La hora ideal para perder peso o para mazarte

El mejor momento del día para hacer deporte, según lo que busques

'Yo es que voy al gimnasio cuando puedo', pues cuidado porque puede que ese no sea el instante ideal para ti. Varía según hagas deporte para adelgazar, muscularte o mejorar tu resistencia

Foto: Ella ya conoce su hora mágica para ponerse manos a la obra y así está de estupenda. (iStock)
Ella ya conoce su hora mágica para ponerse manos a la obra y así está de estupenda. (iStock)

Como en tantas otras cosas en la vida, encontrar el momento adecuado es fundamental para que la vida nos sonría o, al menos, nos trate un poco mejor. Igual que sabes a qué hora del día es mejor comentarle a tu jefe que necesitas unos días libres o conoces el instante ideal para comentarle a tu pareja que te has gastado el presupuesto del mes en un absurdo robot que baila y dice cosas y no se puede devolver, hay que saber encontrar el hueco correcto para hacer deporte, porque no tiene los mismos resultados hacerlo a primera o última hora del día.

Diferentes investigaciones centradas en el estudio de los ciclos circadianos han tratado de determinar cuál es el momento exacto del día en el que podemos optimizar al máximo nuestro entrenamiento. Y, pese a que en un principio creían que dependería del tipo de deporte que realizásemos, parece que la hora feliz a la que somos más fuertes, rápidos y flexibles es a las cinco de la tarde.

¿Por qué? Los expertos explican que este es el instante del día en el que la temperatura corporal está en su punto más alto. “Al menos así lo es para las personas que se despiertan en torno a las 7 de la mañana y se acuestan a las 11 de la noche”, explica Roberto Refinetti, redactor jefe de 'Journal of Circadian Rhythms'. Así que si tu horario comienza una hora antes o una después sólo tienes que ir sumando o restando para encontrar tu momento 'fitness'. Y notarás la diferencia.

La hora de maximizar tu entrenamiento

Nuestros relojes biológicos vienen determinados por los mencionados ciclos circadianos: aquellos cambios fisiológicos, mentales y de comportamiento que siguen un ciclo de aproximadamente 24 horas y que vienen dictados principalmente por los cambios en la luz del medio que nos rodea.

Así, cada hora del día tiene efectos diferentes en nuestro rendimiento físico y mental. En general, a primera hora nuestra presión arterial y frecuencia cardíaca es más baja, por lo que no nos encontraremos en nuestras condiciones óptimas para hacer grandes esfuerzos físicos. Hay que esperar unas horas para que el cuerpo esté en marcha y preparado para ejercitarse al máximo. “La tarde y la noche son los momentos del día más propensos para establecer nuevas marcas personales e incluso batir récords del mundo”, asegura Amy Roberts en 'Men's Fitness'.

No hay una hora bruja universal, pero los expertos aseguran que según cual sea tu meta sí que existe un momento ideal para practicar deporte

Claro que no todos perseguimos los mismos objetivos con nuestro entrenamiento. Hay quienes van al gimnasio porque quieren adelgazar, quienes quieren ponerse como un Thor o simplemente los que buscan agotarse para ser capaces de conciliar el sueño. Lamentablemente, no hay una hora bruja universal, pero los expertos aseguran que según cual sea tu meta sí que existe un momento ideal para practicar deporte.

'Tres, dos, uno... Ale, ya puedo empezar'. (iStock)
'Tres, dos, uno... Ale, ya puedo empezar'. (iStock)

1. Para bajar de peso

Si tu idea es perder algún kilo, seguir una dieta estricta desde tu inamovible sedentarismo no te servirá de nada: tienes que moverte. ¿Cuándo? Aunque te de toda la pereza del mundo, los especialistas recomiendan que lo hagamos antes de desayunar. El momento justo entre la cena y la primera comida del día es el mejor para quemar más grasas y frenar el apetito durante el resto el día.

2. Para muscularte

Para conseguir que tus músculos se desarrollen debes ponerte a hacer pesas a media mañana, el momento del día en el que los niveles de testosterona en sangre están más altos. Ya, a esa hora estás en la oficina. No pasa nada: los expertos aseguran que también tenemos picos en los que desarrollamos con mayor facilidad nuestra fuerza muscular por la tarde, aproximadamente cuando terminamos la jornada laboral. Un pequeño truco para ponernos cachas más rápido es tomarnos un aperitivo que contenga unos 30 gramos de proteínas antes y después del entrenamiento.

3. Para practicar 'running'

Para los aficionados a las carreras no hay una hora perfecta. Pero no os pongáis tristes porque la suerte es que tenéis libertad de horarios. La clave de salir a correr es adaptarnos al recorrido, ir aumentando el tiempo de carrera y mejorar la resistencia, por lo que lo mejor es programar el entrenamiento siempre a la misma hora del día. Quizás te resulte útil salir temprano por aquello de que las carreras oficiales suelen organizarse por las mañanas, para estar acostumbrado.

4. Para una sesión de estiramientos

Si tu objetivo es realizar ejercicio para relajarte, estirar tus músculos y articulaciones y acabar con los molestos dolores de espalda y cuello derivados de tu vida sedentaria, el pilates o el yoga serán la mejor opción. ¿Cuándo practicarlos? Hacia el final de la jornada es el momento ideal ya que nuestra temperatura corporal está lo suficientemente alta y los músculos están más flexibles. Si encima lo hacemos justo antes de retirarnos a casa para cenar e ir a la cama, además de mejorar nuestra elasticidad y fortalecer la musculatura, nos relajaremos y eliminaremos el estrés acumulado.

5. Para ir a la cama (y conseguir dormir)

“Cualquiera que tenga en mente ponerse en forma, debe tener en cuenta que la calidad del sueño es esencial para la reconstrucción y recuperación muscular”, advierte Roberts. La mayoría de los expertos coinciden en que si lo que queremos es dormir a pierna suelta lo mejor es realizarlo por la noche, pero nunca hacer ejercicio intenso dos horas antes de dormir porque esto nos activará y pondrá alerta, y a ver quién nos duerme así de espabilados. Si optamos por un entrenamiento relajado o moderado no hay problema, pero si son ejercicios vigorosos procura hacerlos tres horas antes de acostarte, y notarás como caes profundamente en un sueño profundo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios