Dudas con la vacuna de Janssen por la variante delta: será necesaria una 2ª dosis
  1. Tecnología
  2. Ciencia
1.700.000 dosis administradas en España

Dudas con la vacuna de Janssen por la variante delta: será necesaria una 2ª dosis

El fármaco de Johnson & Johnson es el único con pauta de dosis única, pero algunos expertos avisan: "Al final van a tener que ponerse dos" porque "hace falta más protección"

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

La expansión de la variante delta está dejando clara la importancia de la segunda dosis de todas las vacunas. Un estudio que acaba de publicarse en la revista 'New England Journal of Medicine' (NEJM) indica que la efectividad de Pfizer con una dosis es del 35,6% y con dos alcanza el 88%. En el caso de AstraZeneca, pasa del 30% al 67%. En general, las vacunas protegen casi igual frente a esta nueva versión del virus que se está imponiendo en gran parte del mundo que frente a la cepa tradicional, porque el descenso es muy leve y siguen siendo excelentes para evitar la enfermedad grave. Sin embargo, los autores de este trabajo remarcan la importancia de completar la pauta. Incluso las autoridades sanitarias se preparan ya para la posible administración de una tercera dosis de Pfizer y Moderna.

Ante este panorama, cabe preguntarse qué pasa con Janssen (Johnson & Johnson), la vacuna de dosis única. En este caso, la pauta está completa con un solo pinchazo y así ha sido aprobada por distintas entidades reguladoras, incluyendo la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés). Sin embargo, ¿tan distinto es este fármaco de sus competidores? ¿Estamos igual de protegidos con una sola dosis de esta vacuna que con dos del resto? El debate está servido.

Foto: Viales de la vacuna de Janssen. (EFE)

"Al final van a tener que ponerse dos dosis", opina Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), en declaraciones a Teknautas. De hecho, la pauta de dosis única para esta vacuna que utiliza un adenovirus humano "nos llamó la atención desde el principio", reconoce, "pero los ensayos clínicos fueron muy bien y no había evidencias para refutarlos". Sin embargo, al ver que todas las demás vacunas requieren dos pinchazos frente a la variante delta "tiene toda la lógica pensar que con Janssen pasará lo mismo", porque "necesitas una mayor protección".

Lo cierto es que este fármaco ya se presentó en su día con alguna desventaja en sus datos de eficacia. Mientras que los ensayos clínicos de Pfizer y Moderna daban un espectacular 95%, en el caso de Janssen, que realizó un amplio estudio con 44.000 participantes, se reducía a un 66%. Sin embargo, al analizar los datos en detalle se podía comprobar que esa cifra era mucho mejor de lo que parecía, puesto que la protección era del 85% frente a los casos graves y del 100% frente al fallecimiento. Además, la aparición de las primeras variantes preocupantes reforzó esta vacuna, porque mantenía muy buenos datos frente a las mutaciones del virus que surgieron en Sudáfrica o Brasil.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

En definitiva, los resultados eran suficientemente buenos para que la EMA le diera luz verde el pasado 11 de marzo con una sola dosis. De hecho, los primeros estudios indicaban que los niveles de anticuerpos crecían con el paso de las semanas hasta llegar al máximo a los 57 días, es decir, casi dos meses después. De esta manera, los investigadores consideraron que una dosis podía ser suficiente y así fue ratificado por los reguladores. En el caso de AstraZeneca, otra vacuna de adenovirus, los datos con una dosis eran muy inferiores, de manera que en ese caso no hubo dudas de que era mejor administrar dos. "Aunque tengan el mismo fundamento, el preparado puede dar lugar esas diferencias", señala el presidente de la SEI.

No obstante, se trata de una decisión que se toma en un momento dado y que no solo responde a criterios científicos, sino también estratégicos desde el punto de vista comercial. Es decir, que no se deriva necesariamente de las características del producto, sino que es una apuesta de la farmacéutica para posicionarse en un mercado donde ya no iban a ser los primeros: evidentemente, una sola dosis es una ventaja frente a la competencia, como también lo es otra de sus características: que se puede distribuir en condiciones normales de refrigeración, sin necesidad de ultracongelación, como las de ARN mensajero (Pfizer y Moderna).

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

"Creo que lo hicieron como estrategia, siempre pensamos que la dosis única fue un tema comercial", apunta López Hoyos. De hecho, Janssen ha puesto en marcha un segundo ensayo clínico con doble dosis cuyos datos se esperan, en principio, para este mismo verano. El problema es que ante los avances en la vacunación "les ha costado reclutar a los participantes". En cualquier caso, "pensaron que el beneficio que tendría una segunda dosis no iba a ser mucho mayor", apunta Jaime Pérez Martín, experto de la Asociación Española de Vacunología (AEV), así que la decisión "fue una mezcla, por un lado estaban los datos científicos que decían que la protección era suficiente y, por otro, su apuesta estratégica".

Faltan más datos

La irrupción de la variante delta sembró dudas sobre la inmunización frente al covid, pero en el caso de las vacunas más ampliamente distribuidas, como Pfizer y AstraZeneca, es más fácil encontrar ya una abundancia de datos en población real que avalan su efectividad, al menos, si se completa la pauta. En el caso de Janssen, los datos son menos consistentes e incluso contradictorios. A principios de julio, Johnson & Johnson sacaba pecho al asegurar que la respuesta de anticuerpos neutralizantes frente a la variante delta era incluso mejor que frente a la variante sudafricana. Además, citaban otro estudio que indicaba que el nivel de protección con su vacuna se mantiene e incluso mejora ocho meses después. En cambio, un estudio de la Universidad de Nueva York encuentra que la protección frente a la variante delta deja bastante que desear en comparación con la doble dosis de otras vacunas, así que los autores apuestan por reforzarla con una dosis adicional.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

El problema de todos estos estudios es que se trata de publicaciones preliminares, no revisadas por pares, y que ofrecen datos de laboratorio: experimentos con sangre de personas vacunadas que se expone al virus, interesante desde el punto de vista científico pero no definitivo para sacar conclusiones sobre la auténtica efectividad de la vacuna. "Hay que tener más evidencias y sobre todo hay que tener datos de la vida real", es decir, "de datos epidemiológicos", destaca el inmunólogo de la SEI.

"Los datos que tenemos son pocos", coincide Pérez Martín, pero en su opinión las evidencias serológicas (anticuerpos) sí inducen a pensar que Janssen seguiría siendo efectiva frente a la variante delta incluso con la pauta actual de una sola dosis. A pesar de todo "independientemente de la variable hay quien considera que es muy probable" que se acabe por recomendar un segundo pinchazo. "Lo deseable es que no fuera necesaria", añade.

Científicos que se ponen la segunda de Pfizer

No obstante, ante esta disyuntiva llaman la atención posturas como la de la prestigiosa viróloga canadiense Angela Rasmussen, investigadora de la Universidad de Saskatchewan. Tras inyectarse Janssen en abril, se ha puesto una segunda dosis de Pfizer recientemente. Según ha explicado, no se sabe hasta qué punto la vacuna de Johnson & Johnson es efectiva contra la variante delta y, además, una pauta heteróloga (mezclar vacunas) "es segura y produce fuertes respuestas inmunes".

En su opinión, vacunar por completo es importante para frenar las nuevas variantes y no hace falta esperar a tener más evidencias. "A veces, la salud pública requiere tomar decisiones difíciles sin un conjunto de datos completo que la respalde", defiende en Twitter, pero pone el ejemplo de la combinación de AstraZeneca y Pfizer para considerar que este caso es muy similar, así que recomienda que otras personas sigan su ejemplo.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

En EEUU el debate está abierto desde hace semanas, en particular desde que Andy Slavitt, antiguo asesor médico del presidente Joe Biden, lanzó la idea de reforzar la protección de los vacunados con Janssen. Para Michael Lin, investigador de la Universidad de Stanford, "no hay duda" de que estas personas "están menos protegidas". El caso de Jason Gallagher, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Temple, en Filadelfia, es especialmente significativo, porque fue uno de los voluntarios que participó en el ensayo clínico de Johnson & Johnson, así que recibió su dosis única en el mes de noviembre. Meses después, al ver los datos de infecciones que estaba provocando la variante delta en el Reino Unido, decidió ponerse una nueva inyección, pero esta vez de Pfizer.

Cuáles son las opciones

En cualquier caso, los expertos consideran que conviene tranquilizar a la población, ya que todas las vacunas protegen, especialmente, frente a la enfermedad grave. De las cuatro autorizadas por la EMA, la menos utilizada en España es, precisamente, la de Janssen, de la que se han administrado casi 1.700.000 dosis. ¿Merecería la pena darles una dosis de refuerzo solo para optimizar una protección que ya es buena? Probablemente, la evolución de la pandemia sea determinante en la decisión. "Probablemente será mejor vacunar dos veces", comenta López Hoyos, pero no se puede descartar que las cosas se queden como están. De hecho, por el momento, ningún organismo ha optado por recomendar esa solución, ni siquiera los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EEUU, donde se ha planteado con más fuerza.

Si ese escenario llega a hacerse realidad, volvería a abrirse el debate de si la segunda dosis tendría que ser del mismo fármaco o con una vacuna de ARN mensajero, como ocurrió con AstraZeneca. Contar con datos de estudios científicos ayudaría mucho a tomar la decisión, pero por el momento los expertos solo esperan que se publiquen los del ensayo clínico con dos dosis de Janssen. No está previsto un estudio de dimensiones similares que evalúe la pauta heteróloga, es decir, una segunda dosis de Pfizer tras la primera de esta vacuna.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

López Hoyos recuerda que en este planteamiento también hay tener en cuenta la "inmunidad híbrida", cada vez más importante dadas las altas cifras de contagio que se están alcanzando en la quinta ola. Este concepto alude a las personas que se infectan y que posteriormente reciben una dosis de la vacuna. En ese caso, sería suficiente ese pinchazo único, no solo en el caso de Janssen sino también con los demás fármacos. De hecho, está comprobado que la infección unida a la vacuna "induce mayor respuesta", recuerda.

En definitiva, la discusión sobre la necesidad de dosis de refuerzo sigue abierta, pero con perspectivas muy distintas en función de cada vacuna. Aunque algunos expertos consideran muy cuestionable la necesidad de una tercera dosis de Pfizer o Moderna (salvo para las personas más vulnerables, inmunodeprimidas o muy mayores), el Gobierno se prepara para ello, según confirmó el pasado viernes la ministra Carolina Darias, e incluso para la posible vacunación cada año. En cambio, el debate sobre el refuerzo de Janssen está fuera del foco pero parece aún más urgente.

La expansión de la variante delta está dejando clara la importancia de la segunda dosis de todas las vacunas. Un estudio que acaba de publicarse en la revista 'New England Journal of Medicine' (NEJM) indica que la efectividad de Pfizer con una dosis es del 35,6% y con dos alcanza el 88%. En el caso de AstraZeneca, pasa del 30% al 67%. En general, las vacunas protegen casi igual frente a esta nueva versión del virus que se está imponiendo en gran parte del mundo que frente a la cepa tradicional, porque el descenso es muy leve y siguen siendo excelentes para evitar la enfermedad grave. Sin embargo, los autores de este trabajo remarcan la importancia de completar la pauta. Incluso las autoridades sanitarias se preparan ya para la posible administración de una tercera dosis de Pfizer y Moderna.

Pfizer Reino Unido Joe Biden Vacuna Brasil Estudio científico Carolina Darias
El redactor recomienda