NO PROVOCA QUE CAMBIES

¿Lees bien las emociones de tu pareja? No siempre es positivo para la relación

Si detectas las emociones de apaciguamiento, reforzará tu relación; si percibes las manifestaciones amenazantes, la pareja puede verse afectada

Foto: Una pareja después de discutir. (iStock)
Una pareja después de discutir. (iStock)

Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Rochester (Estados Unidos) y la Universidad de Toronto (Canadá) ha tratado de averiguar en qué circunstancias la capacidad de leer las emociones de otra persona es beneficiosa para una relación y cuándo podría ser perjudicial.

Aunque investigaciones anteriores sobre la exactitud empática, la capacidad para leer las emociones de tu pajera, habían arrojado resultados mixtos, el nuevo estudio muestra que las parejas que perciben con exactitud las emociones de apaciguamiento, como la vergüenza, tienen mejores relaciones que las que perciben con exactitud las emociones de dominio, como la ira o el desprecio. La percepción exacta, que puede ser por parte de la persona que solicita el cambio o de la persona que recibe la solicitud, no aumenta la motivación para atender la solicitud de cambio de la pareja. "Si percibes con precisión las manifestaciones amenazantes de tu pareja, puede hacer tambalear tu confianza en una relación", explica Bonnie Le, profesora adjunta del Departamento de Psicología de la Universidad de Rochester, en declaraciones recogidas por Neuroscience News.

Según las conclusiones del estudio, incluso en las mejores relaciones, las dos partes de la pareja experimentan conflictos. Los investigadores sostienen que una forma de abordar los conflictos es pedirle a la pareja que cambie, por ejemplo, gastando menos dinero, perdiendo peso, haciendo cambios en la vida sexual de la pareja o reajustando los objetivos de la vida. Sin embargo, solicitar un cambio tan personal (y a veces amenazador) puede provocar emociones negativas y poner en tensión la relación. Por eso es crucial para mantener una relación saludable averiguar cómo manejar estas situaciones cargadas de emociones. "Si estás apaciguando a tu pareja, o te sientes avergonzado o tímido, y tu pareja lo capta con precisión, eso puede indicarle a tu pareja que te preocupas por sus sentimientos y reconocer que una petición de cambio podría ser hiriente", sostiene Le. "Si tu pareja está enojada o es despectiva, lo que llamamos emociones de dominación, eso indica una información muy diferente y negativa que puede herir a la pareja si la percibe con precisión".

¿Reacciones negativas? Mal indicio

Los investigadores descubrieron que el tipo de emoción negativa detectada importa: si lees en la expresión de tu pareja emociones más suaves, como la tristeza, la vergüenza o el bochorno, generalmente disfrutas de una relación fuerte. Una posible razón es que estas llamadas "emociones de apaciguamiento" se leen como señales de preocupación por los sentimientos de la pareja. No obstante, y contrariamente a la hipótesis original de los investigadores, el simple hecho de sentir ira o desprecio, emociones que señalan culpa y defensa, puede ser destructivo para una relación. El equipo descubrió que si incluso un solo miembro de la pareja se sentía enojado o mostraba desprecio, la calidad de la relación se deterioraba, independientemente de si la capacidad del otro miembro para leer las emociones era perfecta o no.

"No es malo sentirse tímido o avergonzado cuando se plantean cambios porque es una señal para la pareja de que te preocupas y es valioso que tu pareja lo vea"

"Pensamos que la lectura de las emociones permite a los compañeros coordinar lo que hacen y dicen al otro, y tal vez eso sea útil cuando se leen las emociones de apaciguamiento, pero no cuando se leen las emociones de la ira", explican los autores. "La ira parece dominar cualquier efecto de la lectura de las emociones, lo que es consistente con muchas investigaciones anteriores sobre cómo la ira daña las relaciones". Sin embargo, independientemente de lo bien que una persona sea capaz de descifrar las emociones de su pareja, la precisión no aumenta la motivación para atender la petición de cambio de la pareja.

Para el estudio, los investigadores pidieron a 111 parejas que habían estado saliendo durante una media de tres años que discutieran en un laboratorio un aspecto que querían que su pareja cambiara, como conductas particulares, características personales o cómo controlaban su temperamento. Luego, se pidió que se intercambiaran los papeles y el que había hecho la petición de cambio fuera el que la recibiera. Después, los participantes calificaron sus propias emociones y percepciones de las emociones de su pareja, la calidad de su relación y su motivación para atender esas peticiones de cambio.

"Expresar y percibir emociones es, por supuesto, importante para hacer conexiones y obtener satisfacción en una relación", señala Le. "Pero para impulsar realmente a tu pareja a cambiar, puede que necesites usar una comunicación más directa sobre exactamente qué tipo de cambio estás esperando". Las investigaciones han demostrado que la comunicación directa, ya sea positiva o negativa, tiene más probabilidades de provocar cambios a largo plazo. Dicho esto, el tono emocional que tomas cuando le pides a tu pareja un cambio es importante.

"No es malo sentirse tímido o avergonzado cuando se plantean estos temas porque es una señal para la pareja de que te preocupas y es valioso que tu pareja lo vea. Reconoces que lo que planteas puede herir sus sentimientos", concluye Le.. "Esto demuestra que te comprometes a tener esta conversación y a no herirla. Y el grado en que esto es notado por tu pareja puede fomentar una relación más positiva", .

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios