echa un vistazo a tu entorno

Los cambios más sencillos y efectivos que te harán adelgazar muchos kilos

A veces intentamos perder peso y no lo conseguimos porque nuestro ambiente no es el adecuado. Con un simple reajuste puedes cambiar tu estilo de vida

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Llevamos avisándote todo el año, y ahora con razón porque se acercan las vacaciones. Si quieres lucir un cuerpo diez y adquirir confianza en tu persona, es hora de empezar a cambiar tus hábitos alimenticios y tu estilo de vida. Y aun así, como explica la doctora Sandra Hassine en 'Mens Health', que lleva 30 años estudiando la obesidad infantil, puede que no las tengas todas contigo. "Quizá posees toda la fuerza de voluntad del mundo pero el entorno es lo que te pierde".

Es muy difícil tomar decisiones sobre tu salud cuando todo trabaja en tu contra. Por ejemplo, pasar el día entero sentado frente a un ordenador, llevando una vida completamente sedentaria y comiendo de tupper puede que, a priori, no suene como la mejor opción para alcanzar un peso óptimo. Es por ello que los especialistas aseguran que debes estar alerta las 24 horas. De esta manera, en lugar de ponerte a dieta podrás ajustar tu vida para perder peso sin darte prácticamente cuenta.

La comida basura a la basura

El domingo por la tarde es una fecha fundamental para tirar las cosas y renacer el lunes como un ave fénix. Seguramente conserves comida de toda la semana, incluyendo esas palomitas que no te has comido, la mitad de una caja de galletas y otros alimentos no saludables que se acumulan en el hogar sin que te des cuenta. Y, sin cerciorarte, acabas engulléndolo de manera compulsiva.

A veces, por mucha fuerza de voluntad que tengas no consigues adelgazar. Es importante entonces que reajustes algunos detalles de tu entorno

Por eso es importante saber distinguir qué debes guardar y qué no. Si no quieres que el tupper con la comida amorosamente preparada por tu madre acabe en la basura, congélalo para el futuro. Pero termina con toda esa comida basura. Otro truco sería que, si sois varios en casa, acordéis no comprar productos insanos por lo menos una semana al mes. Las bebidas azucaradas, por ejemplo, deberían merecer un boicot urgente en tu cocina.

Control parental

Vamos a hacer un recuento, ¿cuánto tiempo pasas tumbado en el sofá mirando el móvil o viendo Netflix? Igual va siendo momento de practicar el control parental contigo mismo y restringirte un poco. No solo porque añades más horas de sedentarismo a tu, ya de por sí, estática vida, sino porque en muchas ocasiones los anuncios de comida y bebida que vemos en la televisión aumentan la tentación, según la doctora Hassine.

Está comprobado que las personas que ven la televisión mientras comen engordan porque engullen más que cuando no están enfrente de la pantalla. Quizá debes cortar ese hábito, si lo practicas, o comprobar si cuando no ves tantos anuncios centrados en los alimentos tus antojos disminuyen.

Qué hacer cuando viajas

Se acerca el verano, así que este punto es indispensable. Ya sea por negocios o por puras vacaciones, también puedes cambiar pequeños detalles. Omite, por ejemplo, el pillar taxis o alquilar coche. Si puedes elegir tu alojamiento en el centro de la ciudad tendrás más posibilidades de ir andando a los puntos de la ciudad más característicos y, con ello, hacer un poco de ejercicio.

No dejes que se vacíe tu nevera

Suena paradójico pero tiene sentido. Imagina que te acercas al frigorífico y ¡oh!, sorpresa, no hay nada. Es más fácil que entonces decidas salir a pegarte el banquete del siglo en algún restaurante. Controla siempre, por tanto, la comida que tienes para no sucumbir a la tentación.

Cambia tu lista de la compra

La creencia popular es que comer sano cuesta mucho, pero ¿hasta qué punto es real? Según las últimas investigaciones al respecto, los desayunos y meriendas sanos cuestan unos 2,55 euros, frente a los casi 4 euros que cuestan los insanos.

De igual manera sucede con las comidas y las cenas saludables (con lechuga, patata, frutas o huevos) que no llegan a los 10 euros frente a los casi 13 de los más perjudiciales, donde las bebidas azucaradas, snacks y dulces juegan un papel importante. Parece una leyenda urbana, después de todo.

Administra tus dulces

De nuevo tendrás que usar el control parental. Ya sabemos que el azúcar es muy, pero que muy adictivo, y por eso mismo no podemos comernos un solo caramelo sino que tenemos que acabar con toda la bolsa. Compra solo cuando sea necesario y deshazte de las sobras. Cuanto menos tiempos pasen los dulces en tu casa será menos probable que los comas. Por ejemplo, puedes tomarlos solo un día a la semana. ¿Serás capaz?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios