PREDICCIONES NADA POSITIVAS

Hawking: "Solo somos una raza de monos en un planeta menor"

Las revolucionarias innovaciones en genética posibilitarán que en un futuro haya humanos que vivan más, resistan mejor a las enfermedades y sean más inteligentes

Foto: Stephen Hawking, en el festival Starmus en 2016. (EFE)
Stephen Hawking, en el festival Starmus en 2016. (EFE)

"Simplemente somos una raza avanzada de monos en un planeta menor de una estrella mediocre. Pero podemos entender el universo: esto nos convierte en algo especial". Esta es una de las definiciones de humanidad más célebres del físico teórico más conocido del mundo, Stephen Hawking, que falleció el pasado mes de marzo a la edad de 76 años. A pesar de la grave enfermedad que sufrió durante casi toda su vida, mantuvo siempre una actitud vitalista marcada por su extraordinario sentido del humor. Desde nuestra sección, por ejemplo, decidimos recordarle con sus chistes póstumos más famosos que circulan por la red.

"Mi objetivo es simple: comprender completamente el universo, saber qué es y por qué existe". Esta fue la mayor misión de Hawking, quien desde los años sesenta padeció Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una afección que le dejó postrado en su silla de ruedas y se fue agravando con el paso del tiempo hasta dejarle prácticamente paralizado. Las dimensiones de este icono de la cultura popular y científica de nuestro tiempo son gigantescas. Hasta llegó a aparecer en un capítulo de 'The Simpsons'. Su voz y sus opiones han regresado a la actualidad debido a una polémica predicción incluida en un nuevo libro de ensayos.

La ciencia hallará la forma de modificar tanto la inteligencia como regular instintos tan complejos como la violencia o la agresividad

Una nueva raza de superhumanos podría desarrollarse en el futuro y acabar con la humanidad tal y como la conocemos. Así lo creía Hawking, tal y como incluye en 'Breves respuestas a las grandes preguntas' (Crítica, 2018), las últimas reflexiones sobre el universo en esta compilación de artículos que definen y marcan el legado de uno de los científicos más importantes de nuestra era y que saldrá a la venta a finales de este mes. El físico británico admite la posibilidad de que los avances en ingeniería genética conduzcan a una nueva especie de superhumanos que viera necesario acabar con el resto de la humanidad. Los ensayos fueron publicados en 'The Sunday Times' y ahora recopilados para este nuevo volumen que sin duda levantará muchas ampollas entre la ciencia más ortodoxa y la crítica especializada.

Portada de 'Breves Respuestas a las grandes preguntas', editado por Crítica.
Portada de 'Breves Respuestas a las grandes preguntas', editado por Crítica.

"Estoy seguro que durante este siglo, la ciencia hallará la forma de modificar tanto la inteligencia como instintos tan complejos como la agresión física", escribe Hawking en uno de sus artículos. "Probablemente, las leyes que se aprueben sean en contra de la ingeniería genética practicada en humanos. Pero algunas personas no podrán resistirse a la tentación de mejorar la condición física, la memoria, la resistencia a las enfermedades o una mayor duración de la vida", según recoge 'The Guardian'.

En 'Breves respuestas a la grandes preguntas', se reúnen los pensamientos póstumos del físico teórico, entre los que destaca también la tendencia entre las personas más poderosas económicamente del planeta de editar la composición genética de sus futuros hijos o de crear individuos con un nivel cognitivo mejorado, así como para hacerles muchísimo más resistentes al contagio de virus o bacterias.

"Una vez que aparezcan tales seres", vaticina Hawking, "habrá problemas políticos de gran envergadura con los humanos normales, que no podrán competir contra ellos. Presumiblemente, morirán o dejarán de importar. En cambio, habrá una raza de seres mejorados a sí mismos que diseñarán personas y que avanzarán a un ritmo cada vez mayor". Los críticos creen que estos comentarios se refieren a técnicas como la de Crispr, un revolucionario sistema de edición de ADN que se inventó hace seis años y que permite a los científicos modificar genes dañinos o bien agregar unos nuevos.

Una vez aparezcan los superhumanos, los corrientes morirán o dejarán de importar

Esto conecta, por ejemplo, con la conferencia de Juan Enríquez, director fundacional del Proyecto de Ciencias de la Vida en la Escuela de Negocios de Harvard, la semana pasada en el World Business Forum Madrid. La clave está en una "sopita", como asegura en su hermoso acento latinoamericano, de color verde que contiene el genoma de toda especie vegetal, animal o humana. Enríquez es cofundador de Synthetic Genomics, sociedad que aplica el genoma en el desarrollo de soluciones innovadoras para los problemas de importancia mundial como la salud, la nutrición o el medio ambiente.

"La práctica de la medicina va a cambiar de una forma absoluta con la llegada de la genética. Ahora, la biología parte de la creación, ya nunca más de la observación", reflexionó durante su ponencia en Madrid. En el caso de Enríquez, estas innovaciones tendrán mucho más peso en áreas como la Medicina que en el terreno social o de la competividad entre países, desde donde provienen las advertencias de Hawking. El astrónomo Lord Rees, amigo del físico desde su etapa en la Universidad de Cambridge, no estaba de acuerdo con su compañero al respecto, hasta que se percató de la existencia de un banco de esperma de élite en California. A pesar de todo, no se sabe de momento si los padres podrían arriesgarse a utilizar tales técnicas en embriones o bebés que aún están por nacer, debido al temor de los efectos secundarios. Solo el tiempo dirá si estas teorías finalmente se llevarán a la práctica.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios