EL PLACER SIN LÍMITES

Los trucos de la gente real para conseguir el máximo placer en la masturbación

Aunque es una práctica muy habitual, disfrutar del sexo con uno mismo sigue siendo un tema tabú. Te contamos en qué piensan o cómo consiguen varias personas disfrutar más

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Todo el mundo se masturba o lo ha hecho alguna vez. Es una realidad que nadie puede negar. Aunque es cierto que los hombres han tenido siempre una mayor facilidad para hablar de este tema que las mujeres, los tiempos evolucionan y cada vez son más las que se atreven a hablar sobre este acto tan íntimo.

¿Quieres saber más? Los españoles somos los que más lo hacemos. Así lo asegura un estudio realizado por la compañía TENGA en el que han participado un total de 10.000 varones y féminas de siete países (Alemania, Francia, España, Japón, China, Taiwán y Corea del Sur).

Según este informe el 93% de los españoles se ha masturbado alguna vez. Un porcentaje que nos convierte en líderes mundiales del onanismo por encima de ingleses (91%), alemanes (89%), estadounidenses (84%), franceses (82%), taiwaneses (80%), coreanos (76%), japoneses (76%) y chinos (73%). El Confidencial se ha puesto en contacto con varios hombres y mujeres para saber lo que hacen a solas para disfrutar más y que la sensación sea más placentera.

¿El pasado siempre vuelve?

La investigación revela que el 74% de los españoles ven la masturbación como una forma de autocuidado mientras que el 54% asegura que esta práctica beneficia directamente a su bienestar. De hecho, los participantes calificaron este acto como una de las actividades más placenteras y, sobre todo, más eficaces para aliviar el estrés, por encima de reírse, darse un masaje, disfrutar de un baño caliente o ponerse ropa limpia, dormir, escuchar música, practicar yoga o leer. Además, más del 70% consideran que tiene un efecto positivo en la mayoría de los aspectos de su vida.

Me imagino montándomelo con alguien con quien nunca lo he hecho o con dos o tres a la vez. Es lo que más me pone

"No me gusta pensar en nada. Prefiero ver porno. Todo es mucho más fácil. Cuando me toco quiero tener la mente despejada porque si no requiere demasiado esfuerzo y me da pereza imaginarme situaciones sexuales que me exciten", asegura Lorena, de 29 años. Lo cierto es que esta práctica requiere tiempo, ganas y un poco de inspiración: "A la hora de ponerse en materia el 78% de ellos a vídeos y contenido para adultos frente a solo el 46% ellas. Por el contrario, estas mayoritariamente prefieren tirar de pensamientos (57%), algo a lo que recurren solo el 45% de los chicos.

"Aunque no sea muy sano, pensar en polvos pasados no es mala opción", asegura Marina de 31 años. "Cuando tienes pareja es diferente, apenas me masturbo porque estamos a cada momento haciéndolo, pero pensar en las grandes relaciones sexuales que he tenido el pasado me ayuda cuando tengo que masturbarme", suscribe Miguel de 28.

¿Mitos y fantasías?

"Siempre he oído que si te sientas sobre tu mano durante unos minutos hasta que se quede dormida y te tocas, parece que lo está haciendo otra persona. Nunca lo he probado, pero igual debería hacerlo. También he escuchado alguna vez, cuando estaba en el instituto, que la gente hacía un cucurucho de papel donde metía su miembro y cogía una mosca a la que cortaba las alas, la metía dentro y se tocaban mientras el insecto se movía por ahí. Es asqueroso, pero tengo amigos que lo hicieron", confiesa Ricardo.

El espejo nunca falla: hay alguna extraña razón por la que, aunque no me ponga a mí mismo, sí me da rollo verme masturbándome

"Cuando me masturbo es porque hace cuatro días o así que no tengo sexo. Para hacerlo más placentero no utilizo ninguna técnica 'manual' sino 'psicológica'. Es decir, me empiezo a tocar el clítoris y me imagino una escena que podría hacer en la vida real pero que nunca sucede. Me imagino montándomelo con alguien con quien nunca lo he hecho o con dos o tres a la vez. Es lo que más me pone. Si no pienso nada mientras estoy en faena es difícil que eyacule. Tengo que poner cara al hombre o mujer mientras lo hago y cuanto más 'hardcore' sea todo más intenso es el orgasmo que siento", afirma Rosa.

De hecho, según el estudio los españoles suelen pensar en gente famosa cuando se masturban. Las cantantes Aitana o Ana Guerra, la actriz Elsa Pataky, la presentadora María Patiño o la modelo Alba Carrillo salen entre las más deseadas. En cuanto a ellas, fantasean con Alejandro Sanz, Pablo Alborán, Rafa Mora o Jesús Castro.

Todo tipo de estimulación

"Creo que es más divertido con juguetes mientras evocas situaciones y/o personas que te exciten. Me encanta utilizar un succionador, es brutal. Cuando siento el vacío y la liberación que provoca mientras se erecta el clítoris es alucinante. Intensifica el orgasmo y puedo controlar muy bien la excitación", explica Teresa. "Para que la masturbación sea más placentera nada mejor que bajar la luz al mínimo y ponerse música sexy a buen volumen. Si es de Prince el éxito está asegurado. ¿Por qué no prepararse de antemano una playlist secreta para estos momentos? Es perfecto", continúa Beatriz.

El 74% de los españoles ven la masturbación como una forma de autocuidado mientras que el 54% asegura que esta práctica beneficia a su bienestar

"Entre mis trucos para disfrutar a tope del onanismo está la hora zen. Una bañera caliente, una peli porno con algo de argumento para alargar el asunto, un consolador 'waterproof' y una copa de vino. Relajarte es la clave para conseguir un orgasmo estupendo", explica Míriam. "Relajarse y explorar. Para mí son las dos claves. Nadie se conoce mejor que una misma. Prueba diferentes lugares y posiciones. Si eres de las que tienen elasticidad, juega con ella. Sube una pierna, por ejemplo, y explora tu vagina, tu clítoris y prueba con las velocidades", añade Fabiola.

"Me gusta utilizar un 'cockring' que vibra para estimular el movimiento. Me he acostumbrado a esa sensación y si no tengo esa estimulación no llego al orgasmo. Así que me encanta hacerlo con un buen lubricante para que el onanismo sea perfecto", comenta Ricardo. "El espejo nunca falla: hay alguna extraña razón por la que, aunque no me excite a mí mismo, sí se me da rollo verme masturbándome. Eso sin hablar del largo autoplacer de pasarse horas muertas persiguiendo y retrasando el orgasmo: como una siesta, pero mejor", concluye David.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios