COCIDOS O ESCALFADOS, LA MEJOR OPCIÓN

Cuatro razones por las que podrás adelgazar añadiendo huevos a tu desayuno

Son una gran fuente de proteínas por lo que son muy recomendables para la primera ingesta de alimentos del día

Foto: Los huevos son un alimento planetario y los encontraremos en cualquier lugar del mundo
Los huevos son un alimento planetario y los encontraremos en cualquier lugar del mundo

Estamos acostumbrados a que nos digan que el desayuno es una de las comidas más importantes del día. Hay decenas de estudios que coinciden al señalar que la primera ingesta de alimentos de cada día es importantísima desde el punto de vista alimenticio, pero también si estamos pensando en perder peso. La energía que damos al cuerpo con el desayuno nos ayudará a lo largo del día.

Pero no es lo mismo desayunar una fruta y un bol de cereales integrales que unos churros con chocolate. Es importante comer a primera hora, pero también es igual o más importante lo que comemos. Diversas investigaciones revelan que las personas que desayunan suelen ser más delgados que las que no lo hacen y, al mismo tiempo, tienden a elegir alimentos más sanos para mantener la figura.

La mayoría de los expertos coinciden en que el desayuno debe contener los tres tipos de nutrientes que proporcionan energía a nuestro cuerpo: proteínas, grasas y carbohidratos. Esa primera comida del día debe ser equilibrada para que el organismo esté equilibrado, pero dependiendo de qué productos tengan mayor protagonismo incidirán de una manera u otra en nuestro cuerpo.

La importancia de los huevos

Un desayuno en el que haya una importante presencia de proteínas es beneficioso para adelgazar y, al mismo tiempo, seguir manteniendo nuestra musculatura. Y la mejor forma de tomar proteínas en el desayuno es añadiendo huevos a nuestra primera comida del día: ayudará a activar nuestro metabolismo y, por tanto, a quemar grasa cuanto antes.

Varios estudios han desechado la idea de que el consumo de huevos está ligado a un aumento de los niveles de colesterol

Aunque muchas personas creen que los huevos están asociados a un incremento del colesterol, varios estudios han desechado esa idea en los últimos años y han incidido en las propiedades saludables de este alimento. Al contrario, los nutrientes de los huevos proporcionan beneficios a nuestro organismo. Estas son las cuatro razones para añadir huevos a nuestro desayuno y adelgazar.

La primera es que es un alimento bajo en calorías. Aunque contienen grasas saludables, los huevos como alimentos tienen pocas calorías. Eso sí, dependiendo del método de cocinado tendrán más o menos calorías cuando nos los comamos. La fórmula más sana para cocinarlos es cociéndolos ya que sólo supondrá una ingesta de menos de 80 calorías por unidad (un huevo frito, por hacer la comparación, tiene más de 130).

Las proteínas que contienen los huevos son muy buenas para el organismo (Reuters/Daniel Becerril)
Las proteínas que contienen los huevos son muy buenas para el organismo (Reuters/Daniel Becerril)

La segunda es que quema la grasa que tenemos en el abdomen. Eso es debido a la vitamina D que hay en cada huevo y que es muy importante para el sistema inmunitario, pero también está asociada a la reducción de la grasa abdominal. Algunos estudios revelan que las personas obesas tenían déficits de esta vitamina, por lo que los huevos nos ayudarán a reducir el abdomen.

Huevos en el desayuno

La tercera razón para tomar huevos en el desayuno es que aumenta nuestra sensación de saciedad. Las proteínas provocan una sensación de llenado que nos hacen reducir el apetito y, por tanto, comer menos. Eso significa que tomar comidas ricas en proteínas como los huevos ayudará a adelgazar ya que comeremos menos tanto en esa ingesta como en las siguientes que hagamos a lo largo del día.

Las opciones para introducir huevos en nuestra dieta son múltiples: cocidos, escalfados, a la plancha, fritos, en tortilla… pero no todas son sanas

La cuarta y última razón es que el consumo de alimentos ricos en proteínas aumenta la actividad del metabolismo. Si está activado y trabajando en condiciones óptimas nuestro cuerpo está quemando grasa constantemente, lo que nos lleva a perder peso y a tener más facilidad para adelgazar.

Ahora que ya sabemos las razones por las cuales debemos introducir los huevos en nuestra dieta, hay que pensar cuál es la mejor manera de comerlos en el desayuno. Las opciones son múltiples: cocidos, escalfados, a la plancha, fritos, en tortilla… Hay infinidad de recetas con huevos y la mayoría de ellas son muy sanas.

Pero si lo que queremos es adelgazar, tenemos que decantarnos por estas posibilidades: cocidos o escalfados. Añadiendo estos huevos así cocinados a nuestro desayuno estaremos ingiriendo una pequeña cantidad de calorías y, a la vez, una gran fuente de proteínas que nos ayudarán a mantener nuestra figura y perder los kilos que nos sobran.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios