Turismo y Periodismo: las carreras con más arrepentidos cinco años después
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Educación
¿Hay que hacer un máster?

Turismo y Periodismo: las carreras con más arrepentidos cinco años después

Más de una de cada tres personas que terminaron su grado en 2014 escogería otra especialidad si volviese a empezar o directamente no iría a la universidad

placeholder Foto: Arranque de la EBAU en Murcia, el pasado 1 de junio. (EFE)
Arranque de la EBAU en Murcia, el pasado 1 de junio. (EFE)

María García termina la carrera de Turismo este mes. "Lo más seguro es que me ponga a estudiar otra cosa", asegura esta leonesa de 23 años. La pandemia de coronavirus ha sido para sus expectativas laborales un jarro de agua fría y ahora se plantea reconducirse hacia el campo de la nutrición. "Lo puedes relacionar un poco con 'catering", plantea para no desvincularse del ámbito que escogió. Si volviera cinco años atrás, no repetiría: "Viendo el panorama ahora, escogería otra cosa".

Estas son fechas de tomar decisiones. El final de la selectividad (EBAU), el arranque del verano, la vista puesta en la llegada de septiembre… Qué carrera estudiar o apuntarse a un máster son cuestiones que rondan la cabeza de quienes van a comenzar su vida universitaria y los que se plantean ampliar su formación académica, casi siempre en busca de mejores opciones laborales.

El éxito de la elección cada vez está menos asegurado. Más de uno de cada tres egresados en estudios de grado en 2014, un 37%, afirmaba cinco años después que o bien habría preferido estudiar otra carrera o bien directamente se arrepiente de haber ido a la universidad. Cinco años antes, esta cifra era del 14%: menos de la mitad que el último dato conocido. Las cifras salen de la encuesta de inserción laboral de titulados universitarios que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) a finales de 2020.

Antonio Labanda es psicólogo educativo y orientador en centros concertados de la Comunidad de Madrid. En su opinión, es necesario dedicar más tiempo a la orientación en los centros educativos. "La elección no depende solo de si me gusta esto o lo otro, sino también de factores psicológicos", explica. La madurez vocacional juega para Labanda un papel muy importante en la decisión sobre qué estudiar.

“Si volvieras a estudiar de nuevo, ¿volverías a escoger la misma titulación?”, era la pregunta que debían responder los más de 30.000 encuestados. Un 45% de los que terminaron hace cinco años Turismo dijeron que no. Y otro 18% afirmaron que, si volviera 10 años atrás, no habría estudiado ni esa ni ninguna otra carrera universitaria. Pero, a diferencia de María, para quien la pandemia ha sido clave en la determinación de estudiar otra cosa, estos encuestados no se imaginaban lo que estaba por venir. Los cuestionarios fueron realizados hasta diciembre de 2019 por lo que no se puede atribuir un efecto de la pandemia, aunque parezca que quienes respondían se adelantaron a las consecuencias económicas del coronavirus para el sector turístico.

"La gente a veces elige sin reflexionar por miedo a equivocarse y, tras una decisión rápida, el nivel de frustración puede ser grande", apunta Labanda. "Las expectativas que se tienen de lo que es la universidad y lo que luego es el mundo laboral son muy diferentes", añade. Carmen Palomino, directora de Operaciones de la Fundación Universidad-Empresa (FUE), advierte además que las expectativas de estas generaciones cuando empezaron la carrera se vieron frustradas al terminar en un escenario de crisis, con mucha incertidumbre y pocas salidas laborales.

También entre quienes terminaron grados del ámbito del periodismo y documentación o técnicas audiovisuales, más de la mitad considera, cinco años después, que se equivocó. En el lado opuesto, ámbitos con tasas más bajas de arrepentimiento son Medicina, Enfermería y Matemáticas, en las que al menos el 80% de los antiguos estudiantes repetiría si pudiera volver atrás.

Pero la misma encuesta realizada cinco años antes, para los que terminaron en 2009, arrojaba porcentajes bastante más bajos. Por ejemplo, en Medicina, solo el 5% afirmaba que lo haría de otra forma si pudiera dar marcha atrás: ahora ese porcentaje es del 15%. Ninguna especialidad se libra de este incremento del sentimiento de que hubiera sido mejor haber escogido otro camino.

Foto: Una pancarta del 15-M en una manifestación en Valencia. (EFE)

Los motivos pueden ser distintos en cada caso, pero hay uno bastante transversal: tener trabajo. Aunque la relación entre estar desempleado y arrepentido de la carrera escogida no es evidente en todos los casos, sí que se aprecia que entre los que reniegan más de su decisión estudiantil las tasas de paro son más altas.

El problema de la empleabilidad es además otra de las causas por las que muchos jóvenes deciden matricularse en un máster una vez finalizada la carrera. Entre los que acabaron en 2014, hasta un 41% ha cursado algún máster cinco años después, siguiendo el análisis de los microdatos de la encuesta del INE. "Cuando es habilitante, tiene todo el sentido hacer el máster al terminar la carrera, pero para el resto, en otros países lo normal es hacerlos cuando has tenido experiencia profesional y sabes en qué quieres especializarte", dice Palomino. Desde 2006, el alumnado de estos estudios superiores no ha dejado de crecer, aunque el ‘boom’ se notó más durante los años de crisis económica.

El número de mujeres matriculadas en estudios de máster era en el curso pasado de algo más de 137.000, mientras que los hombres eran cerca de 78.000. Ellas son un 77% más y superan a los varones en todas las ramas excepto en las de Arquitectura e Ingeniería y Ciencias, según datos del Ministerio de Universidades. Y el campo con más alumnos de máster es el de las Ciencias Sociales y Jurídicas.

Para la directora de Operaciones de la Fundación Universidad-Empresa es importante fomentar otro ámbito: el de las STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés). "Tenemos muchos graduados, pero en carreras con pocas salidas profesionales", lamenta. Labanda lo tiene claro: "La universidad no crea puestos de trabajo". El psicólogo educativo cree que la apuesta debe estar por prestigiar la formación profesional y fomentar el acercamiento de la universidad a los alumnos y al entorno profesional.

Además, hacer un máster no ofrece ya muchas más posibilidades de encontrar trabajo que un grado universitario. La encuesta del INE refleja tasas de empleo similares entre los graduados y los que han cursado un máster. Y la información estadística del ministerio permite conocer con detalle cuáles son los ámbitos de estudio de los másteres con más o menos opciones para encontrar trabajo.

Tampoco hay sorpresas. Las ramas con menos empleabilidad, como también sucede en el caso de los grados, son las de Humanidades o Bellas artes. El gráfico muestra la relación entre la tasa de afiliación a la Seguridad Social y, entre los afiliados, el porcentaje de personas con contrato indefinido. Son datos de la situación de las personas que terminaron un máster, del curso 2013/2014, cinco años después: en 2018.

La información está detallada para cada universidad, aunque todos los títulos propios quedan fuera del análisis del Ministerio de Universidades. En la aplicación Qué Estudiar y Dónde en la Universidad (QUEDU) hay información sobre la inserción laboral para cada uno de los grados y máster oficiales.

Selectividad Estudios superiores
El redactor recomienda