echaba las cartas por 20 euros

La jueza pitonisa de Lugo, bajo la lupa por sus responsabilidades disciplinarias

El Promotor de la Acción Disciplinaria encargado de este cometido en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha incoado diligencias informativas

Foto: Una baraja de cartas. (Reuters)
Una baraja de cartas. (Reuters)

La jueza pitonisa de Lugo, titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3, ya se encuentra bajo investigación del órgano de gobierno de los jueces, que deberá determinar sus responsabilidades disciplinarias. El promotor encargado de este cometido en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha incoado diligencias informativas para practicar las actuaciones necesarias y establecer la veracidad de los hechos y cualquier otra circunstancia que resulte relevante para la investigación.

'El Progreso de Lugo' destapó el escándalo en exclusiva. Según publica, la magistrada María Jesús García Pérez lleva una doble vida. Jueza y vidente, cobra por leer las cartas del tarot en un piso de la localidad. El diario explica que el pastel se descubrió cuando su señoría comenzó a distribuir por la calle publicidad en la que se anunciaba como "tarotista y vidente".

La jueza pitonisa de Lugo, bajo la lupa por sus responsabilidades disciplinarias

Ofrecía precios "económicos". Entre 15 y 20 euros por una sesión de adivinación en la que se permitía ofrecer consejos legales. Una evidente incompatibilidad con su puesto, desde el que debe decidir sobre el grado penitenciario, los permisos o las excarcelaciones de los reclusos de las cárceles de Bonxe, Monterroso y Pereiro de Aguiar. Redactores del periódico que ha destapado el escándalo asistieron a una sesión de adivinación en su piso, que comparte con su empleado del hogar y asistente en su faceta esotérica.

Foto: EFE
Foto: EFE

La jueza, que fue asignada al juzgado de Lugo en septiembre de 2016, ya había dejado notas de su particular comportamiento en otros destinos: en Santander, fue sancionada por el CGPJ con 3.000 euros por una entrevista, mientras era responsable de violencia de género, en la que criticaba este tipo de juzgados, la ley contra la violencia de género y llegaba a cuestionar a las víctimas y a relativizar el problema; los abogados de Santiago de Compostela, por su parte, mostraron reiteradamente sus quejas porque María Jesús García acudía a las vistas con un gato, explica 'El Progreso'.

Se enfrenta ahora a sanciones disciplinarias por esta peculiar segunda actividad que pueden incluyo conllevar que quede apartada cautelarmente de sus funciones. El ejercicio de cualquiera de las actividades incompatibles con el cargo de juez o magistrado se considera falta grave. Se prevén para este tipo de infracción multas de hasta 6.000 euros, el traslado forzoso de juzgado, suspensión de hasta tres años e incluso la separación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios