¿QUÉ PUEDES HACER?

¿Se te pone la cara roja cuando haces ejercicio? Estas son las causas

Que se te enrojezca el rostro practicando deporte puede que no sea tan raro, a no ser que venga acompañado de otros síntomas más peligrosos

Foto: Jenny. (Instagram)
Jenny. (Instagram)

¿Eres de los que después de una sesión de entrenamiento se le pone la cara roja como un tomate? Tranquilo, no te vas a morir ni tienes ninguna enfermedad rara. A mucha gente le ocurre al terminar de hacer deporte.

Coger ese tono cangrejo parecido al que pillan los alemanes tras varias horas tumbados al sol es un efecto que puede durar media después de terminar de realizar el ejercicio físico. ¿Te pasa también durante? "No soy mucho de compartir selfies en las redes sociales si he entrenado porque una vez lo hice y todo el mundo me preguntó qué pasaba con mi cara", asegura Jenny a 'Pop Sugar'.

No, no te ha dado mucho el sol. "Si tu cara se vuelve brillante o de color rojo oscuro cuando haces ejercicio, es una respuesta normal a la actividad física. Cuando haces deporte, tus pulmones trabajan más para darle más oxígeno a tu torrente sanguíneo y tu ritmo cardíaco se acelera para llevarlo más rápido a los músculos", explica Rick Woodin, dermatólogo.

¿Hay que preocuparse?

El calor que se genera con el ejercicio hay que eliminarlo para evitar subidas peligrosas de temperatura corporal. Y nuestro sistema de refrigeración no difiere en mucho del de una máquina. "Cuando los vasos sanguíneos y los poros de la piel se ensanchan para llevar oxígeno a los músculos, tu cara se enrojece y los capilares de debajo de la piel transportan más sangre. Es la vasodilatación", continúa.

Debemos asegurarnos de beber bastante agua antes, durante y después de los entrenamientos para evitar el agotamiento y la deshidratación

En pocas palabras: al aumentar la temperatura corporal, tu cuerpo está redirigiendo el calor a la piel. "Hay más sangre viajando por tus vasos sanguíneos. Es solo una forma de regularlo", añade Adarsh ​​Vijay Mudgil, experto en fitness.

Sin embargo, si ese color es un rojo excesivamente intenso y dura más de 30 minutos una vez que ya hemos finalizado la competición o nuestro entrenamiento podría ser una pista de un posible problema hepático, probablemente debido a la mala alimentación, con exceso de grasas y proteínas, o al consumo en demasía de bebidas alcohólicas.

¿ Y si pasa durante el ejercicio?

Tu cara puede verse superenrojecida, pero es solo un efecto secundario natural del sistema de enfriamiento interno del cuerpo. ¡Entonces es algo bueno! Woodin afirma que el enrojecimiento facial no es motivo de preocupación, a menos que estés acompañado de otros síntomas que puedan ser preocupantes para tu salud como la deshidratación, las náuseas, una respiración poco frecuente o una frecuencia cardíaca rápida, que pueden ser signos adicionales de que te estás esforzando demasiado.

"Todos debemos tener cuidado con el cansancio por calor cuando las temperaturas son altas", advierte Gretchen Frieling, dermatopatóloga en Boston. Ella cree que debemos asegurarnos de beber bastante agua antes, durante y después de los entrenamientos para evitar el agotamiento y la deshidratación.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios