LUCES Y SOMBRAS DE CHRISTOPHER LANGAN

La extraña vida del hombre más listo del mundo, un 'puerta' de 67 años sin estudios

Su coeficiente intelectual, según las pruebas, lo sitúa como uno de los varones más inteligentes del planeta. Sin embargo, ha pasado su vida atrapado en trabajos basura

Foto: Langan, en una de sus poses habituales.
Langan, en una de sus poses habituales.

Una habitación completamente diáfana, de un blancura deslumbrante, que parece salida de 'Matrix'. En una silla, Spike Jonze, director de cine responsable de películas como 'Her'. En la otra, un tipo grandote y con bigote, algo de entradas y unas gafas de doble puente que hacen que recuerde a un David Chapman envejecido. “La habilidad para quedarte solo con lo importante de todo lo que percibes es lo que distingue a una persona verdaderamente inteligente de la que no lo es”, desvela el misterioso hombre a Jonze, fascinado ante su presencia.

Su nombre es Christopher Langan, y se le atribuye con frecuencia el título de “hombre más inteligente del mundo”. Por su coeficiente intelectual, puede serlo. Con un CI de 195 (aunque algunos lo elevan hasta casi 210), rivaliza con luminarias como el científico Charles Darwin, el ajedrecista Bobby Fischer o Stephen Hawking por ser una de las personas más brillantes que han pisado este planeta. Con una única salvedad: nunca ha podido vivir de su inteligencia sobrehumana. Es más, ha pasado gran parte de sus 67 años de vida trabajando como obrero de la construcción, vaquero, granjero y, sobre todo, como 'puerta' en un bar de Long Island.

Cuando le preguntan si es capaz de saber qué piensa la gente, responde afirmativamente: “Es lo que tiene haber trabajado en un garito 25 años”

Fue la revista 'Esquire' una de los primeras en llamarle “el hombre más listo del mundo”, un carro al que se han subido toda clase de medios. Aquel retrato de hace casi 20 años era favorecedor, presentaba a Langan como un genio incomprendido, un milagro de la naturaleza —de una posibilidad de uno entre 100 millones— que, no obstante, había pasado la mayor parte de su vida en trabajos basura. Élite intelectual confinada a la clase obrera, el hijo de una familia rota que fue brutalmente maltratado por su padre, humillado por sus compañeros de clase y que abandonó dos universidades (el Reed College en Portland y la Universidad del Estado de Montana), donde no podía dejar de lamentar que sabía más que sus profesores.

¿Cómo funciona su mente, le pregunta Jonze? Langan mira a su alrededor y contesta. “Veo muchos aparatos tecnológicos, que no estoy seguro de cómo funcionan, como esas cámaras”, explica señalando a algún lugar fuera de campo. “Como todos, recopilo una serie de imágenes y luego las edito para quedarme con unas y descartar otras”. La siguiente pregunta va en la misma línea: ¿es capaz de leer rápidamente las intenciones de la gente? La respuesta es afirmativa. “Tengo un buen instinto, sí, pero se debe a haber trabajando en un garito durante 25 años”.

El misterio Langan

Langan es un personaje misterioso, precisamente por no serlo en absoluto. Su apariencia, su manera de hablar y sus respuestas no hacen pensar que se trate de uno de los hombres más inteligentes del mundo. Un gigantón de 1,82 y 124 kilos que, según su perfil de Wikipedia, trabaja de “investigador independiente”. Dicho de otra forma, Langan ha intentado promocionar durante las últimas décadas su teoría CTMU (por las siglas en inglés del 'modelo teórico-cognitivo del universo') sin éxito. Una 'teoría del todo' inspirada por su admirado Hawking, así como por el físico John Archibald Wheeler, con la que, entre otras cosas, cree que puede demostrar matemáticamente la existencia de Dios.

Es un ávido levantador de pesas agorafóbico que paga sus facturas trabajando como camarero, 'segurata' de club nocturno y entrenador personal

“Langan es un autodidacta, es decir, todo lo que ha aprendido ha sido por su cuenta”, explica un perfil de 'Business Insider'. “Es un ávido levantador de pesas y un agorafóbico en tratamiento que paga sus facturas trabajando temporalmente como camarero, 'segurata' de club nocturno y entrenador personal”. Pero ¿por qué exactamente no pudo Langan triunfar donde supuestamente le correspondía, es decir, en la ciencia? La versión oficial, es decir, la suya, es que por una serie de catastróficas desdichas. En el Reed College, rellenó mal la solicitud de beca, lo que provocó que le fuese denegada y tuviese que abandonar el centro. En Montana, se quedó sin coche y no podía acceder a la universidad.

Esa historia fue de hecho utilizada por Malcolm Gladwell en su libro 'Fuera de serie', en comparación con Robert Oppenheimer, el principal científico del Proyecto Manhattan y que, sobre el papel, tenía una inteligencia semejante a la de Langan, para explicar cómo el éxito o fracaso en nuestras vidas depende de una gran cantidad de factores. “Sin un título, Langan se dio cuenta de que no podía triunfar en el mundo académico”, explica el psicólogo. “Ha escrito un montón de estudios sobre el origen del universo, pero nadie le toma en serio ya que no tiene estudios”. Es una cuestión de orgullo. Langan acabó tan harto del mundo académico que ni se plantea estudiar una carrera para poder ser admitido entre los académicos, a los que denomina 'acadummies' (juego de palabras con 'dummie', 'tonto').

Langan, explicando sus teorías. (Creative Commons)
Langan, explicando sus teorías. (Creative Commons)

Gladwell frunce el ceño ante la historia de Langan. Básicamente, porque muestra que quizás el 'hombre más inteligente del mundo' es bastante poco inteligente. De lo que no le cabe ninguna duda es de que carece de inteligencia práctica, que poco o nada tiene que ver con el nivel intelectual, y que es lo que permite abrirse paso en la vida. Una cualidad con la que no nacemos (como sí ocurre con el CI) que entrenamos a lo largo de la vida y que marca la diferencia, y lo que impidió que Langan llegase a nada. Sin embargo, la mayoría de perfiles sobre él repiten una y otra vez el mito del genio incomprendido. El texto fundacional de 'Esquire', por ejemplo, recordaba que “en un mundo diseñado para la mediocridad, gente como Chris no encaja demasiado bien”.

Un héroe de la clase trabajadora (de derechas)

Lo que no suele ser tan habitual en los retratos de Langan es mostrar su lado oscuro, que desvela una y otra vez en el grupo de Facebook que administra sobre el CTMU, y que ha sido recogido en un reportaje de 'The Baffler'. “Él considera que ha sido marginado por los elitistas guardianes de la Torre de Marfil, al asegurar que sus estudios son rechazados por su falta de formación, más que por el hecho de que su teoría no sea precisamente científica u original”, explicaba el reportaje. “Puede ser descrita como diseño inteligente enterrado bajo una impenetrable ensalada de palabras a base de neologismos como 'sindifenonesis”.

Cree que George Bush montó el 11-S para desviar la atención de sus teorías, que en ese momento se estaban popularizando

El mayor problema del CTMU no es su falta de rigor académico sino el “palpable rencor” que muestra hacia toda clase de grupos sociales y su apoyo a teorías de la conspiración de todo tipo. Cree que los atentados del 11 de septiembre fueron un montaje de George Bush “y sus buitres 'neocon' no cristianos” para desviar la atención de su teoría, “que entonces estaba por todas partes”. En otra entrada se quejaba de que los problemas del país se solucionarían si “las puertas del empleo no se cerrasen metódicamente en la cara de gente más inteligente, normalmente en el nombre de políticas de la identidad asimétricas basadas en la raza”. Cuando falleció el gorila Koko, uno de los más listos de su especie, escribió que “su elevado nivel de pensamiento habría sido incomprensible para casi la mitad de la población de Somalia (un coeficiente de 68). Y aun así Europa y Norteamérica están siendo inundadas con millones de refugiados somalíes sin vacunar que no son (inicialmente) encarcelados a pesar de lo que parece ser la mayor tasa mundial de crímenes violentos”.

Uno de los múltiples 'memes' que circulan sobre Langan.
Uno de los múltiples 'memes' que circulan sobre Langan.

Piensa mal y acertarás. Con esos precedentes, parece casi de cajón que se haya convertido en uno de los referentes de la 'alt-right', con la que este genio incomprendido comparte no solo algunas de sus ideas más racistas sino también su querencia por las teorías de la conspiración y la sensación de que el mundo les ha dado la espalda simplemente por decir la verdad. Como recuerda el reportaje de Justin Ward, en foros como 4chan hay alrededor de 1.700 entradas hablando de él. Muchos lo consideran una especie de gurú que ha arrojado luz allí donde el resto no se atreve, otros simplemente lo ridiculizan. En uno de los mensajes se puede leer “esta es la prueba de que todos los asiáticos e indios son más listos que Langan”.

¿No es quizás esta la manera perfecta de cerrar el círculo? ¿Que uno de los hombres más inteligentes del mundo (en teoría), pero que nunca llegó a nada por sus malas decisiones vitales y por lo tanto terminase alimentando un gran rencor hacia el resto del mundo, haya terminado convirtiéndose en el icono de un movimiento basado precisamente en ese sentimiento y que vive fascinado por teorías desfasadas o acientíficas? Al fin y al cabo, como explica Ward, ser “el hombre más inteligente del mundo” era la parte esencial de su identidad, pero un rasgo que nunca le sirvió de nada, puesto que no hay ningún sueldo reservado para el hombre con el mayor CI del mundo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios