¿con cuál te quedas?

Las bebidas alcohólicas con menos calorías

Con moderación, todo es bueno. Si quieres disfrutar de los pequeños placeres de la vida con un vaso en la mano, lo puedes hacer eligiendo las combinaciones más sanas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A veces, cuando nos planteamos empezar una dieta, cuesta un poco desprenderse de esa cerveza fresquita en una terraza al sol, de la excusa del vermú los domingos por la mañana para quedar con ese amigo que ya no vemos nunca o del mojito en la playa, mientras tus pies tocan la arena. Darse a la bebida nunca es la solución, y desde luego no es la clave para mejorar en salud, economía o para perder esos kilos de más, pero es doloroso prescindir de los pequeños placeres que nos da la vida.

Quizá no tengas por qué hacerlo. Siempre con moderación, puedes optar por las opciones "light" de tus bebidas favoritas. Es cierto que, como bien dice la nutricionista Lisa Moskovitz en 'Prevention': "Cuanto más alcohol tiene una bebida, mayor es su número calorías". Pero, señala, la clave es elegir aquellas bebidas con contenido bajo en siropes, azúcares, zumos de frutas mezclados (como sucede con algunos cócteles), o sal. ¿Quieres saber qué bebidas puedes elegir?

Cerveza light

Es la reina de los fines de semana, los 'terraceos', las quedadas con los amigos de toda la vida o incluso lo que nos apetece beber tras un duro día de trabajo. Sin embargo, tiene la mala fama de proporcionarnos una barriga, como su propio nombre indica, cervecera. ¿Cómo hacer, entonces para pedir la opción que engorde menos?

"Generalmente, cuanto más oscura es la cerveza, más engorda", explica Moskovitz. Estas cervezas más ligeras tienen hasta 50 calorías menos que las oscuras, así que quédate con las de trigo.

Bloody Mary

La leyenda dice que este cóctel apareció por primera vez en el año 1921, de la mano de Fernand Petiot, en el bar Nueva York de París. Se ha atribuido el título de Bloody Mary a varios personajes históricos, y lo cierto es que llama la atención. Sea como fuere, ha alcanzado fama mundial y su 'receta' se basa en el vodka, el zumo de tomate, la sal y la pimienta. ¿Cómo hacer para elegir la opción más sana?

La clave es elegir bebidas que contengan cantidades bajas de azúcar, sirope, sal o zumos de frutas

"La solución es, como con las comidas procesadas, que lo prepares tú en lugar de elegir el producto que ya viene mezclado", señala la nutricionista. "Si mezclas 45 mililitros (aproximadamente, claro) de vodka con menos zumo de tomate y además agregas muy poco tabasco o pimienta encontrarás la clave. Siempre será más sano que en lugar de añadir como guarnición las aceitunas elijas el pepino, el apio o los tomates cherry".

Martini

Si contamos sus calorías, tendrá aproximadamente unas 128. No está mal, ¿no? Cuando quieras un cóctel simple y que no engorde, no te equivocarás con el martini, inventado en 1910 y que es, a estas alturas, uno de los más famosos (por no decir el más) del mundo. Según Moskovitz, si puedes, debes ahorrar el chorro de vermú y elegir la opción con vodka, que sustituye a la ginebra.

"Las aceitunas son ricas en grasas monosaturadas, así que puedes añadirla a tu vaso" señala también. Además, ya conoces el dicho, 'no martini no party'. Y ahora que sabemos que es baja en calorías, con más motivo.

Vino blanco y tinto

¿Te llena demasiado la cerveza y prefieres degustar un buen vaso de vino durante las comidas? Pues estás de suerte. El vino blanco puede ser un 'must', siempre y cuando te mantengas alejado de variedades más dulces, así que el Chardonnay debe ser tu elección. La misma regla se aplica al tinto, así que si quieres mantener las calorías a raya no te preocupes. Un estudio de la Universidad de Harvard determinó que aquellas personas que consumen vino en dosis moderadas tienen un 30% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.

Mojito

Pero sin sirope. Los mojitos normalmente contienen alrededor de 168 calorías, pero hay algunos trucos con los que puedes ahorrarte entre 40 y 70. Por ejemplo, preparando la mezcla con ron y solo una cucharada de azúcar. Para darle más sabor puedes optar por echar más menta y zumo de limón. Pídelo en la barra.

Gin tonic

¡Qué rico! Además, te permite jugar con un montón de combinaciones para que sea más saludable. En lugar de tónica, por ejemplo, puedes añadir agua con gas. Puedes ser creativo con los aderezos y cubrirlo con una ramita de romero fresco o una rodaja de limón o naranja para darle más sabor. ¿Brindamos?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios