SUS SECRETOS QUE SALEN A LA LUZ

La verdad sobre Benny Hill

El legendario cómico británico escondía muchos interrogantes que han sido respondidos en una publicación que no ha dejado indiferente a ningún fan

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Está claro que cuando piensas en el mítico cómico británico Benny Hill recuerdas rápidamente la sintonía de su 'show'. Sus payasadas, farsas, golpes y bromas prácticas del humor crudo y atrevido arrastraron miles de fans por todo el mundo.

Sin embargo, en la vida real, el multimillonario estaba plagado de inseguridades. Su autoestima se encontraba por los suelos y tenía fobia a gastar el dinero y quedarse en la calle. En el nuevo libro del periodista Craig Bennett, ' True Confessions of a Shameless Gossip', revela las conversaciones más íntimas que tuvo con una de las amigas más cercanas del comediante, la fallecida actriz Sarah Kemp.

Según la artista, Hill pasó mucho tiempo comentando lo poco querido que se sentía y el complejo que tenía por el escaso actractivo que ejercía en las mujeres, a pesar de que su persona estaba sobreexpuesta en la pequeña pantalla. Además, aunque tenía una fortuna ahorrada gracias a los derechos de autor de su show, el fallecido actor era extremadamente frugal y tenía mucho miedo a quedarse sin nada de liquidez.

Muy tacaño

Ese temor por no gastar le llevaba al extremo de usar la misma ropa hasta que estuviera demasiado desgastada e incluso pegar las suelas de los zapatos cuando se rompían en vez de comprarse unos nuevos. También era conocido por tomar mucha comida basura (sobre todo 'fish and chips'), ir caminando a cualquier destino por muy lejos que estuviera (jamás pagaría un taxi) y dudaba mucho en reparar el techo de la casa donde vivía su madre porque le resultaba muy caro.

Era el mago de la comedia: su momento apoteósico fue 1971, cuando alcanzó su récord de audiencia con 21 millones de espectadores

"Lo de comprar un coche y tener su propia casa estaba fuera de cualquer discusión. Eso era despilfarrar mucho dinero", le aseguraba Sarah al periodista. Su fortuna acumulaba más de ocho millones de euros y terminó siento repartida entre sus sobrinos, con los que apenas tenía contacto, ya que el resto de familiares también habían fallecido.

Éxito internacional

Benny fue uno de los primeros en darse cuenta de que el futuro estaba en la televisión. Empezó escribiendo sketches y enviándolos a la 'BBC', donde llegaron a manos de Ronald Waldman, que quedó tan contento que le dio una oportunidad como protagonista de su propio show. Se llamaba 'Hi There', y fue el primer paso para que en 1955 se abriesen las puertas de 'The Benny Hill Show'.

Los siguientes 35 años marcarían el reinado en la televisión inglesa de Benny Hill, con ocasionales apariciones en el cine, como en 'Chitty Chitty Bang Bang' o 'The Italian Job'. Hasta el año 1968, lo hizo en la 'BBC', hasta que su popular programa pasó a Thames Television, una pieza inolvidable de la memoria televisiva. Su momento apoteósico fue 1971, cuando alcanzó su récord de audiencia con 21 millones de espectadores.

Ver esta publicación en Instagram

@ericcrofts #bennyhill

Una publicación compartida de lc (@lucky9558) el

A lo largo de estas décadas, y hasta la cancelación final del programa en 1989, Hill perfeccionó la que fue su principal seña de identidad. Se trataba de la huida, un 'running gag' en el que varios personajes del programa le perseguían acompañados por los compases de la célebre partitura del programa. Muchos lo recuerdan como vulgar y sexista. Su estilo pasó de moda a pesar de ser un éxito internacional.

¿Fraude?

Si bien todo su material fue (o parecía) original, muchos críticos de arte señalan que su inspiración fue el norteamericano Red Skelton, que como él, solía usar golpes y pantomima con una serie de recurrentes personajes cómicos. Asimismo, Hill adoptó algunas rutinas de los últimos programas de ese humorista, emitidos entre 1951 y 1971, aunque con más chistes verdes y energía.

Tras la cancelación del programa, poco se supo de la vida de Hill. Siempre evitó los lugares públicos tanto como le era posible, al margen de que una de sus grandes pasiones de la vida era viajar a través del país y hacia el extranjero.

Murió en Londres el 20 de abril de 1992 a los 68 años, dos meses después de sufrir un ataque cardíaco. La causa de la muerte se registró como trombosis coronaria. Paradójicamente, en el momento de su muerte, el show de Benny Hill se emitía en casi 100 países de todo el mundo, pero no en Gran Bretaña.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios