El mito de la falta de informáticos en España: la universidad deja fuera a 20.000 alumnos
  1. Tecnología
no pueden asumir la demanda

El mito de la falta de informáticos en España: la universidad deja fuera a 20.000 alumnos

Empresas e instituciones se quejan de que en España falta talento informático, pero las universidades están desbordadas por las matriculaciones y dejan fuera a mucha gente

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es una frase que oímos constantemente: España necesita más informáticos. Lo dicen las empresas, las universidades, las instituciones públicas, la patronal y cualquiera al que se le pregunte. En el lado opuesto están muchas veces los propios profesionales informáticos, algunos de los cuales ven con recelo estas afirmaciones tan categóricas y creen que puede ser una estrategia de las empresas para que el sector acabe superpoblado y, posteriormente, precarizado.

La gran pregunta es: ¿de verdad necesita España tantos informáticos? Sí... pero no. Eurostat calcula que entre 2018 y 2030 habrá cerca de 1,6 millones de puestos de trabajo tecnológicos sin cubrir por falta de profesionales en toda Europa, pero el motivo no es, ni mucho menos, que la gente no quiera estudiar carreras tecnológicas. En realidad, hay un problema mucho más grave y del que nadie parece haberse dado cuenta hasta ahora: los españoles quieren estudiar tecnología... pero las universidades no les hacen hueco.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

La realidad es tozuda y la avala el informe 'Empleabilidad y talento digital', elaborado por la Fundación VASS, que será presentado esta semana. Dicho estudio ha cruzado dos datos esenciales del Ministerio de Educación: las solicitudes de ingreso en carreras de ingeniería informática en las universidades españolas y las plazas ofertadas por dichas universidades. Es decir, cuánta gente quiere estudiar esta materia y cuánta puede hacerlo de verdad. Los datos hablan por sí solos: en los últimos cinco años, las universidades españolas han dejado fuera a 20.914 posibles alumnos que se quedaron sin plaza en esta carrera.

Esta brecha podría ser normal, habida cuenta de que muchas carreras universitarias tienen más demanda que oferta, pero sorprende especialmente en el caso de informática, ya que, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), es la novena carrera con menos desempleo: de todos los que se graduaron en 2014, apenas el 2% está en paro.

Además, se trata también de la quinta carrera con mayor empleabilidad. Acorde a las cifras del INE, el 84,6% de los graduados en 2014 cuenta a día de hoy con un empleo en dicho sector.

"No damos abasto, necesitamos ofertar más plazas"

La situación no puede ser más paradójica. Mientras las empresas no dejan de demandar profesionales informáticos, las universidades españolas ofertan menos plazas de las solicitadas en una carrera con empleabilidad casi total y desempleo casi nulo. ¿Cuál es problema? "Las universidades españolas están sobrepasadas", asegura Antonio Rueda, coautor del estudio y director de la Fundación VASS. "No tienen, al menos las públicas, los recursos necesarios para responder al aumento de demanda. Mientras en muchas carreras poco demandadas hay dinero de más, en informática hay dinero de menos".

"No podemos asumir la demanda necesaria ni el número de titulados que necesita el sector, tenemos que ofertar más plazas"

Coincide con él Julio Abalde, rector de la Universidade da Coruña (UDC), para quien "no podemos asumir la demanda necesaria ni el número de titulados que necesita el sector, ya que en estos cinco años ha habido un aumento enorme de la demanda. Está claro que tenemos que ofertar más plazas, pero en la UDC, por ejemplo, dependemos de que nos las apruebe la Xunta de Galicia. En el último año, hemos aumentado un 10%, que es lo que nos han concedido".

Todos los expertos consultados para esta información mencionan tres palabras mágicas: falta de recursos. En su opinión, hay dos tipos de recursos que las universidades necesitan para poder acoger a más alumnos de informática: recursos tecnológicos y humanos. "Informática es una carrera con mucha parte práctica", asegura Abalde, de modo que "necesitamos las infraestructuras, el mantenimiento de esas infraestructuras, equipos renovados constantemente, luchar contra la obsolescencia de los sistemas operativos... Todo eso es un esfuerzo presupuestario muy grande".

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Respecto a los recursos humanos y físicos, Daniel Riera, director de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), reclama que la posible falta de talento también afecta al profesorado: "Nunca podremos aumentar las plazas de alumnos si no contamos con aulas para ellos y, sobre todo, con más docentes. En esta carrera, se trabajan competencias muy prácticas, así que el alumno no puede estar solo, debe ser tutorizado".

El otro problema: una brutal tasa de abandono

Si ya de por sí hay pocas plazas y es difícil entrar en informática, hay otro factor que complica aún más la ecuación: la tasa de abandono. Según los datos recopilados por la Fundación VASS, los abandonos en esta carrera no solo superan la media de otros sectores educativos, sino que incluso están por encima de los abandonos de su propia rama de enseñanza, la de ingeniería y arquitectura.

¿A qué se debe? Francisco Javier López Fraguas, decano de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), identifica dos causas predominantes: en primer lugar, "hay gente que entra no por vocación, sino porque ve que hay empleo, pero luego descubre que la carrera no le gusta o que no se le da bien". Además, "hay alumnos que en segundo o tercer curso ya tienen un trabajo bien pagado, así que dejan los estudios". En cualquier caso, la situación es preocupante: hay pocas plazas y, por si fuera poco, son muchos los que abandonan la carrera.

Hay trabajo, pero ¿se paga bien?

Está claro que Informática es una buena carrera para quien quiere tener empleo de manera (casi) segura, y a eso hay que añadir unos sueldos por encima de la media. Pero ¿de verdad se paga tan bien a los ingenieros informáticos? Para descubrirlo, hemos escogido tres puestos de trabajo habitualmente ocupados por informáticos y, con la ayuda de la herramienta LinkedIn Salary, hemos analizado sus sueldos dentro y fuera de España. Las cifras, la verdad, son un poco desilusionantes: los salarios de informáticos en España están a años luz de los de otros países.

Y pagar esos salarios, claro, tiene sus consecuencias. Según un informe de la OCDE recopilado por el World Economic Forum, España es de los países que menos retienen su talento. Encima de que formamos a pocos profesionales, los pocos que tenemos se acaban yendo.

Antonio Rueda, en definitiva, lo tiene claro: "Las universidades deberían aprovechar mejor su posicionamiento. Que otras fórmulas (centros privados, FP, cursos de informática...) proliferen, evidencia que quedan cosas por afinar y mejorar". López Fraguas insiste en que el sistema universitario español debe luchar para ofrecer más plazas en Informática, ya que "no es una necesidad solo nuestra, sino también social, de toda España. Hacen falta más informáticos bien formados, con nivel universitario, en la sociedad. Se están perdiendo trenes que no se deberían dejar pasar".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Educación Universidades Alumnos Talento
El redactor recomienda