¿Qué países implica? ¿tiene que ver con Lava Jato?

Corrupción y obras: preguntas para entender el caso Odebrecht y su relación con España

Hay quienes definen al caso como uno de los mayores casos de corrupción del mundo. Aquí van algunas claves para entender los entramados de esta enorme red de sobornos

Foto: Manifestación contra la impunidad de Odebrecht y de los políticos sobornados en Lima, Perú, este enero. (Reuters)
Manifestación contra la impunidad de Odebrecht y de los políticos sobornados en Lima, Perú, este enero. (Reuters)

Odebrecht, Lava Jato, Brasil y Estados Unidos. Todos elementos de un solo caso, el ‘caso Odebrecht’. El alcance de este escándalo de corrupción es tal que hay quienes lo definen como el mayor del mundo. Incluye a países normales y corrientes, paraísos fiscales, políticos, funcionarios, intermediarios y miles de millones de dólares. Dinero negro que se intentó lavar incluso pasando por España.

Estas son algunas claves para no perderse en esta enorme red.

¿Qué es Odebrecht y qué ha hecho?

La constructora Norberto Odebrecht es una empresa brasileña con 70 años de historia. Es uno de los gigantes del sector a nivel mundial y emplea a 128.000 personas. Sus últimos ingresos brutos alcanzaron los 107.000 millones de reales (31.000 millones de euros - los de ACS fueron 34.000 millones, sirva la cifra para hacerse una idea del tamaño).

En diciembre de 2016, la Corte Federal de Nueva York ha presentado una demanda (aquí el documento original) contra Odebrecht. Le acusa de haber pagado, entre 2011 y 2016, al menos 788 millones de dólares en sobornos a políticos y funcionarios de 12 países. Se trata de Angola, Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela. Aunque el caso haya tenido alcance mundial, todo empezó en Brasil, como explicamos más abajo.

Estos negocios habrían generado unos beneficios de 3.336 millones de dólares para Odebrecht, según la investigación.

¿Para qué pagaba sobornos?

Básicamente para garantizarse la adjudicación de determinadas obras. Por ejemplo, en Panamá habrían sobornado funcionarios con 59 millones de dólares para obtener obras por 175 millones entre 2010 y 2014. Entre ellas, se encuentra la Línea 1 del Metro de Panamá.

Ese dinero sirvió, además, para financiar los gastos de las campañas electorales en Brasil (la de Dilma Russeff), El Salvador (donde habría ayudado a Mauricio Funes, presidente entre 2009 y 2014), República Dominicana (Danilo Medina, actual presidente), Venezuela (Hugo Chávez) y Panamá (donde habrían 'untado' al presidente Martinelli). Esto, al menos, según contaron los directivos de la misma Odebrecht. El caso está teniendo serias consecuencias en las clases políticas de todos estos países.

Los guatemaltecos se han manifestado en contra de los políticos nacionales implicados en los sobornos de Odebrecht.
Los guatemaltecos se han manifestado en contra de los políticos nacionales implicados en los sobornos de Odebrecht.

¿Tiene algo que ver con el 'Lava Jato'?

Sí, tiene que ver con el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil. El caso ‘Lava Jato’ (literalmente, lavado a presión) se hizo público en marzo de 2014. El Fiscal que abrió el caso acusaba a los directivos de la empresa pública brasileña Petrobras de haber aceptado sobornos para, a cambio, adjudicar obras -con pingües sobreprecios- a determinadas empresas.

Aunque se desvelaron solo a finales de 2016, ya en aquel momento se lanzaron investigaciones desde Estados Unidos sobre posibles sobornos pagados por Odebrecht. Empezando desde Brasil, se llegó a los doce países citados más arriba. Las dos investigaciones están conectadas de forma más o menos directa dependiendo de la presencia de la constructora brasileña en cada país. En Perú, por ejemplo, hay dos comisiones que investigan ambos casos y que ya están trabajando de forma conjunta.

¿Qué pinta España en todo esto?

Como contamos en El Confidencial, la Fiscalía Anticorrupción española lleva ya un año investigando a tres empresas españolas para descartar o confirmar su participación en la red de sobornos de Odebrecht. Se trata de Acciona, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) e Isolux. Las dos primeras consiguieron adjudicaciones en colaboración con la brasileña: FCC participó en un 50% en el grupo que consiguió los trabajos de realización de la Línea 1 del Metro de Panamá, mientras que Acciona trabajó con Odebrecht en la realización de la metropolitana de Quito, en Ecuador.

Isolux, por su parte, tenía la sede de su división de infraestructuras en Sao Paulo, en Brasil, y podría haber trabajado contratada por Odebrecht. Además, la Policía brasileña detuvo al máximo responsable de Isolux en el país el pasado mes de septiembre por haber pagado sobornos para conseguir contratos de Petrobras.

En España, además, tenía sede una empresa que el abogado Rodrigo Tacla utilizó para repartir fondos a sociedades offshore ligadas a diferentes políticos de los países al centro de la trama, como revelamos en este periódico.

También hay una relación más tangencial, pero igual de turbia. Se trata de la empresa pública Defex, investigada también por Anticorrupción y al centro de una red de desvío de dinero. Según publicó El Mundo, Defex pagó a un implicado en los sobornos de Petrobras por el contrato que la compañía española tenía en Brasil, en Porto Sudeste. La policía española que se desviaron unos 10 millones para pagar a políticos locales.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios