y llegar a los 100 años

Cómo adelgazar con los secretos de la dieta japonesa

El régimen nipón se fundamenta en el arroz, la verdura y el pescado. Además de la gastronomía, se pueden adoptar sus hábitos de vida saludables como la meditación

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Occidente lleva tiempo poniendo su mirada en las tradiciones asiáticas, en la búsqueda y captura de técnicas novedosas que permitan mejorar la salud y el bienestar. Dos claros ejemplos son el tai chi y el yoga, dos disciplinas que cada día tienen de más adeptos.

Cuando se trata de adelgazar y perder peso, confiamos la tarea a soluciones y trucos, más o menos comprobados, científicos o pseudocientíficos, que colman los portales de Internet, las estanterías de las librerías y las gurús de Instagram. ¿Qué ocurre, sin embargo, si echamos la mirada a lo que se propone también en este campo desde el extremo oriente?

En Japón la gente vive mucho más tiempo: las estadísticas están ahí. Y la clave no está solo en su dieta, que es fundamental gracias a delicias como el teriyaki o el sushi sino también en sus hábitos de vida. A pesar de ser una población muy orientada al trabajo, saben disponer de estrategias para descansar, disfrutar de la naturaleza, practicar la relajación y asumir pequeños cambios saludables de vida en su día a día.

Dedica al menos 20 minutos a consumir cada plato, pues de este modo el estómago tiene tiempo para sentirse lleno

Tampoco es habitual ver gente obesa en este país. De hecho, solo tiene un 3,5% de obesidad entre la población adulta. Es de lejos la nación desarrollada con el índice más bajo. Detrás del éxito nipón está un gobierno comprometido en sus políticas contra el sobrepeso y que invierte recursos sustanciales en programas de nutrición y educación para la salud, además de leyes específicas. Todas estas medidas forman parte de una campaña nacional para la promoción de la salud llamada Salud Japón 21.

Buena alimentación

Los japoneses siempre consumen alimentos frescos y en porciones reducidas. Los platos se cacterizan por la calidad y no por la cantidad. Es decir, nada de comida industrial o alimentos preparados que calentar en el microondas, nada de harinas refinadas o comidas grasas: solo alimentos naturales. Comen muy poca carne, en comparación con la dieta occidental. Además, los productos lácteos están casi ausentes en una dieta tradicional japonesa. Estos dos productos alimenticios con alto contenido de grasa son los responsables de gran parte de la ingesta diaria de calorías en Occidente.

Los cereales son la base de la alimentación de esta tierra de arrozales y por ello son considerados uno de los cinco tipos de platos estrella –junto a las verduras, el pescado, las carnes (en menor cantidad), la leche y las frutas– que no deben faltar en un menú nutricional equilibrado, de acuerdo a las directrices del gobierno nipón. La comida más importante del día es el desayuno: inician el día con unos platos muy variados que incluyen vegetales, arroz, sopas, huevos y la bebida imprescindible, té verde.

Forma de comer

La forma de comer es muy importante: despacio y saboreando todo. Se degusta cada bocado sin prisas disfrutando al máximo de los platos. Jamás se llega al empalago, se esmeran en la presentación y en el juego visual de los alimentos.

A pesar de ser una población muy orientada al trabajo, disponen de estrategias para descansar, relajarse y asumir pequeños cambios saludables

Existe un control exsahustivo de las porciones. Por la manera en que se presentan, con tres o cuatro platos, las comidas japonesas dan la impresión de ser más grandes de lo que son. Al menos uno de los platos será bajo en calorías. En la cocina occidental, el estilo es usar un plato grande repleto de comida. Un típico plato de sushi contiene unas 300 calorías. El promedio en un plato de comida en Occidente puede ser de 500 calorías más que este.

Disminuir el ritmo al comer le permite a tu cerebro advertir cuándo te sientes satisfecho. La manera apresurada de comer en nuestro país a menudo significa hacerlo en exceso. Los japoneses se dan cuenta más fácilmente de cuándo están llenos porque usan palillos, una manera de tomarse más tiempo para comer. Dedica al menos 20 minutos a consumir cada plato, y de este modo el estómago tiene tiempo para sentirse lleno.

healthy green tea cup with tea leaves
healthy green tea cup with tea leaves

Sugerencias

Para desayunar puedes tomar una mandarina, una taza de té verde y otra de caldo de miso. ¿Mi - qué? No te preocupes, no es tan difícil de cocinar como parece. Los ingredientes como este puedes encontrarlos en tiendas especializadas. Se trata de una sopa típica para tomar a primera hora, ideal gracias a la gran cantidad de energía y pocas grasas que nos aporta. Se compone de caldo de bonito, tofu, algas, miso (pasta aromatizada hecha de soja) y una cebolleta.

Para comer puedes tomar algo de sushi, una sopa de fideos y setas y de postre una manzana y té verde. Para cenar, un surtido de sashimi: un plato de diferentes tipos de pescados acompañados de soja y wasabi (cuidado no te pases que pica mucho), un bol de arroz integral, una naranja y, por supuesto, té verde.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios