Relaciones secretas: Cómo ligar con alguien de la oficina sin que te pillen: las tácticas definitivas. Noticias de Alma, Corazón, Vida
Romances complicados

Cómo ligar con alguien de la oficina sin que te pillen: las tácticas definitivas

Salir con compañeros de trabajo puede afectar a la opinión del resto de la plantilla sobre tu profesionalidad. Claro que si sigues estos pasos pueden no enterarse nunca

Foto: 'Firma aquí para lo de la hipoteca, cari'. Disimulan tan bien que nadie se da ni cuenta. (iStock)
'Firma aquí para lo de la hipoteca, cari'. Disimulan tan bien que nadie se da ni cuenta. (iStock)

Una vez asimilamos que tenemos que reservar al menos siete u ocho horas para dormir, nos damos cuenta de la realidad de nuestro día a día: pasamos más horas en el trabajo que las que dedicamos a nuestra vida personal. Así, nuestros compañeros y jefes son quienes nos rodean de lunes a viernes –con suerte–, con quienes conversamos, comemos, andamos, nos transportamos… Y, claro, una vez más el refranero no se equivocaba en aquello de que 'el roce hace el cariño'.

Lo hemos visto en infinidad de películas: flirteo y tonteo entre dos colegas de profesión que acaba en bodorrio por todo lo alto o en persecuciones, bipolaridad y acoso desmedido si hablamos del género telefilme. De hecho, hay series que realmente sobreviven varias temporadas gracias a los enrevesados romances entre los protagonistas que trabajan juntos. Algo de drama se da, pero no parece que los encuentros furtivos y los besos en los pasillos afecten en absoluto a sus carreras y todos siguen ascendiendo. ¿Y en la vida real? ¿Es tan sencillo sobrellevar un lío con un compañero de trabajo?

Antes de comenzar a planificar vuestro futuro juntos, asegúrate de que los sentimientos que tienes hacia tu colega son mutuos

“Una cosa es lo que ocurre en la cena de Navidad cuando bebes de más y surge el coqueteo con alguien de la oficina, pero empezar una relación sentimental es algo completamente distinto” explica en 'The Daily Mail' la experta en relaciones personales Karen Gately, quien resumen las reglas de oro que debes seguir si quieres salir ileso de tu romance extraprofesional sin que afecte a tu carrera y relaciones laborales.

Esto... La mesa es de cristal y os están viendo, pareja. (iStock)
Esto... La mesa es de cristal y os están viendo, pareja. (iStock)

¿Esto va en serio?

“Antes de comenzar a planificar vuestro futuro juntos, asegúrate de que los sentimientos que tienes hacia tu colega son mutuos”, advierte Gately. No es lo mismo un coqueteo furtivo en una cena de empresa que, por qué no, podría acabar en un encuentro carnal de una sola noche, que un interés sentimental hacia alguien. Teniendo en cuenta que vas a pasar la mitad de las horas de tu vida en el mismo entorno que esa persona, es mejor que mantengas la cabeza fría y sepas discernir entre un cariño de compañero y el inicio de una relación.

Una cosa es lo que ocurre en la cena de Navidad cuando bebes de más, pero empezar una relación sentimental es algo completamente distinto

Las rupturas y problemas sentimentales dentro del entorno laboral, además de incómodas, podrían poner en peligro tu puesto: “Salir con demasiadas personas del trabajo e incluso inmiscuirse en una relación extramarital afecta a la opinión del resto de compañeros sobre tu profesionalidad y capacidad para comportarte adecuadamente”. No seas un 'fresco' o 'fresca' y comienza tu romance con pies de plomo.

Coordinar horarios discretamente

Venga, ya es seguro: os gustáis y vais a intentarlo. O, cuando menos, quedar alguna vez más para seguir conociéndoos. Claro que no es buena idea que os vean salir de la manita cada día. Lo ideal sería que tuvieseis un mismo horario para poder alegar que 'como vivís cerca' os va fenomenal realizar el recorrido de vuelta a casa en compañía. Si las circunstancias son menos favorables para que cuele la idea de que de pronto sois vecinos, no os esperéis en la oficina haciendo cualquier tarea improvisada que no sirva para nada o comenzarán a sospechar.

No te fíes, se lo soltarán al jefe casi seguro. (iStock)
No te fíes, se lo soltarán al jefe casi seguro. (iStock)

Cuidado con las miraditas

La clave está en saber disimular. ¿Nunca te has fijado en la expresión de flirteo máximo que ponen algunos compañeros cuando están hablando, ya sea vía 'chat' o en persona, con alguien que les gusta? Pues es la misma que pones tú, y si seguís con el tonteo, las palabras clave y bromas que solo entendéis vosotros o de pronto evidenciais que tenéis demasiadas cosas en común, se van a dar cuenta.

Evita alterar a la plantilla

La inmensa mayoría de las relaciones pasan por altibajos, pero cuando uno no tiene la suerte de poder desconectar de sus problemas de pareja al menos durante la jornada laboral, las tensiones están más a flor de piel que nunca.

Si tu romance de oficina da un giro a peor, deberías barajar la idea de que algunas personas podrían utilizar cualquier vía disponible para vengarse

Pero hay que evitar por todos los medios tener una bronca en la oficina: “No importa lo mal que estéis, la mayoría de la gente se siente incómoda cuando se da una discusión en la oficina, más aún si esta es de pareja. Es importante no permitir que tu romance invada las horas de trabajo, afectando al ambiente laboral o dando pie a que no puedas realizar tu trabajo normalmente”.

El momento 'vamos a poner post-its con tareas absurdas' es ideal para acercaros un poco. (Corbis)
El momento 'vamos a poner post-its con tareas absurdas' es ideal para acercaros un poco. (Corbis)

No seáis 'babosos'

“Las demostraciones públicas de afecto y un coqueteo manifiesto rara vez se reciben bien entre el resto de empleados y jefes”, advierte la experta. Lo de mandar flores y tarjetas es todo un detalle, pero no cuando os veis a diario dentro y fuera del trabajo. Ante todo, sé profesional. Por suerte para tus compañeros, no vas a la oficina a hacerte carantoñas con tu 'amorcito', vas a trabajar: deja el magreo y las muestras de cariño para vuestro tiempo libre y si decides tener un gesto especial, tenlo también para otros colegas para disimular y no hacer excesiva diferenciación.

Ojito con la normativa

“Si bien no hay leyes que regulan de manera específica los romances de oficina, deberías echar un vistazo a la legislación sobre acoso sexual”, explica Gately, quien cree que, si la relación se enturbia, podría jugarnos una mala pasada. En pocas palabras, el acoso sexual es cualquier conducta sexual no deseada que hace que una persona se sienta ofendida, humillada o intimidada, y hay leyes que regulan que estas situaciones no se den en la oficina, en eventos relacionados con el trabajo e incluso entre compañeros fuera del trabajo. “Si tu romance de oficina da un giro a peor, deberías barajar la idea de que algunas personas podrían utilizar cualquier vía disponible para vengarse, y la ley les ampararía”, resume la experta.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios