ANÁLISIS DE LA SÉPTIMA TEMPORADA

Llega la final de 'Masterchef': ¿estamos ante la peor edición de su historia?

La séptima temporada del 'talent show' culinario de TVE pasará a la historia por el bajo nivel de los concursantes, primando el 'reality show' por encima de las aptitudes

Foto: El jurado, con el trofeo de 'MasterChef'. (TVE)
El jurado, con el trofeo de 'MasterChef'. (TVE)

"Eva González se va a 'La Voz' y 'La Voz' llega a 'MasterChef". Así podría haber sido el titular antes del arranque de la séptima edición del 'talent show' culinario de TVE, ya que, en su afán por sorprender y atrapar a los espectadores, 'MasterChef' daba una vuelta de tuerca a su mecánica al separar a sus concursantes en tres equipos diferentes, cada uno capitaneado por uno de sus jueces, que ejercería de mentor a lo largo de la temporada.

['Masterchef 7' ya tiene a sus finalistas tras una severa semifinal de vanguardia]

Así, y como viene siendo habitual, la primera entrega del programa fue la última fase de casting, con la particularidad en esta ocasión de que Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera fueron dando su voto para, en un primer momento, saber si el aspirante estaba dentro del concurso y, una vez obtenido el pase, era el propio participante el que decidía con que juez irse.

El público respondió ante esta novedad, llevando al espacio de TVE a su mejor estreno histórico en cuota de pantalla con un 21%, debido también a su emisión más tardía, lo que se traducía en 2.176.000 espectadores pendientes del programa hasta cerca de las 02:00 horas de la madrugada. Sin embargo, igual que sucedió con la nueva mecánica, el seguimiento del público comenzó a diluirse con el paso de las galas hasta el punto de que esta séptima temporada concluirá con el dudoso honor de ser la edición menos vista de la historia del programa en su versión clásica, con 4 puntos menos de share y una pérdida de cerca de 800.000 seguidores respecto a la pasada temporada.

Aspirantes de 'Masterchef 7'. (TVE)
Aspirantes de 'Masterchef 7'. (TVE)

Nivel bajísimo en la competición

Con un total de 16 temporadas emitidas entre las tres versiones del formato, muchos podrían pensar que este notable descenso en el seguimiento de 'MasterChef' puede deberse al desgaste típico de un programa con tantas ediciones a sus espaldas, pero la lectura que sus responsables debieran estar haciendo de estas cifras debería de ir más allá. Sin bien es cierto que 'MasterChef 7' ha tenido que cocinar contra el fenómeno 'Supervivientes', algo a lo que ya sobrevivió en anteriores ocasiones, la clave de su bajo estado de forma parece tener más que ver con el nivel de sus concursantes.

No hay que ser un experto en la materia para darse cuenta de que estamos ante la edición con el peor nivel entre los participantes, siendo Aleix el claro favorito al triunfo desde la primera entrega dada su destreza, riesgo y conocimientos culinarios. El resto de aspirantes han dejado evidencias, semana tras semanas, de no estar a su altura, pese a que gente como Teresa y Aitana han mejorado a pasos agigantados conforme ha avanzado la temporada.

El bajo nivel en las pruebas: desde únicamente freir diferentes alimentos a elaborar bocadillos, hacer croquetas o menestras de verduras

La organización no ha sido ajena a este problema, y prueba de ello son los retos a los que han tenido que enfrentarse en muchas ocasiones, con una poca dificultad que ha dejado en evidencia su nivel: desde una prueba de únicamente freír diferentes alimentos a otra confeccionando bocadillos, pasando por la elaboración de croquetas, menestras de verduras o pollo con boniatos y setas. Cocina básica muy alejada a lo que 'MasterChef' nos tiene acostumbrados.

[Giro inesperado: 'Masterchef' se carga a dos aspirantes de una tacada]

Tanto es así que en la séptima entrega hasta nueve participantes terminaron en la prueba de eliminación dada la catastrofe en la prueba de exteriores. Tan bajo fue el rendimiento de los participantes que dos concursantes fueron expulsados de golpe, algo que solo había sucedido una vez en la edición normal (en la quinta temporada) y otra en 'MasterChef Celebrity'.

La peor prueba de exteriores de 'MasterChef'. (TVE)
La peor prueba de exteriores de 'MasterChef'. (TVE)

Batacazos en exteriores: platos cancelados

A pesar de que, como decimos, muchas de las pruebas requerían poca exigencia para los participantes, si por algo se ha caracterizado (para mal) esta temporada ha sido por ser la temporada en la que más platos no han salido de cocinas dado el desastre en las elaboraciones, el mal control del tiempo o la falta de destrezas por parte de los aspirantes.

[Desastre absoluto en 'MasterChef 7': bronca mayúscula en la peor noche de su historia]

El mayor ejemplo de esto ocurrió en la segunda entrega de la edición, la que pasará a la historia por ser la peor emitida hasta la fecha. Los concursantes la arrancaron con mal pie, con solo dos de ellos logrando presentar algo más o menos similar a lo solicitado, pero la acabaron mucho peor con una prueba de exteriores en la que uno de los equipos no pudo sacar adelante ninguno de los dos platos de los que se encargaba. En su lugar repartieron un tipo de naranjas con el fin de no dejar con hambre a los comensales.

Jordi Cruz: "El helado queda cancelado para evitar una posible salmonelosis. Y porque soy bueno, que podría cancelaros también los buñuelos"

"Va a ser la primera vez en los seis años de 'MasterChef' en que no salga ningún plato de un equipo. Si a la hora no está cada uno de los platos, lo cancelo", decía Jordi poniéndose cada vez más serio con el equipo de Carmen. "El guiso está cancelado. Poneos con el postre, y no os digo más porque no os va a gustar", sentenciaba el juez minutos más tarde. Acto seguido era cancelado el postre, llevando al desastre al equipo. "Comprenderéis el mosqueo monumental que tengo por lo vivido hoy, donde además hay cuatro miembros de mi equipo. Me habéis dejado a la altura del betún", concluía Cruz notablemente cabreado.

['MasterChef' hace historia entre reproches, críticas y riesgo de salmonelosis]

No sería esta la primera ni la última vez que cancelarían un plato, ya que hasta en el penúltimo programa de la temporada Pee se vio obligado a anular un postre dado el pésimo rendimiento del equipo. Pero, sin duda, uno de los casos más llamativos se produjo cuando, en la cuarta entrega, Jordi tenía que cancelar parte del postre por riesgo de salmonelosis: "El helado queda cancelado para evitar una posible salmonelosis por no cocinar el huevo. Y porque soy bueno, que podría cancelaros también los buñuelos, que parecen castañas de lo tostados que están la gran mayoría".

Carlos, el concursante más polémico de 'MasterChef 7'. (TVE)
Carlos, el concursante más polémico de 'MasterChef 7'. (TVE)

Más 'reality show' que cocina

Dado que 'MasterChef' no podía tirar de técnica para conquistar a la audiencia, el programa apostó entonces por aprovechar la vertiente más 'reality show' del mismo, sacando el máximo partido a las diferentes rencillas entre los concursantes, a bronca por entrega.

[El malentendido que ha hecho llorar a Samira en las cocinas de 'Masterchef']

Si en ediciones anteriores el programa utilizó el amor para salpimentar sus recetas, en esta ocasión han sido los enfrentamientos, las pullas, las lágrimas, las zancadillas e incluso algún empujón los que han marcado la competición este año.

El juego "sucio" de Carlos y su enfrentamiento abierto con Valentín serán, con toda probabilidad, lo más recordado de esta mediocre edición

Fundamental en este sentido ha sido Carlos, probablemente el aspirante más competitivo, manipulador y estratega que ha pasado por las cocinas de TVE. Poco importó que sus dotes culinarias fueran palideciendo con el transcurso de la temporada, el participante echaba tanta leña al fuego del espectáculo que solo así se explica que llegase hasta la mismísima semifinal. Su juego "sucio" y su enfrentamiento abierto con Valentín serán, con toda probabilidad, lo más recordado de esta mediocre edición.

[La severa sanción de 'Masterchef' que ha hecho llorar a varios de sus aspirantes]

Dado todo lo anterior, no faltaron, por supuesto, las grandes broncas por parte del jurado, quien se ganó el sueldo no solo a base de gritos, ya que los tres tuvieron que ponerse la chaquetilla para o bien generar contenido y distraer la atención sobre los concursantes, o bien para tratar de sacar adelante varios de los cocinados. Sin ellos, el desastre habría sido todavía más evidente.

Los finalistas de 'MasterChef 7'. (TVE)
Los finalistas de 'MasterChef 7'. (TVE)

Bochorno en Valencia con un menú catalán

La falta de mimo de la organización a la hora de seleccionar a los concursantes se ha traslado también a la planificación de las pruebas, teniendo como máximo exponente el gravísimo error de bulto de desplazarse a la Comunidad Valenciana para homenajear al territorio... confeccionando un menú catalán.

Fue la propia Samantha la que antes de levantar las campanas de los platos anunció que el menú que tenían que preparar era un menú "catalán", compuesto por bacalao con samfaina, canelones de rostit con crema trufada y crujiente de parmesano, fricandó con aire de colmenillas y crema catalana con arroz nitro de naranja. Un menú sonrojante si tenemos en cuenta que las pruebas de exteriores sirven para promocionar la gastronomía del lugar, más aún cuando los aspirantes estaban cocinando para 30 falleros y falleras.

Les deben haber apretado bien las tuercas entre bambalinas para que se pusieran las pilas en las últimas semanas de concurso

Como era de esperar, las seguidores del formato no tardaban en mostrar su indignación por la elección del menú, especialmente aquellos valencianos que se encontraban comentando en redes sociales la semifinal del concurso.

Por todo ello, solo cabe esperar que los cuatro finalistas se pongan verdaderamente las pilas de cara a la gran final de esta noche con el único fin de lograr que la edición culmine, al menos, en alto. Ya dieron muestras de ello durante la semifinal al ser capaces de replicar un plato de Estrella Michelín sin haberlo visto previamente, por lo que se entiende que les han apretado bien las tuercas entre bambalinas para que se pusieran las pilas en las últimas semanas de concurso. Pero, en cualquier caso, la mancha parece imborrable en el currículum de 'MasterChef'. Más exigencia, rigor y disciplina es lo que necesita el programa para volver a conquistar al gran público, porque solo así el espectáculo partirá de la competición y no del enfrentamiento entre participantes.

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios