Hombre blanco soltero busca...

Por qué los tíos normales no ligan en las aplicaciones de citas

La mayoría de hombres heterosexuales que utilizan los portales de encuentros no lo tiene nada fácil para encontrar una pareja si sigue estos métodos. Te explicamos los porqués

Foto: No eres el único al que le pasa esto. (iStock)
No eres el único al que le pasa esto. (iStock)

Las nuevas tecnologías lo han cambiado todo, también las costumbres por las que se forman las parejas, ya sea para intentar establecer una nueva relación duradera, o para conseguir, en todo caso, una aventura esporádica.

Para muchos hombres este nuevo panorama resulta bastante poco ventajoso. Al igual que en la vida real, en el mundo de las aplicaciones de encuentros se han establecido una serie de códigos que los usuarios tienen que ir aprendiendo si quieren moverse tal y como dicta la mayoría.

Un buen número de mujeres suscritas a Tinder u otro tipo de herramientas para ligar reconoce que diariamente recibe una cantidad tan grande de mensajes que les resulta imposible dar una respuesta a todos ellos. ¿Qué sucede en el caso de los perfiles masculinos? Con algunas excepciones, puede existir la casualidad de que una chica en concreto haya mostrado su interés, pero para desesperación del sexo masculino, la norma es que las bandejas de entrada de gran parte de los varones se suelan encontrar vacías.

Un 80% de hombres están compitiendo por el 22% de las mujeres menos solicitadas. Un 78% de ellas lo hacen con el 20% de los hombres más deseados

La norma es tácita: el hombre tiene hoy la responsabilidad de romper el hielo. Tras preparar un perfil especialmene cuidado y revisar minuciosamente la información de la posible conquista, toca escribir un elaborado discurso con el que captar la atención. Muchas féminas lo avisan ya en su propia página: “no respondo a mensajes que digan solo ‘hola”. Con todo, ni siquiera la retórica más elaborada, perfecta y destinada a persuadir consigue su objetivo.

La desigualdad expresada en datos

‘Worst-online-dater’ es un curioso e informal investigador de estos portales de encuentros que utiliza unos llamativos métodos para intentar entender el comportamiento de hombres y mujeres en estas apps.

Para reunir los datos con los que elaborar sus particulares análisis, este estudioso creó una serie de perfiles falsos con fotografías e información especialmente atractiva, a la que un gran número de mujeres era incapaz de rendirse. Tras obtener su consiguiente “me gusta” (swipe hacia la derecha) ‘worst-online-dater’ les preguntaba el porqué de sus decisiones.

Un hombre medio recibe un “me gusta” solo por un 0,87% de las usuarias (1 de cada 115) que visualizan su perfil

Analizando el funcionamiento de estas apps como si de un mercado se tratara, 'Worst-online-dater' extrajo como conclusión la paradoja de que un 80% de los hombres estaban compitiendo por el 22% de las mujeres menos solicitadas, mientras que un 78% de las mujeres hacían lo propio con el 20% de los hombres más deseados.

Aplicando el coeficiente de Gini, una medida económica que sirve para determinar la desigualdad existente entre la población de los estados, donde 0 corresponde a la perfecta igualdad y el 1 a la perfecta desigualdad (toda la riqueza la tiene una persona), el porcentaje para los hombres en la "economía de Tinder" sería de 0’58, más desigual que el 95,1 % del todas las naciones, al nivel, en concreto, de estados como Zambia, Honduras o Haití.

Entre los menores de veinte años, los comportamientos entre sexos tienden a igualarse y ellas toman más la iniciativa

Un hombre recibe de media un “me gusta” solo por cada 0,87% de las usuarias (1 de cada 115) que visualizan su perfil. En función de estos datos, se ha desarrollado, incluso, una fórmula por la que se puede determinar el nivel del atractivo masculino en Tinder, y que se hallaría con la siguiente operación: 16.8*ln(like%)+52.3. Para simplificar el cálculo puedes obtener dicho dato directamente desde este enlace.

Basándose en los hallazgos de ‘Worst-online-dater’, Aviv Goldgeier, ingeniero informático que trabaja para la aplicación ‘Hinge’ decidició profundizar en estas desigualdades descubriendo que en vista de las dificultades que se les presentaban, los hombres ampliaban automáticamente su campo de conquistas, enviado “me gusta” a un 25% de perfiles consultados. Ellas solo lo hacían con un 15% de la población masculina.

No desesperes

La buena noticia que se puede extraer de esta información es que si eres hombre y no recibes demasiados mensajes ni ‘likes’ por parte del sector femenino, nada de ello debería mermar tu autoestima ya que en realidad es lo normal. La mala es que si quieres tener citas de calidad probablemente estés perdiendo el tiempo en estas aplicaciones. Considera, por tanto, que tus mejores bazas pueden encontrarse en los métodos de toda la vida.

Uno de esos que se llevan todos los 'likes'. (iStock)
Uno de esos que se llevan todos los 'likes'. (iStock)

Con todo, la tendencia, según Goldgeier parece que está cambiando en el sector de la población que se sitúa por debajo de los veinte años, donde ellas empiezan a tomar más la iniciativa y los comportamientos entre sexos tienden a igualarse.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios