la sentencia definitiva será en verano

Los cinco vecinos que han puesto contra las cuerdas al aeropuerto de Barajas

En la lujosa urbanización Ciudad Santo Domingo vive un grupo de cinco vecinos que llevan 12 años peleando con Aena en los tribunales. Este verano será la sentencia definitiva

Foto: Aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez.
Aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez.

Se espera para verano. Justo antes de las vacaciones, en junio, o justo después, en agosto, pero la suerte estará echada antes de acabar el año. El fallo definitivo por el impacto acústico de los aviones que operan en la mayor pista del aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez está al caer, y con él, gran parte del futuro de la comunidad que preside Cristina Cifuentes, uno de los principales generadores de riqueza de la capital.

Con esta decisión, se pondrá fin a un largo pleito que se remonta a 2004, cuando 345 vecinos de la Urbanización Santo Domingo, una lujosa colonia perteneciente al municipio de Algete, interpusieron un recurso contencioso-administrativo contra Aena por el ruido que genera el subrevuelo de los aviones cuando estos se aproximan a la pista 18R/36L.

Más de una década después, y tras varios millones invertidos por Aena en insonorizar viviendas, solo cinco vecinos continúan con el proceso, una suerte de aldea de Astérix en mitad de las Galias, consiguiendo poner contra las cuerdas al propio Ministerio de Fomento, y por ende a todos los españoles, al lograr que el Tribunal Supremo haya reconocido que el operador aeroportuario vulnera su derecho fundamental a la intimidad domiciliaria por el ruido de las aeronaves.

Protesta de los vecinos de la urbanización Santo Domingo. (Fuente: Asociación Ruido de Aviones)
Protesta de los vecinos de la urbanización Santo Domingo. (Fuente: Asociación Ruido de Aviones)

Sin embargo, esta sentencia nunca ha llegado a aplicarse. Y eso que la primera vez que el Alto Tribunal se pronunció en favor de los vecinos fue en 2008, fallo que tras varios recursos, autos y sentencias, llevó al Tribunal Superior de Justicia de Madrid a declarar, en diciembre de 2014, que Aena no había ejecutado el fallo del Supremo y a imponer una reducción del 30% del número de sobrevuelos sobre Ciudad Santo Domingo.

Esta decisión no ha terminado de satisfacer a ninguna de las partes, ya que mientras Aena considera que ha tomado las medidas necesarias para que cesara el ruido, con acciones como la insonorización de viviendas, los vecinos tampoco han visto alcanzado su objetivo del cierre de la pista. Y ambas partes están ahora pendientes del fallo definitivo del alto tribunal, un pronunciamiento que pondrá fin a una década de 'culebrón' legal, pero cuyo último capítulo podría suponer un duro revés para la economía madrileña.

Los últimos de Santo Domingo

En los cuarteles generales de Aena no pueden evitar sorprenderse el éxito alcanzado por estos cinco vecinos en los tribunales, ya que, a pesar de tratarse de profesionales acomodados -Santo Domingo está considerada una urbanización de lujo-, no puede olvidarse que se han enfrentado al mismísimo aparato del Estado, porque Aena era cien por cien pública hasta hace apenas un año, y tras su salida a bolsa, el Estado, a través de Enaire, sigue controlando el 51% del capital.

El éxito alcanzado por los cinco demandantes ha despertado desde todo tipo de sospechas, como conexiones con pesos pesados del mundo de la Justicia, hasta la más absoluta incredulidad, al ver como estos cinco ciudadanos han declinado todas las alternativas que les ha ofrecido la compañía y se han mantenido todo el tiempo firmes en sus demandas.

El problema al que se enfrenta ahora el operador, y al que probablemente nunca pensó que llegaría, es que si la Justicia vuelve a fallar en favor de los vecinos, va a sufrir un impacto directo en sus números, que ahora, al tratarse de una empresa cotizada, tienen impacto directo en bolsa. Pero los damnificados serán muchos más, como ya han advertido desde las organizaciones empresariales, debido a que Barajas es uno de los grandes generadores de riqueza del país, y desde compañías aéreas como Iberia y Air Europa.

Aena salió a bolsa hace un año.
Aena salió a bolsa hace un año.

Las cifras que baraja el operador aeroportuario hablan de que podrían perderse más de 70 millones de pasajeros desde la ejecución de una hipotética sentencia en su contra y hasta 2030, lo que tendría un impacto directo en el empleo de la región, ya que se estima que dejarían de crearse 14.000 puestos de trabajo, mientras que en toda España se podrían ver afectados unos 42.000 empleos.

La pista de la discordia

La pista 18R/36L es la más larga de Barajas y por la que despegan los grandes aviones con destinos de largo recorrido, que son los que mueven mayor volumen de pasajeros y carga. Si se reduce en un 30% sus operaciones, siempre según los cálculos de Aena, se verían directamente afectadas las conexiones con Latinoamérica, que representan una cuarta parte de todas las operaciones del aeropuerto.

El presidente de Aena, José Manuel Vargas Gómez. (EFE)
El presidente de Aena, José Manuel Vargas Gómez. (EFE)

Los gestores de Barajas pudieron comprobar hace apenas un año, entre el 17 de abril y el 16 de mayo, las consecuencias del cierre de esta pista. En esas fechas, estuvo inoperativa por labores de renovación y mejora y, aunque se trató de un ajuste de capacidad ya previsto y, por tanto, se había acompañado de una organización 'ad hoc' del tráfico, tuvo importantes consecuencias.

El índice de puntualidad cayó un 15,5% de media, llegando al 33,5% en horas punta, lo que provocó que el número de operaciones afectadas por demoras, tanto de llegadas como de salidas, fuera de 5.657, cinco veces más de lo habitual. Incluso hubo un día, el pasado 4 de mayo, en que se tuvieron que desviar seis vuelos por congestión.

Si finalmente Aena pierde la batalla, vería limitadas a 14.000 las operaciones que podría realizar cada año sobre la polémica pista en su configuración sur, frente a las 20.730 que realizaba en 2004, año en que comenzó el conflicto y que se tomó como referencia para dictar el fallo de reducir un 30% las operaciones. Además, un pronunciamiento en su contra llegaría en un momento en el que, después de la crisis vivida en los últimos tiempos, el aeródromo había vuelto a tomar altura, lo que supondría cortarle las alas en pleno vuelo.

En 2015, Barajas registró 366.605 movimientos, un 7% más que en el año anterior, con una capacidad máxima de operación de 100 movimientos por hora que podrían llegar a 120 operando las cuatro pistas, objetivo que Aena tiene en su hoja de ruta para convertir Barajas en uno de los grandes 'hubs' internacionales, tras cerrar el pasado ejercicio como el quinto aeródromo de Europa. Un destino de largo recorrido que puede ver frustrado su vuelo por 'los cinco de Santo Domingo'

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios