COMO LETICIA SABATER

La moda de operarse para ponerse una falsa "tableta de chocolate"

Hace años se puso de moda en Reino Unido las intervenciones quirúrgicas para conseguir un 'six-pack' bien definido. Ahora parece que vuelve a España y entraña muchos peligros

Foto: Foto: 'Plastic and Reconstructive Surgery'.
Foto: 'Plastic and Reconstructive Surgery'.

Ya sabes cuál es la fórmula para perder peso y estar en forma: dieta sana y ejercicio regular. Para muchas personas, esto significa decir adiós a las comodidades y dar la bienvenida a incontables sacrificios. Tu energía y tu fuerza de voluntad serán tus mayores aliadas. Pero claro, hay gente que a pesar del esfuerzo y las ganas, no consiguen sus propósitos.

Es por esto mismo por lo que se ha puesto de moda dentro del mundo de las operaciones estéticas eliminar la grasa almacenada en puntos concretos del cuerpo y a la vez lucir unos abdominales perfectos. Esta vía rápida no es nada barata, y no sirve para adquirir uno de los mayores beneficios de todo plan de pérdida de peso y acondicionamiento físico: aumentar tu autoestima. Al contrario, la desestabiliza, ya que no has tenido que hacer nada para conseguirlo, tan solo pagar por ello. Y una solución rápida no implica que sea una victoria.

La cirugía puede tener graves efectos secundarios en el sistema nervioso y muscular, por no hablar de posibles infecciones en caso de que salga mal

"Estoy enamorada de mi cuerpo, me lo miro todo el día. No me arrepiento, estoy feliz, la operación me ha quedado espectacular". Así expresaba emocionada la antigua presentadora de televisión Leticia Sabater su felicidad tras haber pasado por el quirófano en un conocido programa del corazón. Un total de 200.000 euros para eliminar los lípidos de sus bíceps, espalda, muslos, abdomen y glúteos. Pero sin duda lo más llamativo es el 'six pack' abdominal que le ha salido de la noche a la mañana.

Ella es quizás la cara más conocida en la actualidad que ha optado por este método para el que se necesita disponer de una gran cantidad de dinero. El procedimiento quirúrgico, denominado técnicamente como "grabado abdominal", consiste en la succión de grasa en partes muy específicas de la tripa, para luego cincelar como si se tratara de una escultura grecorromana, las líneas abdominales naturales de una persona, según revela un artículo de la revista científica 'Plastic Reconstructive Surgery'. La operación obtuvo su auge hace varios años en el Reino Unido, y ahora parece que ha vuelto con más fuerza, sobre todo a España, como vemos con el caso de la presentadora.

Tanto es así que los pacientes pueden escoger entre un aspecto más definido, como es el caso de Sabater, o bien otro visiblemente más natural y suave. Claro que la tentación es muy mala, y ya que estamos, la mayoría acaban escogiendo el primero con el fin de aparentar que han pasado todo un año levantándose por las mañanas temprano para realizar flexiones de abdominales.

Tampoco creas que ya está todo hecho: si deseas mantener tu 'six pack' sólido como una roca, deberás acudir al gimnasio con regularidad

Pero al margen de todas las promesas de un aspecto físico de escándalo sin hacer un mero esfuerzo, también quedan los riesgos que entraña la intervención. El artículo académico revela que la cirugía puede tener graves efectos secundarios en el sistema nervioso y muscular, por no hablar las posibles infecciones a las que te enfrentas en caso de que el procedimiento salga mal. Tampoco creas que ya está todo hecho: si deseas mantener tu 'six pack' sólido como una roca, deberás acudir al gimnasio con regularidad, de lo contrario tu vientre no se parecerá en nada a cuando saliste del hospital.

Antes de someterte a la operación, los médicos tienen que ponderar tu altura, peso y el índice de masa corporal (IMC) para que todo salga según lo esperado, además de tu historial sanitario. Aquellas personas que ya se sometieron a una cirugía plástica anterior en esa zona corren el riesgo de desarrollar necrosis en la piel, es decir, que el tejido de tu piel se muera y te salgan pequeños agujeros por el cuerpo. Algo terrible. Además, el procedimiento da como resultado una gran inflamación durante las dos primeras semanas. La recuperación total demora entre dos y tres meses.

Por todo ello, mejor recurrir a la vía natural que a la artificial. "Hemos situado el tener un cuerpo bello en lo más alto de la escala social y estamos plenamente convencidos de que cuantos más guapos/as somos, más valemos, lo que genera muchos conflictos personales", afirma María Isabel Casado, psicóloga clínica y profesora de la Universidad Complutense de Madrid, en una antigua entrevista para este diario.

"Estas operaciones generan más complicaciones psicológicas de las que se resuelven, y no solo porque existan riesgos para la salud derivados de la intervención, sino porque hay un número elevado de personas que nunca lograrán estar satisfechas consigo mismas por muchas operaciones a las que se sometan", recalca. "Siempre encuentran una imperfección mayor que corregir y por eso se operan con frecuencia". En definitiva, lo mejor que puedes hacer si quieres ver un cambio en tu físico, es tomar la vía del sacrificio, ya que por mucho dinero que tengas disponible para esta clase de operaciones, lo que ganas a nivel inmaterial ya no será unos buenos abdominales o unas condiciones físicas excelentes, sino la confianza en ti mismo de que puedes hacerlo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios