La astrología y el tarot vuelven de la mano del covid y el feminismo: "Necesitamos certezas"
  1. Alma, Corazón, Vida
"TIRADA DE CARTAS+CONSUMICIÓN"

La astrología y el tarot vuelven de la mano del covid y el feminismo: "Necesitamos certezas"

El cuestionamiento de la ciencia y la estética de las pseudociencias están devolviendo la popularidad a estas prácticas, entre la creencia y la moda, especialmente entre las mujeres

Foto: Ilustración: Irene de Pablo.
Ilustración: Irene de Pablo.

Al entrar por la puerta parece un restaurante normal de los muchos que pueden encontrarse al pie de la Gran Vía. Huele a queso parmesano y a especias italianas, pero, al bajar las escaleras rodeadas de papel brillante, el ambiente cambia radicalmente.

La luz morada y tenue, la música alta y una bola de cristal reciben a la veintena de personas que han acudido un martes de julio a disfrutar de una pizza, un cóctel y… una tirada de tarot incluida con la consumición. "Después de ese grupo vais vosotras", dice el camarero, señalando a tres chicas que rodeaban la mesa de la tarotista.

La mayoría de comensales son chicas jóvenes, de unos 20 años, que vienen con amigas a intentar responder qué les depara el futuro. Se sientan y sacan fotos del sitio que luego lucirán en sus ‘stories’ de Instagram. Tras unos minutos, llega nuestro turno: "Tienes que hacerme una pregunta muy concreta sobre algo que te preocupe, pero que sea en un plazo de ahora a un año". Es una decisión difícil y solo tenemos una oportunidad. "Pues me preocupa un poco mi trabajo. Estoy de prácticas y me gustaría saber si me cogerán", pregunta una de estas periodistas.

placeholder Laura, en una tirada de tarot.
Laura, en una tirada de tarot.

Baraja, pide cortar, deja un montón a su izquierda y saca tres cartas que coloca en frente. "Veamos..., me parece que no te vas a quedar en ese trabajo". La decepción se dibuja en el rostro de la interlocutora. "Según las cartas, no estás del todo contenta con algo… Creo que puede ser el tema económico. ¿Tú crees que puedes quedarte?", dice mientras escruta la cara de la periodista. "La verdad es que pensaba que sí, que tenía posibilidades".

La tarotista mira reflexivamente, coge otras dos cartas del mazo y las extiende junto al resto. "Bueno, esto cambia un poco las cosas. Lo más probable es que no te cojan ahora, pero dentro de unos meses te van a llamar para volver, sí", dice ambiguamente justo antes de que la periodista se levante con las mismas certezas con las que se había sentado a escudriñar su futuro cinco minutos antes.

La tirada de cartas es el reclamo con el que desde hace tres meses este nuevo restaurante intenta atraer clientela. "Tiene mucho éxito, todos los martes y jueves se llenan los dos turnos, sobre todo de chicas jóvenes como vosotras. ¡No sé qué problemas tenéis con vuestro futuro!", explica unos minutos después el camarero que nos atiende. Su pregunta retórica es, en realidad, una profecía autocumplida. El interés por los contenidos esotéricos ha crecido exponencialmente en los últimos tiempos, auspiciado por los reclamos que plagan internet prometiendo certezas en tiempos de incertidumbre. Términos como carta astral, signo zodiacal o tarot han aumentado sus búsquedas en Google en los últimos meses. Y la pandemia y el cuestionamiento a la ciencia han reforzado el resurgir de estas prácticas tan antiguas como las brujas que ahora se reivindican.

"Con la caída de las religiones queda un espacio libre para las generaciones nuevas que se relaciona a su vez con el crecimiento del rechazo a la ciencia. La gente se siente más cómoda si tiene unos principios que le ayuden a explicar el mundo y estos son sencillos de entender. Les gusta sentirse identificados con categorías de personalidad para entenderse a ellos mismos”, explica el psicólogo Alex Figueroba, de la cooperativa Psicoopera.

El público de horóscopos y videntes ha sido siempre mayoritariamente femenino, pero ahora el cuestionamiento de la ciencia, más patente además con la pandemia, está mezclando el feminismo con las pseudociencias.

"La ciencia siempre se nos ha presentado como verdadera, universal y objetiva. Viendo que no es así en muchos temas, y que no es representativa de toda la diversidad, parece que igual lo marginal y lo mágico tienen cabida", explica Agostina Mileo, comunicadora científica que lleva tiempo observando cómo la biología se mezcla con los ‘ciclos lunares’ en los talleres de activismo menstrual que realiza en Buenos Aires. "Estas tendencias surgen como movimientos de desplazamiento de los discursos de poder. Se están haciendo muchas reivindicaciones de saberes de pueblos originarios, o relacionados con lo esotérico, que a veces se urbanizan y modifican prácticas de las clases medias urbanas", explica.

"La gente se siente más cómoda si tiene unos principios que le ayuden a explicar el mundo y estos son sencillos de entender"

Los sesgos que tradicionalmente han tenido ciencias como la medicina con las mujeres han generado una grieta que la parte científica tampoco se ha preocupado de estrechar. "En la ciencia hay un desarrollo teórico muy duro que termina siendo no solo inaccesible, sino expulsivo, porque hay que tener ciertas herramientas y ser parte de la academia para poder discutirlo. En cambio, la astrología ofrece la oportunidad de participar de forma más abierta. No es que la gente sea estúpida y acuda a esto, sino que realmente estos discursos y narrativas están ofreciendo oportunidades para pensar ciertas cosas de una forma abierta que no requiere credenciales, es más amistosa", añade.

Las redes sociales y las marcas comerciales no están dejando pasar este creciente interés. La estética astrológica viste temporadas de moda y filtros de Instagram, mientras los pódcast y cuentas de Twitter que te dicen tu horóscopo acumulan cada vez más seguidores. "Se tiende a desestimar esas cuestiones ‘cool’, pero generan una preferencia a la hora de cambiar de paradigma. Y las cartas de tarot son preciosas, la astrología y la cosa cósmica… realmente son más atractivas que la comunicación que hacemos desde la ciencia”, añade Mileo.

"En la ciencia hay un desarrollo teórico muy duro que termina siendo no solo inaccesible, sino expulsivo"

En las marchas feministas hay un lema que dice: "Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar". Paradójicamente, aquellas primeras científicas (por sus conocimientos abortivos, por ejemplo) son ahora reivindicadas como contraposición a la ciencia moderna y como emblema de los contenidos esotéricos, aunque Mileo ve una contradicción en mezclar estos dos mundos: "Uno ve a astrólogos decir que está Mercurio retrógrado y va a ser una semana de tensión o que estamos entrando en Piscis y es momento de ser creativo, y eso sí es un peligro. Es asumir que el movimiento de los planetas influye en nuestra personalidad, ánimo o hasta políticas. Entre eso y decir que la biología de una persona es lo que determina cómo eres no hay tanta diferencia, y dentro de los feminismos venimos luchando contra eso: las mujeres son así y los varones, así".

Covid e incertidumbre vital

Aunque la moda no ha venido con la pandemia, tiempos de incertidumbre como los que ha traído el covid son el terreno perfecto para que estas prácticas arraiguen. Sin embargo, a menudo, la línea entre el puro entretenimiento y la creencia es muy fina y muchos siguen estos contenidos más por el "por si acaso" que por considerarlo un dogma real.

Charcastrology es una de las cuentas de Instagram más conocidas del último año en lo que se refiere a horóscopos y astrología. La mezcla de humor con las predicciones de futuro y las descripciones de las personalidades es, dice la autora, algo que tiene y tendrá fans. "Los humanos buscamos respuestas y certidumbres, además yo estoy encarada a un público mucho más irónico y que lo disfruta, pero desde una distancia. Al final, alguien que crea mucho en la astrología pensará que hago sacrilegio diciendo 'qué tipo de pan eres según tu signo'".

La creadora de contenido, que prefiere no revelar su identidad, afirma que en este momento histórico en el que vivimos una gran incertidumbre política, social y económica, esta moda seguirá en auge e irá a más con el tiempo.

Clara tiene 31 años, trabaja en el departamento de Marketing de una farmacéutica y nunca se había imaginado acudiendo a un astrólogo hasta que llegó el confinamiento. "Me quedé sola en casa porque mi novio estaba en Australia y empecé a plantearme cosas como quién era yo, qué me gusta… Me puse a investigar y una compañera que estudia astrología me hizo una carta astral rápida. Me dijo varias cosas de mí que me representaban mucho y ya me hice una más detallada. No es tanto que te digan tu futuro, sino cuáles son tus cartas para jugar la partida, el conocimiento personal", explica. En febrero se hizo la ‘revolución solar’, otra técnica para saber "cómo se va a desarrollar el año y los momentos más oportunos para que pasen ciertas cosas".

"Tener un periodo convulso hace que mucha gente necesite de una sensación de seguridad, de certeza ante el devenir", explica Emilio Molina, socio de la asociación Círculo escéptico, que intenta combatir las pseudociencias. Aunque están en auge, este tipo de contenidos surgieron hacia mediados de los 60, en plena Guerra Fría. Al auge científico de la época, asociado a la beligerancia de la escalada nuclear y lo masculino, se contrapuso la 'New Age' abanderándose de lo natural, la paz, lo maternal, lo femenino, según explica Molina. "Se dibujaba lo artificial como frío y despiadado y se abrazó este tipo de temas como más naturales y humanos. Eso ha derivado hasta ahora, en forma de quimiofobia o tecnofobia".

placeholder Portal de videntes que utiliza el covid como reclamo.
Portal de videntes que utiliza el covid como reclamo.

"Con el coronavirus hemos visto cómo la ciencia ha ido dando palos de ciego, sobre todo al principio, cambiando según los indicios que había. Eso en la ciencia es lo más normal, funciona así, pero la gente lo ha visto como si fuera débil e inestable por no tener certezas, cuando no tiene nada que ver con eso", explica Molina. "Esto se junta con que hay entidades y medios interesados en explotar esas incertidumbres de manera proactiva, anunciando videntes que incluso apelan al covid directamente", añade a la vez que desmonta la lógica de las conclusiones caídas del cielo. "La influencia gravitacional de una estrella que está a miles de años luz es mucho menor que la de un mueble o una nevera cerca de nosotros. Y a nivel lumínico es tan tenue que tampoco tendría ninguna relevancia. La luz de la habitación del parto tendría más".

La explicación al triunfo del signo zodiacal o de los arcanos mayores no hay que buscarla en la ciencia, sino en la psicología. ¿Por qué nos creemos lo que el horóscopo o las tarotistas nos cuentan? Según Figueroba, la respuesta está en el sesgo de confirmación. "Si vas buscando, abierto a confirmar una supuesta verdad, es más fácil que la confirmes a que la rechaces", afirma.

"La influencia gravitacional de una estrella que está a miles de años luz es mucho menor que la de un mueble o una nevera cerca de nosotros"

Lo mismo ocurre con el denominado efecto Forer. Cuando te describen algo de forma ambigua, como el horóscopo, es muy fácil que te identifiques con algún aspecto de la descripción. "Necesitamos modelos cognitivos que nos ayuden a explicar cómo funcionamos y cómo funciona el mundo, y buscamos eso. Si tienes 16 categorías para entender a los demás, eso te relaja", explica el psicólogo. Además, si lo que nos dicen es positivo para nosotros, es más fácil que lo aceptemos que lo negativo, lo que se conoce como efecto Pollyanna.

"Lo que hacen, por ejemplo, al echar el tarot son suposiciones fundadas. Si va una chica de 14 años, lo más seguro es que te pregunte por el chico de clase que le gusta; si es una persona mayor, por temas de salud", explica Molina. “Y luego es como el autocompletado del teclado, van diciendo vaguedades y, si cambias el gesto, saben si van bien o mal. O te dan varias posibilidades y crees que es la buena cuando paran, pero es porque ven tu reacción".

El efecto Forer define la capacidad de identificar tu personalidad con descripciones vagas y ambiguas

Asociar nuestra personalidad a los signos zodiacales conlleva también el peligro de que tratemos a los demás de forma diferente. Según Figueroba, "lo preocupante son los prejuicios que se tienen en función de la fecha en que nació la otra persona".

Molina va más allá y considera que tienen un doble peligro: el engaño económico y el riesgo de tomar decisiones con base en lo que los astros o los arcanos dicen que nos depara el futuro. "Hubo un tiempo en que estuvo prohibido y ahora se permite con la justificación del entretenimiento, pero no todo el mundo lo ve así, e internet le ha echado gasolina. Antes se publicitaban en revistas o televisión, pero con las redes y foros tienen una manera directa de promocionarse e incluso de buscar directamente a gente con problemas, que puede tomar una decisión equivocada y empeorar su situación. Aunque lo hagan creer, no han demostrado que haya nada ni nadie capaz de adivinar el futuro".

Pseudociencia Astrología Pandemia Feminismo
El redactor recomienda