Casi todas las personas que están solteras tienen un mismo motivo
  1. Alma, Corazón, Vida
el problema de las expectativas

Casi todas las personas que están solteras tienen un mismo motivo

¿Por qué muchos hombres y mujeres permanecen años o incluso décadas sin una pareja definida? ¿Se trata de una maldición o se puede atribuir a una causa?

Foto: Un 'single' a la búsqueda de su ideal. (iStock)
Un 'single' a la búsqueda de su ideal. (iStock)

“La búsqueda de ese soltero que será para ti el único (la bailarina o el poeta, el de la cuenta bancaria compartida y el padre o madre de tus hijos) pone demasiada presión en una persona que aún no conoces. El ser único se crea con el tiempo, desnudando lentamente lo que somos, en vez proyectar en el otro aquello que debería ser”. Así cuenta la escritora y periodista Haidi Isern su conclusión, extraída de su propia experiencia, de por qué muchos hombres y mujeres permanecen años o incluso décadas sin una pareja definida.

¿Cuánto daño está causando el ideal de la búsqueda del amor? ¿Están los solteros perdiendo grandes oportunidades para disfrutar de una relación plena y auténtica por culpa de sus expectativas? Desde el momento en que ponemos nuestras esperanzas en ese concepto, sometemos las relaciones a un constructo y afrontamos la dicha de disfrutar de otra persona desde la única perspectiva de nuestro yo: “o cumples con lo que quiero o prefiero que no estés en mi vida”.

Era el mismo grupo de solteros con el que me había relacionado antes; magullados, ahora, por unas líneas que adornaban sus ojeras

Reflexionemos por un momento cómo tratamos al resto de seres que nos acompañan en nuestro día a día, pensemos sobre todo en nuestras amistades. ¿Alguien tiene en su cabeza una idea clara y definida de cómo tienen que ser sus amigos? De hecho, poca gente tiene un único camarada para la diversión o las penas, y del grupo de gente más cercana lo normal es que las personalidades que lo conforman sean de lo más variado. Si disfrutamos de tales relaciones cotidianas de este modo, ¿por qué todo eso cambia cuando pensamos en las parejas potenciales?

Mismas caras de siempre

Describe Isern en el medio digital 'Quartz' la experiencia que supone acudir, en muchos casos, a las fiestas organizadas para que los solteros socialicen y se conozcan entre sí. Tras visitar una en el barrio de Nob Hill en San Francisco, asumiendo que entablaría conversaciones con nuevos sujetos interesantes, su sorpresa fue mayúscula: “Era el mismo hervidero de solteros con los que me había relacionado en mi etapa de los 20, magullados ahora por unas finas líneas que adornaban sus pliegues oculares. ¿Qué estaban haciendo aquí? Asumí que se habrían casado, que se habrían mudado a Bali o que habrían muerto por intoxicación etílica hace algunos años”.

Conozco a hombres y mujeres que persiguen seres imaginarios alejándose de las personas reales, inmersos en un sueño narcisista

Reconoce la escritora que hubiera querido escapar de la fiesta, pero en vista de la curiosa situación, prefirió entender qué sucedía: ¿los presentes estaban de verdad malditos o algo no estaba yendo como debería? Se lanzó, pues, a preguntar directamente a una de las asistentes: “¿qué andas buscando?”

“Estoy finalmente preparada para conocer a mi media naranja. Debe medir más de un metro ochenta, con el pelo ondulado, a ser posible. Tiene que ser financieramente estable, propietario de una casa, practicante de yoga, que sepa cocinar, le guste el mar, sea emocionalmente intenso, haya vivido en el extranjero y esté dispuesto a tener hijos el próximo año”. Tal fue la respuesta, dada casi como una imploración de amor al universo, por una bella treintañera. ¿Qué ocurría, entonces, con todos los hombres que habían acudido a la fiesta? “No creo que cumplan con mis ideales”, le respondió.

'Apps' no tan efectivas

Quien haya utilizado ciertas aplicaciones de contactos se habrá visto, probablemente, ante una situación parecida, solo que en un contexto diferente. Los motores de búsqueda de tales herramientas ofrecen muchísimas variables que van de los aspectos físicos, hasta factores de personalidad y expectativas sobre el futuro, ¿una forma de interactuar errónea? Los perfiles en muchos casos, no son tampoco demasiado receptivos y ponen una frontera inmediata ante un posible contacto: “no me escribas si...”, “solo personas que sean...”, “no soporto...” Son frases particularmente comunes en los muros de los usuarios.

La comunicación con tales herramientas no resulta sencilla: algunos se quejan de la superficialidad del primer mensaje que reciben, por tratarse de un simple “hola”, otros de que la persona que está al otro lado le hace preguntas demasiado profundas o íntimas cuando casi no se conocen. El ambiente en apariencia distante en el que se desarrollan las conversaciones hace que la gente olvide el factor primordial con el que automáticamente podrían hallar un enganche: el esfuerzo que un sujeto está haciendo para encontrar un punto de conexión con otra persona.

Disponemos de mil herramientas para curar la soledad de la soltería. Olvidamos que eso no implica que sepamos utilizarlas bien

Muchos solteros que usan estas aplicaciones se lamentan de haberse visto inmersos en un extraño bucle. La periodista Kari Paul cuenta en un artículo para ‘Vice’ cómo tantos ‘singles’ se encuentran frecuentemente reinstalando Tinder u otras alternativas en su teléfono móvil, reencontrando siempre las mismas caras para acabar bloqueándolas después. Peor aún es la situación en que dos individuos hablan hasta el fin de los tiempos bajo la promesa de una cita que nunca se llega a consolidar.

La falta de información que explique por qué una persona no ha respondido a un mensaje o por qué no surge un encuentro, resulta para muchos desalentadora: “Mi explicación estándar ante el rechazo es que el otro ha tenido que conocer a alguien más, un partido mejor, una ilusión que, por lo general, me calma. Ver su cara de nuevo en la 'app' es un duro recordatorio de que no ha conocido a nadie, y de que yo no le interesaba”, cuenta Paul.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Estamos dando a los demás las oportunidades que se merecen? “Conozco a hombres y mujeres por igual que persiguen seres imaginarios mientras se alejan de las personas reales, envolviéndose en un sueño narcisista de lo que debería ser, a diferencia de lo que es”, concluye Isern en su artículo para ‘Quartz’.

Disponemos de mil alternativas para curar la soledad que sienten muchos solteros. Olvidamos, sin embargo, que ello no implica que sepamos utilizarlas bien ni sacarles el mejor partido posible. Si pensamos que la posibilidad de un encuentro real con una persona interesante pasa por un rápido ‘swipe’, lo más probable es que nos equivoquemos, si, por el contrario, todo tiene que basarse en que se cumplan nuestros ideales más egoístas el resultado no será diferente.

Relaciones de pareja Tinder Singles App
El redactor recomienda