba a pocos kilómetros, interceptado por las baterías antiaéreas de las Fuerzas Armadas saudíes en medio de la noche. Debajo, un equipo de rodaje miraba al cielo nocturno de hito en hito. Agustí Villaronga en la silla del director. Andrés Vicente Gómez como productor. Y con todo el tinglado montado —caballos, camellos, extras—, tras más de medio mes trabajando a temperaturas en torno a los 50 grados y a una semana del fin de rodaje, la espantada de parte del equipo técnico británico. La película, 'Nacido rey', una super coproducción hispano-británica ambientada en la península arábiga en 1920, antes de la unificación de Arabia Saudí, y centrada en la historia del —entonces— joven Fáisal bin Abdulaziz, quien varias décadas después se convertiría en uno de los monarcas más renovadores del reino.

"Primero pensamos que era un terremoto", recuerda Villaronga. "Pero luego nos enteramos de lo que había sido y con toda la tensión de la zona, con Líbano e Irán, a la gente le entró miedo". "El misil explotó encima de nosotros: medio equipo se nos marchó, claro. Sobre todo los ingleses, pero también algún español con la excusa de que su madre, de que su novia… La gente, a una semana de terminar el rodaje, y por 3.000 euros a la semana, no se la juega", cuenta divertido Andrés Vicente Gómez, la causa motriz de uno de los proyectos españoles más ambiciosos previstos para 2018. Un rodaje en el que, pese a las reticencias iniciales, Villaronga dedidió embarcarse en busca de "aventura".

Una imagen de John Philby. (Wikipedia)
Una imagen de John Philby. (Wikipedia)

Con 'Lawrence de Arabia' en la cabeza, el productor encontró entre páginas prensadas la historia de John Philby, el reverso desconocido de Lawrence, otro escritor, militar y aventurero británico que fue el enlace de Reino Unido y el emir Abdulaziz bin Saúd —posterior unificador de Arabia Saudí— durante la guerra contra el Imperio otomano. Tan amigos se hicieron, que Philby acabó casándose en 1945 con una de las hijas adolescentes de Bin Saúd, Rozy al Abdul Aziz, con la que tuvo cuatro hijos y por la que se convistió al islam y adoptó el sobrenombre de Haji Abdullah. "Después de que la revolución anti-turca comenzase en Hijaz, la principal misión de Gran Bretaña en la península arábiga fue convencer a Bin Saúd de que uniese fuerzas con Sharif Husain o, como poco, intentar evitar el aumento de los desencuentros entre ellos. Sin embargo, Bin Saúd siempre había desconfiado de Husain", cuenta el arabista ruso Alexei Vasieliev en su libro 'Rey Faisal', uno de los libros que han inspirado 'Nacido rey'. ¿Y quién se presentó para la misión de camelarse al emir? Exactamente: Philby, cuyo hijo Kim acabaría formando parte del círculo de espías de Cambridge durante la Guerra Fría.

'Nacido rey' cuenta la historia de Faisal —el tercer hijo varón de Bin Saúd—, que en 1920 viaja a Inglaterra

'Nacido rey' cuenta la historia de Faisal —el tercer hijo varón de Bin Saúd—, quien en 1920, recién acabada la Primera Guerra Mundial, y con tan solo 13 años, viaja en misión diplomática a una Londres marciana para un saudí que jamás había salido de su tierra. "Es una aventura sobre cómo crece un niño, sobre un viaje fascinante, porque nunca un saudí había visitado Inglaterra, ni siquiera sabía lo que era el agua corriente, ni el teléfono, ni los coches. Está cuatro meses y le cuesta mucho abrirse camino, que le respeten, pero se gana el favor de una de las princesas", cuenta el productor. "Durante la guerra, los hachemitas, con la esponsorización de los ingleses, gracias a Lawrence de Arabia, son los que luchan contra los ejércitos otomanos que estaban alineados con Alemania. Pero los Saúd en el sur tenían dominada una región, lucharon también contra los otomanos. Al final del conflicto, la zona quedó dividida en tres partes: los hachemitas, los Saúd y el Gobierno inglés".

Otra imagen de 'Nacido rey'. (Arena Films)
Otra imagen de 'Nacido rey'. (Arena Films)

"La película comienza con Philby yendo a ver a Bin Saúd, diciéndole que debería visitar al rey de Inglaterra y hacerse ver para gozar de los favores del Gobierno inglés", prosigue. Al emir le interesaba conseguir un buen trato con el Imperio para acceder a armamento y hacerse fuerte en la península, mientras que a los británicos, que ya se olían que bajo la tierra saudí se escondía el oro negro, les interesaba tener aliados en la zona para controlar a los vecinos turcos. "Como Bin Saúd estaba envuelto en guerras tribales, decide mandar a su hijo Faisal", que, en su "aventura a una tierra exótica" para él, tendrá que ganarse la confianza de Jorge V y de un ministro de Guerra y de Aire tan difícil como Winston Churchill, sin defraudar a su padre y eligiendo a su vez su propio camino hacia la madurez.

La película ha tenido alrededor de 20 millones de euros de presupuesto, según el productor Andrés Vicente Gómez

Alrededor de 20 millones de euros de presupuesto, según Andrés Vicente Gómez; un reparto internacional encabezado por Ed Skrein, Rubén Ochandiano y Hermione Corfield; ocho semanas de rodaje en Londres y tres semanas y media en Arabia Saudí. "Es la primera película occidental rodada en Arabia Saudí", defiende el productor. "Bueno, la primera película, en general, si no contamos una película pequeñita que se estrenó en España y que se llamaba 'La bicicleta verde', que hizo una chica [Haifaa Al-Mansour] de forma clandestina desde un camión. Era una película mínima, mínima. Una película de 100.000 dólares. Una película 'amateur', completamente". Si bien Al-Mansour consiguió una nominación al BAFTA a mejor película de lengua no inglesa y ganó varios premios en Venecia con 'La bicicleta verde', la verdad es que si 'Nacido rey' no es exactamente la primera película extranjera rodada en Arabia Saudí, sí es la primera rodada fuera de La Meca, donde grabaron alguna escena 'Malcolm X' (1992), 'Baraka' (1992) y 'Le grand voyage' (2004). "Podríamos compararlo con 'El último emperador' de Bertolucci, que fue rodada en China".

Una imagen del rodaje en Londres. (Arena Films)
Una imagen del rodaje en Londres. (Arena Films)

"Fue un rodaje duro, muy duro", admite Villaronga. "Ya no solo por las temperaturas de más de 50 grados que tuvimos al principio, sino por la falta de insfraestructuras de cine". Porque en 1979, después del ataque terrorista a la Gran Mezquita de La Meca, que se saldó con más de 200 muertos, el Gobierno saudí cerró todos los cines y teatros como represalia al aumento del integrismo islámico en el país. "Ahora hay un nuevo príncipe, Mohammed bin Salman, que es el heredero. Y está dispuesto a reformar el país", continúa. "Han autorizado a las mujeres a conducir, han autorizado a las mujeres a ir a estadios de fútbol y me han prometido que van a autorizar las salas de cine en las próximas semanas". La reapertura de salas de cine es una de las reformas planteadas en el plan 'Vision 2030' para diversificar la economía saudí más allá de la industria petrolífera y favorecer el aperturismo cultural durante la próxima década.

En 1979, el Gobierno saudí cerró todos los cines y teatros

"La película la empecé a desarrollar hace tres años. En 2012 estrené un musical en los Teatros del Canal que se llamaba 'El último jinete', que se basó en un concepto árabe, una obra sobre los caballos. En Arabia Saudí son fanáticos de sus caballos", recuerda. "Había ido con un proyecto de animación para utilizar como decorado unos jardines como los de Babilonia que estaban construyendo". El proyecto no funcionó, pero le sirvió para hacer contactos, entre ellos con el ministro de Cultura saudí, que le propuso hacer un musical en el que estuviesen involucrados los caballos árabes. "Si eres capaz de montar un musical en el que estén involucrados los caballos árabes, te ayudamos a financiarlo".

Sheikh al Nafisah y Andrés Vicente Gómez, en el rodaje. (Arena Films)
Sheikh al Nafisah y Andrés Vicente Gómez, en el rodaje. (Arena Films)

Y allí encontró una mina. El productor de 'Belle Epoque' (1992) y 'El día de la bestia' (1995), entre muchas otras, se puso en contacto con la televisión saudí, hizo un par de series, entre ellas 'Far from home' —una especie de 'musulmanes por el mundo'—, y acabó consiguiendo los permisos para rodar en un país, hasta ahora, cerrado a cal y canto para el mundo del cine. "La historia se me ocurrió a mí investigando para un documental y, básicamente, el material que tenía se lo di a Ray Loriga, que escribió 50 folios del argumento. Y cuando estuvo el argumento, se lo dimos a un guionista inglés, Henry Fitzherbert, que también es crítico del diario 'Express".

Y luego llegó Villaronga. "Al principio, Agustí no se veía en una película de esta magnitud, pero le convencí, porque le dije: 'Esto, más que rodar una película, es una aventura". Para Villaronga, enfrentarse a la historia de Faisal fue "como caerse de un quinto piso", porque no conocía ni la historia ni la idiosincrasia del país. "Pero enseguida me fascinó la figura de Bin Saúd". Durante el rodaje en Arabia Saudí, el director se ha encontrado "una sociedad profundamente religiosa, pero lo digo como algo positivo: son más calmados, más introspectivos, no como nosotros que vivimos rodeados de ruido". "No puedo hacer un juicio del país porque he conocido una parte muy pequeña, y la mayor parte del equipo era inglés", pero "he de admitir que me he sentido cómodo", explica. Con la mayor parte del equipo de procedencia inglesa y árabe, Villaronga se ha enfrentado a uno de los rodajes más difíciles de su carrera: "Si no controlas el inglés, te toca confiar totalmente en los actores. La suerte es que son todos muy buenos. Porque si solo conoces el idioma a medias, te pierdes la musicalidad o si queda natural. Y en árabe, peor, porque es difícil saber incluso cuándo acaba una frase y empieza otra", reconoce el director.

Agustí Villaronga, en el 'set' de rodaje. (Arena Films)
Agustí Villaronga, en el 'set' de rodaje. (Arena Films)

"Con Agustí había tenido dos proyectos: 'El cónsul de Sodoma', que no la pudo hacer por fechas, y otra con Vincent Cassel y Monica Belucci que al final no salió, porque justo se divorciaron. Nos quedamos con las ganas. Cuando surgió hacer este proyecto, yo pensé que no podía competir con películas grandes, como las de Ridley Scott, que son películas de 100-150 millones de dólares. Yo sabía que no iba a poder levantar más de 15. Entonces me la planteé como una película de autor. Pero esta película, en otra época, hubiese costado 40 millones"

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios