atención al punto número ocho

Cómo tener un amante sin que tu pareja se dé cuenta: trucos eficaces

Si tienes un affaire, te estás planteando la idea o sospechas que tu amorcín te está engañando, muy atento a estos consejos de experto para que nadie se entere

Foto: Si no has visto la película Infiel, deberías hacerlo, por aquello de inspirarte (iStock)
Si no has visto la película Infiel, deberías hacerlo, por aquello de inspirarte (iStock)

Ser infiel ocasionalmente no es lo mismo que tener un amante. Lo primero es una canita al aire, un escarceo amoroso (más bien sexual), que se produce con una persona determinada en un momento determinado. Lo segundo es una relación secreta, en la que además de sexo también juegan los sentimientos. Diferenciar entre ambos casos es crucial, sobre todo a la hora de ocultar estos encuentros a la pareja en cuestión. Ojo, no decimos que esté bien ni abogamos por ello (y tampoco pensamos lo contrario) pero tanto si eres de los que pone los cuernos como si no, es importante que leas lo que tenemos que contarte.

Una infidelidad de una noche (de dos, de tres...) con personas diferentes, es muy fácil de ocultar a tu media naranja. Solo has de ducharte, vigilar que no te haya visto nadie y, si fuera necesario, tener una coartada con alguien. Imagina que te vas a una cena a, pongamos, Valencia, y ahí conoces a una persona interesante, sexualmente al menos. Y una cosa lleva a la otra, risitas, que si qué divertida, que si qué guapa, que si otra copa de vino, que si un bailecito... y cuando te quieres dar cuenta, estás entre las piernas de ese ser que acabas de conocer, y te has olvidado por completo que llevas una alianza en la mano. Bueno, en ese caso, si no deseas confesar la infidelidad, no tienes más que decir a tu novio o novia que "la noche fue bien, un poco aburrida, tomamos algunas copas, cariño, ya sabes, lo típico, me fui a dormir pronto al hotel porque, ya sabes, con gente tan sosa no había mucho que hacer, me puse con el móvil hasta las tantas y me desvelé, y claro, por eso tengo esta cara de cansado...", etc. No hay peligro. Un único consejo: no des muchos detalles de tu noche ni seas demasiado ambiguo, porque te acabarán pillando, sobre todo si la cornuda es una mujer (somos más intuitivas y captamos mejor el lenguaje no verbal).

Es mucho más fácil esconder escarceos de una noche que una relación extramatrimonial duradera. Debes hacerlo bien si quieres que no te pillen

Ahora bien, si se trata de un amante la cosa se complica a la par que se hace más interesante. Un amante no es un encuentro ocasional en un baño de discoteca o en una deprimente habitación de hotel. Un amante es una persona por la que se siente algo (amor, empatía, cariño, cercanía, comprensión) y con la que se mantienen relaciones sexuales (normalmente más placenteras que con la pareja formal) de forma periódica. Puede ser una vez a la semana, una vez al mes... pero no todos los días. Estos encuentros, además, suelen producirse entre semana.

Una vez diferenciado el escarceo ocasional con una relación extramarital, pasemos al punto que nos ocupa: cómo tener un amante sin que la pareja se dé cuenta. Si tienes uno, te estás planteando la idea o sospechas que tu amorcín te la pega, muy atento a los trucos supereficaces para que no le pillen a uno.

1) Ser sincero con el amante

Si a alguien tienes que ocultarle cosas es a tu pareja. Lo mejor es que tu amante sepa que mantienes una relación sentimental normal (por normal entendemos formal, convencional) con otra persona. De lo contrario, se podría complicar todo aún más. ¿Por qué? Tu affaire podría enamorarse de ti e intentar iniciar un noviazgo, hacer planes, llamarte cuando estés con tu novio o novia...

Lo ideal es que sepa cuáles son las reglas del juego, y si quiere aceptarlas, se quede; y si no, adiós. "Tengo mujer, dos hijos, pero me gustas. Quiero seguir viéndote, me aportas mucho y me lo paso muy bien contigo. El sexo es genial. Pero tienes que saber que no voy a dejar a mi familia. Y es algo que debes respetar si quieres que sigamos con esto". Más o menos sería así.

La otra persona es libre de aceptar las condiciones o no. Todo será mucho más fácil así, tanto si decide seguir quedando contigo como si no. Sabrá que tienes una vida con alguien y que no quieres perderla, pero tampoco a tu amante. Es complicado, pero es algo que sucede. Sin ir más lejos, tenemos un caso que ha copado los medios del corazón durante el último mes: la relación secreta, de ocho años de duración, entre María Lapiedra y Gustavo González.

Si ambos estáis de acuerdo en las condiciones, y sabéis cuál es vuestro lugar en la vida del otro, tu pareja nunca tendrá por qué enterarse.

2) Buscarse un amante con pareja

Lo perfecto es que tu amante tenga pareja formal, como tú. Así los dos tendréis algo valioso que perder si el affaire sale a la luz. La relación está más clara cuando ambos jugáis bajo las mismas reglas. Además, así os comprenderéis mutuamente. Si nunca has tenido un amante, puede que no lo sepas, pero es bastante duro mantener dos relaciones a la vez, querer a dos personas. Una te aporta una cosa, y la otra te proporciona otras. Ambas son compatibles, pero sabes que no puedes elegir una sola. Por eso mantienes ambas a la vez. Hasta que la bomba estalle, de una forma u otra: esa relación extramarital no va a durar siempre. De hecho, lo mejor es que no se alargue demasiado en el tiempo o acabarás como Picasso: dejando a tu pareja por tu amante, para luego volver a dejar a tu pareja-examante por una nueva amante, y así. El que es infiel, lo es siempre, no lo olvides nunca.

Si a alguien tienes que ocultarle cosas es a tu pareja. Lo mejor es que tu amante sepa que mantienes una relación formal con otra persona

3) Que pertenezcan a mundos distintos

Tu amante y tu pareja no deben conocerse. Lo haría todo mucho más turbio. Al final, tu amante se convertirá en tu amigo, tu confesor, tu apoyo, así que es inevitable que acabes hablándole de tu marido o mujer, pero lo recomendable es que no des demasiados datos. No porque el otro vaya a volverse loco y a contárselo, pero cuanto más seáis sólo dos, mucho mejor para vuestra relación y la que mantenéis con otras personas. Vamos, parafraseando a Maluma, para que seáis felices los cuatro.

Si no se conocen, además, evitaréis situaciones incómodas. Vale que hay individuos como Donald Trump que ven mucho morbo en follarse a las mujeres de sus amigos, pero es demasiado turbio como para que se mantenga en secreto y en el tiempo. Eso no acabará bien de ninguna manera posible.

4) Cuidado con las mascotas

Si no quieres que te pillen, ten mucho cuidado si los encuentros se producen en casa de tu amante. ¿Por qué? Es más que probable que en su hogar haya cabellos suyos (por mucho que limpie) y que las almohadas, el sofá o el aroma del apartamento en general huelan a él o a ella. Por ello, revísate siempre antes de salir. Y si el susodicho tiene mascotas, como gatos o perros, tienes que estar más alerta aún. Un amigo nos contó hace poco que su ahora exmujer le pilló porque un día llegó a casa con la camiseta negra cubierta de pelos de gato. Y claro, la excusa de "cariño es que el del bar ha adoptado a un minino" no sonó muy creíble.

Lo más probable es que tu affaire tenga algún utensilio para retirar los pelos de las mascotas. Pásatelo antes de salir si no te cambias de ropa. O hazte con uno y pásalo por las prendas cuando llegues a tu casa. También sirve un trapo húmedo. Y no cometas el error de principiante de pensar que con meterlo a la lavadora se irán los pelos, porque no es así: se quedarán impregnados en la ropa aunque la laves.

5) Ducharse bien, pero no con jabones ajenos

Si te vas a duchar en casa de tu amante ten cuidado con los productos que usas. Sobre todo si eres hombre y estás engañando a una mujer. Ellas, con los olores de los cosméticos, son más perspicaces que ellos. Si utilizas un gel que no es el de casa, o un champú diferente, lo olerá y tendrás que dar más de una explicación. No obstante, una buena excusa es decir que es el del gimnasio.

6) Las quedadas, solo entresemana

Lo mejor es que durante los fines de semana no quedes con tu amante, pues tendrás que dar demasiadas explicaciones y corres el riesgo de que te pillen. Convivas o no con tu pareja, los viernes, sábados y domingos es mejor pasarlos con esta o dedicarlo a los amigos. En estos días, la gente sale de su zona de confort, y puede que en "vuestro bar secreto" te encuentres a la mejor amiga de tu mujer, que ha quedado con unos conocidos que viven por la zona.

A diario, todo el mundo suele tener la misma rutina, por lo que si tu pareja todos los martes, por ejemplo, tiene spinning, el martes que has quedado con tu amante, también tendrá spinning. Siempre se trata de reducir los riesgos.

Ten mucho cuidado si los encuentros se producen en casa de tu amante. Es más que probable que en su hogar haya pelos suyos o de sus mascotas

7) No ser regular en los encuentros

Quedar entre semana, sí, pero no siempre los mismos días. Si te ves con tu amante todos los jueves, por ejemplo, acabarían pillándote seguro. Conocemos un caso real. Ella tenía todos los martes una "salida de chicas", y la mayoría de esas noches se quedaba a dormir en casa de una compañera. Al final él comenzó a dudar y un día la siguió. Sorpresa: estaba con su amante. Lo suyo es que no tengas rutinas.

8) Esto no es un truco

No somos nadie para decirte lo que está bien ni lo que está mal. Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo y con su vida, con quien quiera, siempre y cuando no haga daño a terceras personas. Si consideras que no estás hiriendo a nadie, ni siquiera a ti mismo, adelante. Si hay un atisbo de duda acerca del sufrimiento personal o ajeno, te recomendamos que pienses bien las cosas antes de hacerlas, pues puedes perder todo en un segundo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios