sal de matrix

'Realfooders': ¿de dónde proviene esta nueva moda que arrasa?

Los planes de alimentación basados en comida real frente a los ultraprocesados están adquiriendo atención, pero, ¿son realmente tan novedosos como aparentan?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Seguro que ya se lo has escuchado a algún amigo mientras cenáis: "Soy 'realfooder', llevo meses comiendo solo comida sana". Tú, mientras tanto, te preguntas qué demonios es un 'realfooder' y si la comida sana no diferirá mucho de la que te hace tu madre (o padre) cuando vas a comer a su casa los domingos o de la que preparaba tu abuela con todo su amor cuando la visitabas en el pueblo. ¿Hemos vuelto al antiguo régimen, por paradójico que suene?

Algo así. Términos ingleses a parte, que siempre suenan mejor, es cierto que el movimiento 'Realfooding' parece haber venido para quedarse. El culpable de esta iniciativa es el nutricionista Carlos Ríos, con más de 1,2 millones de seguidores en Instagram, y lo que parecía una moda pasajera hace unos meses pretende convertirse en un estilo de vida. Es muy sencillo, la batalla se libra contra los ultraprocesados, que al fin y al cabo son los principales culpables del sobrepeso y de muchas enfermedades como la diabetes o algunos tipos de cáncer.

Una obsesión

Parece fácil, ¿no? Todos sabemos que los alimentos procesados son malos para la salud. Sin embargo, a veces es difícil encontrar opciones en el mercado que no tengan materias primas refinadas o aditivos. Justamente, el movimiento 'realfooding' aboga por identificarlos para poder evitarlos, y Ríos no solamente se encarga de subir a redes sociales menús y opciones saludables, también lucha contra las marcas demostrando que no todo es tan bueno como aparenta.

¿Cómo lo hace? A día de hoy es bastante más sencillo pues en los últimos tiempos han surgido aplicaciones de las que, probablemente, ya has escuchado hablar. 'MyRealFood' o 'Yuka' escanean la comida para que te lo pienses dos veces antes de comprarla. La francesa 'Yuka', por ejemplo, clasifica a los alimentos (o cosméticos) en una escala de 1 (mediocre) a 100 (excelente), en función de su presencia de aditivos, calidad nutricional o dimensión ecológica. 'MyRealFood', además de estudiar si el producto es bueno o no en función de los ingredientes procesados que lleve, también cuenta con un buscador de alimentos para saber si lo que vas a ingerir es real, procesado o ultraprocesado.

El 'realfooding' aboga por tomar alimentos naturales y a luchar contra los ultraprocesados. Gracias a aplicaciones que escanean la comida es más fácil

Y como la obsesión no podía quedarse en casa, muchos restaurantes también se están pasando a la última tendencia. Con una búsqueda rápida en internet, en tu zona descubrirás que miles de cadenas se han apuntado a esa paradoja que es el hecho de que quieras comer "como en casa" pero fuera de ella. "Ingredientes frescos y de temporada", "comida ecológica y saludable", que además queda perfecta en las fotos de Instagram. Uno no puede evitar, eso sí, hacerse ciertas preguntas: ¿Es cierta la leyenda de que el pescado más fresco va para Madrid? ¿Cuál es la temporada del mango? ¿Puede considerarse un plato de pakoras comida casera?

¿De dónde proviene esta obsesión por lo sano? Lo cierto es que es normal, cuando estamos siendo bombardeados continuamente por noticias que nos hablan de lo mal que comemos, lo insanos que somos y cómo España se ha convertido en un país gordo: somos el segundo país de Europa con más casos de obesidad y en la actualidad el 25% de la población española sufre problemas de sobrepeso. En un ambiente así es normal preocuparse por lo que uno se lleva a la boca.

La ortorexia

Sin embargo, como sucede con todas las obsesiones, la preocupación por la comida saludable también puede conllevar un problema. La ortorexia es un trastorno que fue definido en 2000 por Steven Bratman y que, como su nombre indica (en griego sería algo así como 'apetito correcto'), consiste en la obsesión por la comida sana. Una patología que puede llevar al que la sufre a aislarse y hacer cada vez menos cosas, alejándose de las actividades normales. Quizá parezca una tontería, pero en los casos más graves incluso puede llevar a la pérdida del puesto de trabajo, depresión o al suicidio.

Se trata de un trastorno basado en la obsesión por los alimentos sanos, que en los casos más graves puede llevar al aislamiento o la depresión

Comer sano es una máxima que todos deberíamos seguir, así como buscar los productos más adecuados con el fin de sentirnos saludables y prevenir enfermedades relacionadas con la mala alimentación. Sin embargo, algunas posturas si se llevan al extremo pueden ser tremendamente perjudiciales para la salud, por lo que tampoco te obsesiones con las fotos de comida sana en Instagram o con escanear la comida. Al fin y al cabo, como decíamos al principio, los 'realfooders' no han inventado nada nuevo: se trata simplemente de buscar aquello que beneficie más a tu cuerpo y a tu mente.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios