"FREELANCERS DEL AMOR"

La gente que se gana la vida ayudando a ligar a los demás lo cuenta todo

Si eres un experto en todo lo relacionado con las artes amatorias y el ligue, lo mejor que puedes hacer es sacar dinero a costa de ello. Aquí te explicamos cómo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Estás harto de no encontrar pareja? ¿Por más perfiles y cuentas que creas en las aplicaciones de citas nunca consigues encontrar a la persona adecuada? O tal vez eres el típico amigo al que recurren sus allegados para que les den consejos sobre qué hacer con su relación, cómo superar una ruptura o perdonar una infidelidad. Si estás en uno de estos dos grupos, sigue leyendo, porque o bien puedes conocer al amor de tu vida que llevas tanto tiempo buscando y por más que lo intentas no aparece, o forrarte a costa de ello.

Esto es lo que encontrarás en una de las páginas web que más está llamada a cambiar el mercado online en los próximos años: Fiverr. Este sitio es una plataforma de trabajo freelance que permite que tanto clientes como emprendedores obtengan ayuda de todo tipo relacionada con su vida personal o profesional. Aquí puedes vender piezas de arte o manualidades, impartir o recibir tutoriales sobre cualquier tema que se te ocurra, contratar los servicios de un entrenador personal o constituirte tú como uno, y sí, a lo que realmente nos ocupa e importa a todos: ser un 'hitch' (en honor a aquella película protagonizada por Will Smith en 2005). O al revés, relanzar tu vida sexual y amorosa en base al asesoramiento especializado de otros usuarios en línea, sobre todo a través de aplicaciones de citas como Tinder.

Si nos gusta Netflix, Uber o todas esas cosas es porque son rápidas. Como las citas por encargo

Al igual que otras plataformas de la 'gig economy' como Airbnb o Glovo, esta página web ha encontrado su nicho de mercado con un público que necesita gratificación instantánea y obtener lo que desea cuanto antes. Fiver es una especie de 'Wiki How' a tiempo completo y de forma personalizada fusionado con un Amazon de las cosas pequeñas o de productos artesanales diseñados por emprendedores autónomos. Por ello, aunque tengas un trabajo a tiempo completo, siempre puedes sacarte un dinero extra ofreciendo tus servicios a otras personas, ya sea de asesoramiento personal o convertir tus 'hobbies' en un pequeño negocio.

El diario estadounidense 'The Daily Beast' ha hablado con algunos de los que ya lo han probado y ofrecen sus consejos para gente a la que le “urge” encontrar el amor. “Creo que es increíble”, asegura Shane Pollard, un exorganizador de festivales que ahora vende sus “best response-getting opening lines”, (“mejores líneas de respuesta”, algo así como frases para gustar a tu 'match' y que te responda de inmediato). “Si nos gusta Netflix, Uber o todas esas cosas es porque son rápidas y casi instantáneas. Como las citas por encargo”. Él dejó su trabajo y comenzó a hacerlo por mera diversión. Las ganancias son pequeñas, ya que la plataforma se lleva el 20% del ingreso, por lo que ninguno de ellos pretende realmente ganarse la vida con una consultoría que te enseña cómo hablar con gente en Tinder.

Mi objetivo es erradicar todos los perfiles de mierda de Tinder del mundo

“Si me dijeras hace dos años que asesorar a gente por Tinder podría ser un negocio, me habría reído en tu cara”, afirma Camila Arguello, una universitaria de 22 años. “Nunca pensé que esto pudiera ser real o posible. No pensé que sería un trabajo. Mi objetivo es erradicar los perfiles de mierda de Tinder del mundo, suena a broma, pero realmente lo creo”. ¿A qué se refiere? Fotos borrosas, demasiado abarrotadas de gente o al contrario, una sobreabundancia de 'selfies' que deja entrever inseguridades por doquier. “Las fotos sin camisa o en bikini tienen la misma probabilidad de éxito que lanzar una moneda al aire para ver qué sale”, comenta Pollard.

Otro de los detalles importantes a tener en cuenta si quieres tener muchos 'match' es la biografía. Un buen párrafo de introducción es lo que te hace destacar de entre toda la marabunta de gente, además de ser una buena fórmula para generar una conversación sobre lo que te gusta o lo que te identifica. Es esencial conocer a tus clientes. Muchos son 'baby boomers' nada familiarizados con las nuevas tecnologías o personas introvertidas que necesitan ayuda para relacionarse sin caer en torpezas. Arguello asegura haber editado perfiles para un miembro millonario de la lista '30 under 30' de Forbes o para un compositor de la música de su programa de televisión favorito.

El mayor problema en el submundo de las apps para ligar es el enorme tabú que todavía presupone usarlas, es decir, poca gente te confesará que está tan desesperado por encontrar pareja que tiene que recurrir a la cibernética y a los algoritmos para hacerlo. Y los errores, en este sentido, se repiten en una espiral sin fin debido a que ningún hombre comparte con otro sus inquietudes al respecto para al menos, aprender de los errores de la competencia. “La gente normalmente no pregunta a sus amigos, 'hey, ¿puedes echar un ojo a mi perfil?'”, asegura Jemma Miller, una consultora tecnológica de Dallas, al diario estadounidense. “Es como trabajar en un vacío sobre lo qué crees que funcionará”.

Pero claro, por mucho que gestionen tu forma de conquistar a alguien, cuando la persona te conozca en persona ya no podrás dar marcha atrás y tendrás que salir adelante como sea sin tu asesor. Por ello, muchos de estos 'freelances del amor' deben ejercer también de psicoterapeutas una vez llega el día de la cita y los nervios atacan al cliente. Así, ponderan todas y cada una de las preguntas que pueden hacer o de las posibles respuestas que debe dar a lo que su ligue le esté diciendo. En este sentido, no hay muchas garantías de que salga bien, por lo que algunos rechazan mucho antes a sus clientes antes de que "la caguen" y este venga a pedirle represalias.

"Todos tenemos que poner una especie de rostro y representar la mejor parte de nosotros mismos", asegura Sena Schmidt, otra consultora del amor. "Creo que eso es lo que al fin y al cabo todos hacemos, independientemente de nuestro trabajo o vida privada". Todo ello puede sonar muy triste, pero aún más la opinión de Alexandrea Ravenelle, socióloga experta. Ella ve como "muy preocupante" esta clase de sociedad en la que cultivar una vida amorosa es tan fácil como hacer un pedido de comida rápida.

"Históricamente, las personas han utilizado las conexiones familiares para encontrar pareja", asegura. "Luego, las citas se convirtieron en ese acto en el que las personas salen y encuentran a alguien por sí mismas, y eso fue un paso adelante: casarse por amor en lugar de conexiones familiares o negocios. En cambio, ahora hemos llegado a un punto en el que las personas están tan ocupadas que están acostumbradas a subcontratar tantas cosas que externalizan la oportunidad de encontrar el amor".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios