¿Sabes cómo desaparece y dónde va la grasa que pierdes cuando adelgazas?
  1. Alma, Corazón, Vida
LA RESPUESTA PARA ADELGAZAR Y PERDER PESO

¿Sabes cómo desaparece y dónde va la grasa que pierdes cuando adelgazas?

Un viaje alrededor de las calorías que consumimos: por qué se engorda, qué hacer para adelgazar, cómo se elimina la grasa y cómo no recuperar el peso perdido

Foto: ¿Sabes cómo desaparece y dónde va la grasa que pierdes cuando adelgazas?
¿Sabes cómo desaparece y dónde va la grasa que pierdes cuando adelgazas?

Adelgazar es uno de los objetivos que más se repite entre las personas. Ya sea como un propósito cuando arranca el año, como una medida que tomamos cuando hemos engordado, como una solución antes de que llegue el verano o como preparación para un gran evento o un momento en el que queremos lucir perfectos, lo cierto es que es habitual querer perder peso.

Para lograrlo, muchas personas se embarcan en procesos de adelgazamiento que les llevará a estar semanas o meses a dieta. Hay quien tratará de buscar ayuda entre especialistas, mientras otros seguirán dietas milagro que prometen adelgazar muchos kilos en poco tiempo, aunque después terminarán arrepintiéndose cuando se produzca el temido efecto rebote. Pero, ¿qué sucede cuando realmente conseguimos adelgazar? ¿Dónde va la grasa cuando se pierde peso?

Foto: Los tres tipos de frutos secos que te pueden ayudar a adelgazar

Lo primero que hay que saber es cómo se acumula esa grasa. Las personas engordamos cuando consumimos un exceso de energía procedente normalmente de calorías presentes en grasas y carbohidratos; esas calorías se almacenan en las células adiposas en forma de triglicéridos, una medida que toma el cuerpo para reservar energía para cuando la necesitemos posteriormente; pero es ese exceso de energía el que provocará finalmente el exceso de grasa que nos afecta tanto desde el punto de vista físico como de la salud.

Adelgazar de forma saludable

La máxima para adelgazar es ingerir menos calorías de las que se queman, es decir, llevar a cabo un estilo de vida que provoque un déficit de calorías: que las calorías que el cuerpo queme sean más de las que ingerimos con los alimentos. Algunos especialistas cifran ese déficit calórico en 500 calorías diarias para que el proceso de adelgazamiento sea efectivo.

Algunos especialistas cifran el déficit calórico necesario para adelgazar de forma efectiva en 500 calorías diarias

Con ese déficit calórico se consigue que las grasas se liberen de las células adiposas donde estaban almacenadas y, a través de las mitocondrias, se descompongan para producir energía. Cuanto más tiempo dure ese periodo en el que quemamos más calorías de las que ingerimos, más se reducirá nuestra grasa corporal al eliminarse las reservas de grasa acumuladas en nuestro organismo.

Pero, ¿cuál es la fórmula perfecta para conseguir ese déficit calórico? Sin duda, la combinación de dieta y ejercicio. Con la dieta conseguimos controlar la ingesta de calorías: no se trata de pasar hambre, sino de consumir alimentos sanos que nos aporten los nutrientes necesarios. Hay que ingerir proteínas, carbohidratos y grasas saludables presentes en todo tipo de alimentos: frutas, verduras, carnes magras, pescados, cereales integrales, etc.

La combinación de dieta y ejercicio es vital para el déficit calórico (Foto: Pixabay)
La combinación de dieta y ejercicio es vital para el déficit calórico (Foto: Pixabay)

Pero, además de controlar la ingesta de calorías, hay que tratar de aumentar el gasto energético y eso se consigue haciendo deporte. Los especialistas en medicina deportiva del American College explican a Healthline que lo ideal es realizar ejercicio entre 150 y 250 minutos a la semana, es decir, entre 30 y 50 minutos de deporte cinco días a la semana. Con ello se consigue aumentar el flujo sanguíneo a músculos y células adiposas donde se encuentra la grasa acumulada, aumentando el gasto de energía y, por tanto, el déficit calórico.

¿Dónde va la grasa que perdemos?

Cuando las personas se embarcan en una dieta y la combinan con un ejercicio periódico conseguirán adelgazar poco a poco. A partir de ese momento, las células adiposas van reduciendo su tamaño; esas células forman el tejido adiposo que, al ir reduciéndose, va provocando un cambio físico cada vez más visible según vaya avanzando el proceso.

Foto: iStock

La grasa corporal se va liberando para obtener energía: el proceso que se produce en el interior de las células adiposas provoca que esa grasa se convierta en dióxido de carbono y agua. El agua lo elimina el cuerpo a través de la orina, pero también por medio del sudor o del aire exhalado; y el dióxido de carbono también se exhala durante la respiración, aunque en ambos casos el deporte ayuda a la eliminación de ambas sustancias por el aumento de la respiración y la sudoración.

Los expertos en nutrición explican que abdomen, caderas, glúteos y muslos son los primeros lugares del cuerpo en los que se pierde la grasa acumulada, aunque también hay algunos factores (genéticos, estilo de vida o un historial repetitivo de pérdidas y ganancias de peso) que pueden hacer que eso no siempre sea así. Algunos de esos factores podrían provocar que la grasa corporal se distribuyera de manera diferente por el organismo.

Lo ideal es realizar ejercicio entre 150 y 250 minutos a la semana, es decir, entre 30 y 50 minutos de deporte cinco días a la semana

Uno de las situaciones más difíciles a las que se enfrentan las personas que deciden adelgazar es a mantenerse en su nuevo peso después de pasar por un periodo de adelgazamiento. La razón es que las células adiposas que se han reducido de tamaño al liberar la grasa no han desaparecido, sino que siguen presentes en el organismo; si abandonamos una dieta equilibrada, esas células volverán a crecer con facilidad, generando más grasa en el cuerpo… y más kilos en la báscula. Por eso, lo mejor es crear hábitos saludables de alimentación para que adelgazar no sea una solución temporal, sino una situación constante en el tiempo.

Trucos adelgazar Adelgazar Perder peso Adelgazamiento
El redactor recomienda