¿te lo esperabas?

El efecto secundario inesperado de tomar bebidas energéticas

Según una reciente investigación, aumentan los diagnósticos de alteraciones en el ritmo cardíaco (arritmias) y millones de personas ignoran que tienen esta enfermedad

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Trabajas de lunes a viernes en una oficina, por las tardes vas al entrenador personal, a partir del jueves empalmas con otro puesto y cuando llega el fin de semana vas al máster (que te salvará de todo esto, o no...). Duermes poco, comes mal y para mantenerte despierto tomas bebidas energéticas con la esperanza de que no te estampes en cualquier momento del cansancio que tienes encima.

Tu madre te lo dice, tus amigos también, los compañeros del trabajo te aconsejan que dejes de beberlas porque una vez no pasa nada, pero a diario te van a sentar mal. Parece que estén hablando de cualquier droga, aunque para ti es una dulce y fiel amiga que te ayuda y da energía. De repende un día notas que tu corazón va a un ritmo que no le corresponde y te asustas. ¿Qué está pasando?

Cualquier médico de cabecera te explicaría que estás experimentando un latido cardíaco adicional o ectópico y que es el resultado del consumo excesivo de cafeína y bebidas energéticas. Si sufres arritmias puede ser por varias causas, pero lo cierto es que el consumo de este tipo de líquidos contribuye también a su aparición.

¿Qué son?

Una arritmia es una alteración del ritmo cardiaco. Pero para entender mejor qué es una, antes debemos saber cómo y por qué late el corazón. Los latidos ocurren como consecuencia de unos impulsos eléctricos que hacen que las aurículas y los ventrículos se contraigan de forma adecuada, sincrónica y rítmica. La frecuencia cardíaca normalmente oscila entre 60 y 100 por minuto (lpm) y responde a la siguiente secuencia, según la Fundación Española del Corazón:

  1. El impulso eléctrico del corazón se inicia en el nodo sinusal, emplazado en la aurícula derecha.
  2. De ahí pasa por las aurículas al nodo aurículo-ventricular, situado en la unión de las aurículas con los ventrículos y llega a estos por el haz de His.
  3. Finalmente, este estímulo se conduce por los ventrículos a través del sistema Purkinje.

Pueden ser superventriculares (frecuencia superior a los 100 lpm) o ventriculares (originadas en esa zona), también rápidas o taquicardias o lentas o bradicardias. Causan, en muchas ocasiones, síntomas como palpitaciones, mareo, síncope, dolor torácico o pérdida de conocimiento, pero también pueden pasar inadvertidas y detectarse casualmente cuando se realizan pruebas diagnósticas.

Al menos medio millón de personas ignoran que tienen la enfermedad de este asesino silencioso

Para realizar el diagnóstico es necesario demostrar que existe una alteración en la actividad eléctrica cardiaca. La prueba diagnóstica de referencia es el electrocardiograma, pero tiene la desventaja de que solo registra el movimiento en el momento en que se está realizando y por tanto solo muestra si existen arritmias en ese instante. En ocasiones pueden utilizarse otras pruebas, como el Holter, que lo registra durante un periodo de tiempo más prolongado (uno o más días), o más raramente estos implantables, que se colocan debajo de la piel mediante una sencilla intervención quirúrgica, pueden llevarse durante años y se reservan para pacientes en los cuales se sospechan arritmias graves que no se han podido detectar mediante otros métodos.


¿Te da alas?

Seguro que eres una de las muchas personas cuya genética las hace más susceptible a los efectos de la cafeína. Los expertos advierten que las bebidas energéticas llenas de este alcaloide podrían estar incrementando un de forma récord en los diagnósticos de enfermedades cardovasculares, uno de los mayores asesinos del mundo. Que el ritmo cardíaco aumente anormalmente provoca además que crezca cinco veces el riesgo de accidente cerebrovascular.

En nuestro país, las estadísticas no mienten y según los últimos datos publicados por el INE, en 2016 32.056 personas perdieron la vida en el país a causa de enfermedades isquémicas del corazón. Entre ellas, 19.071 hombres y 12.984 mujeres. Al menos medio millón de personas pueden ignorar que tienen la condición de este asesino silencioso que a menudo no presenta síntomas.

No es necesario tener un corazón defectuoso para sufrir arritmias

Los expertos advierten que para algunos, incluso las recomendaciones de cuatro a cinco tazas de café diarias pueden ser demasiado. Una vez que se ingiere la cafeína, las moléculas se transportan instantáneamente al corazón y al cerebro a través del torrente sanguíneo, lo que recibe un "golpe" inmediato. Trudie Lobban, fundadora y directora general de The Arrhythmia Alliance, asegura que "no es necesario tener un corazón defectuoso para sufrir arritmias; los estimulantes que contienen cafeína pueden desencadenarla". "Las personas jóvenes que las combinan con alcohol y fuman pueden correr un mayor riesgo a diferencia de los problemas del ritmo cardíaco que ocurren con el envejecimiento", añade.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios