mediante un disco duro en el cerebro

El plan para convertir a los humanos en súper inteligentes

La empresa Neuralink trabaja para que en el futuro nuestras capacidades se multipliquen y demos un salto cualitativo en nuestra evolución mental

Foto: Fotograma de Alicia Vikander en 'Ex Machina'.
Fotograma de Alicia Vikander en 'Ex Machina'.

Cuando en 1956 el informático John McCarthy acuñó la palabra "inteligencia artificial" para referirse a "la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes" no podía sospechar las películas, libros y teorías conspirativas que surgirian tras ella. Es algo que a los seres humanos no nos deja indiferentes, ¿llegarán algún día las máquinas a superarnos intelectualmente y, entonces, nos dominarán a pesar de ser creaciones nuestras, como Pigmalión cuando cayó rendido ante su estatua?

Al físico e inversor sudafricano Elon Musk, cofundador de Tesla, le preocupa el avance de la inteligencia artificial tanto como a cualquiera de nosotros. Con la única diferencia de que él parece tener una respuesta para todo. Así lo demuestra, por ejemplo, su intento de reducir el riesgo de una posible extinción de la raza humana mediante la evolución hacia una "civilización multiplanetaria" a través de la creación de una colonia humana permanente en Marte.

Soñando con ovejas eléctricas

Pero ¿qué es lo que teme realmente? Lo ha mencionado en más de una ocasión. Los robots podrían quedarse con los empleos, incluso regir el destino de los humanos y hasta convertirse en poderosas máquinas asesinas. De hecho, una de sus preocupaciones es el empleo del 'machine learning' el desarrollo de armas de guerra cada vez más precisas, destructivas y autónomas.

Aunque no todo el mundo está de acuerdo con esta teoría. Hace relativamente poco, por ejemplo, un grupo de expertos en Recursos Humanos aseguraban que: "Los robots no van a sustituir a las personas, se encargarán de las tareas rutinarias y repetitivas, mientras que los seres humanos pasarán a realizar las más creativas" e incidían que "el cambio siempre vendrá comandado por las personas, nunca por las máquinas".

Sin embargo, como nunca viene mal ser previsor, Musk cree que es necesario convertirse en "cyborgs súper capaces", informa 'Infobae'. Aunque quizá eso nos pueda remitir a un mundo postapocalíptico, digno del 'Akira' de Katsuhiro Otomo, lo cierto es que su idea ya se ha puesto en marcha: con la finalidad de conseguir la integración entre los humanos y la inteligencia artificial creó la empresa Neuralink, hace más de dos años.

Neuralink juega con esa frase de "si no puedes con tu enemigo, únete a él". En sus instalaciones trabajan, actualmente, 85 ingenieros con una misión muy concreta: construir un disco duro para el cerebro humano (y una interfaz para interactuar con el mismo) y lograr "una especie de democratización de la inteligencia, de manera tal que no sea sostenida monopolísticamente de forma puramente digital por los gobiernos y las grandes corporaciones", explicó el propio Musk en una entrevista que le concedió a Axios, en noviembre del año pasado. ¿Difícil de entender?

“Lo conseguiríamos por medio de un chip y un montón de cables diminutos que serán implantados en el cráneo. Ya sabemos cómo hacerlo: implantando electrodos en la corteza motora del cerebro, con microcontroladores locales cerca de los grupos musculares. Luego serían capaces de cargar y descargar pensamientos en un sistema computacional. Y no solo eso. Este sistema podría restaurar la funcionalidad completa de las extremidades. A medida que las personas envejecen, pierden la memoria, es increíblemente triste que una madre olvide a sus hijos y eso también se puede resolver”, expresó el empresario.

La empresa está en plan de expansión e investigación. Explica que buscan ingenieros y científicos "excepcionales" para este proyecto. Y aclaran que no es necesario tener experiencia en el campo de la neurociencia. "Es más importante el talento y el ímpetu". Para Musk, es necesario que los humanos se conviertan en cyborgs para no ser arrasados por las máquinas. En este sentido, su propuesta para salvar a la humanidad es añadir una capa de inteligencia artificial al cerebro.

Neuralink busca la fórmula para convertir a los humanos en cyborgs mediante la implantación de un "disco duro" o chip en el cerebro

No es, por supuesto, el único que cree que llega el apocalipsis. “La automatización es Voldemort, una terrible fuerza que nadie se atreve a nombrar”, explica Jerry Michalski, fundador del think tank REX. “Ha ganado la carrera al trabajo humano y mientras necesitemos una divisa fiduciaria para pagar el alquiler o la hipoteca, los seres humanos serán expulsados del sistema en masa”.

La automatización

En opinión de Michalski, los únicos sectores que se librarán del auge de la robótica son aquellos que requieren esfuerzo humano local (jardineros, pintores, niñeras…), esfuerzo humano distante (editores, entrenadores, coordinadores...) y las posiciones de mayor nivel directivo. “El resto”, asegura, “será sustituido por la automatización”.

Ante tal perspectiva, quizá sean las ideas de Musk lo único a lo que podamos aferrarnos para sobrevivir. Nos hemos acostumbrado a las prótesis, al fin y al cabo, incluso nos han advertido que en el futuro nos instalarán microchips para mantenernos controlados. Una firma financiera británica ya lo está haciendo. Por tanto, un chip en el cerebro es solo cuestión de tiempo.

Tal como explicó en una conferencia que dio en Dubái, el año pasado, hay que lograr "una fusión entre la inteligencia biológica y la de las máquinas" para que los humanos sigan siendo productivos y competitivos en el mundo. De otro modo, quedarán (quedaremos) a la merced de los robots. No es algo que queramos ver. Por lo menos a priori.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios