AUMENTA LA DESIGUALDAD ENTRE RENTAS

Los beneficios empresariales se comen a los salarios en el reparto de la tarta nacional

La crisis, y sus consecuencias sobre el empleo y los salarios, además de la productividad y las nuevas tecnologías, han provocado cambios estructurales en el reparto de la renta.
Foto: (Corbis)
(Corbis)

La crisis ha dejado un efecto devastador sobre el empleo, pero también sobre el reparto de la tarta nacional. Es decir, el producto interior bruto que cada año es capaz de generar la economía española. Lo acaba de poner negro sobre blanco la Contabilidad Nacional que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE), y que revela que desde el comienzo de la crisis las rentas salariales han perdido 2,8 puntos de PIB en el reparto de la riqueza nacional (unos 28.000 millones de euros). Por el contrario, los beneficios empresariales han ganado 0,9 puntos (unos 9.000 millones).

Como consecuencia de ello, el peso de los salarios en el PIB -509.894 millones- ha caído hasta el 47,2% en el último trimestre del año. Por su parte, el excedente bruto de explotación -460.156 millones- representa el 42,2%. Eso supone una diferencia de cinco puntos, cuando al estallar la crisis financiera la distancia en favor de los salarios era equivalente a 8,7 puntos.

El mayor avance se ha producido en los impuestos sobre la producción y las importaciones -el peso del Estado en la reasignación de recursos-, que han ganado 1,8 puntos, hasta representar el 10,6% del PIB. En total, 111.140 millones de euros.

El desigual reparto de la riqueza, en todo caso, no tiene que ver solo con la crisis. También durante la recuperación se ha consolidado esta tendencia. De hecho, los datos de la Contabilidad Nacional muestran que mientras la remuneración por asalariado a precios corrientes (con inflación) está creciendo a un ritmo anual del 0,9% (cuarto trimestre de 2015), los beneficios empresariales están aumentando un 3,5%. Los impuestos, incluso, están creciendo nada menos que un 7,3% debido a la mayor actividad y el ensanchamiento de las bases imponibles.

Fuente: INE.
Fuente: INE.

La causa de este desigual reparto de la crisis tiene que ver, fundamentalmente, con el desplome del empleo, pero también con la moderación salarial, que ha sido más intensa que en el caso de los beneficios empresariales (incluidos los trabajadores por cuenta propia), tal y como pone de manifiesto la Contabilidad Nacional. "En el caso de las rentas salariales, el descenso se produjo cuando empezaron a aplicarse los ajustes, toda vez que durante los primeros trimestres de la crisis siguieron ganando peso en el reparto de la tarta nacional". Por el contrario, los beneficios empresariales, se vieron afectados más rápidamente por las consecuencias de la recesión.

Salarios y nuevas tecnologías

No se trata de un fenómeno reciente. Y ni siquiera se trata de una cuestión estrictamente española. La aparición de nuevos competidores procedentes de los países emergentes (China o India) ha reducido en el peso de los salarios en todos los países desarrollados. A mediados de los ochenta, por ejemplo, las nóminas llegaron a suponer más del 57% del PIB, unos 10 puntos más que ahora, cuando el número de asalariados era significativamente inferior al actual. Como explicó el economista Samuel Bentolila en este trabajo publicado por el blog 'Nada es Gratis', tampoco hay que olvidar que a medida que las nuevas tecnologías “han hecho que el capital productivo (las máquinas) sean más baratas y eficientes, las empresas han estado sistemáticamente reemplazando trabajo por capital”.

El nuevo reparto de la tarta, por lo tanto, parece indicar que la mayor parte de las ganancias de productividad de los últimos 40 años ha ido a parar a manos del capital, y eso se refleja en el excedente bruto de explotación, que incorpora también las rentas mixtas (pequeños empresarios individuales).

La aparición de nuevos competidores procedentes de los países emergentes (China o India) ha reducido en el peso de los salarios en los países desarrollados

Un informe del Consejo Económico y Social (CES) muestra que la pérdida de peso de la remuneración de asalariados respecto del PIB tiene que ver por entero con la disociación entre el crecimiento de la productividad por ocupado y la remuneración media por asalariado. Este comportamiento, sostiene el estudio, es de carácter estructural, y tiene mucho que ver con el patrón de crecimiento de la economía española, “muy centrado en sectores de baja productividad, de escaso valor añadido e intensivos en mano de obra poco cualificada, como la construcción y algunos servicios (comercio y hostelería, particularmente)”. En estos sectores, es donde se ha concentrado la creación de empleo temporal con salarios inferiores al promedio, en buena medida ocupados por inmigrantes, mujeres y jóvenes con poca cualificación.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC