Vacuna de Janssen: cómo es, quién la recibirá y qué efectos secundarios puede provocar
  1. Tecnología
  2. Ciencia
Una sola dosis

Vacuna de Janssen: cómo es, quién la recibirá y qué efectos secundarios puede provocar

Sanidad y las comunidades autónomas han acordado ampliar el uso de la vacuna de Janssen a la población general de entre 40 y 49 años cuando se termine con los mayores de 50

placeholder Foto: un hombre recibe la vacuna de Janssen en Estados Unidos. (EFE)
un hombre recibe la vacuna de Janssen en Estados Unidos. (EFE)

España prevé recibir 5,5 millones de dosis de la vacuna de Janssen —que requiere una sola pauta para brindar protección— en el segundo trimestre del año. Después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ratificara su seguridad, la filial belga de Johnson & Johnson ha retomado el suministro previsto: a las 300.000 dosis que debían entregarse en la segunda quincena de abril, se suman 1,3 millones planificadas para mayo y 3,9 millones que, si todo va bien, llegarán en junio. Las primeras se reservaron para la población general de entre 70 y 79 años, mientras que las próximas en llegar se destinarán a completar la inmunización de los mayores de 60 años, para después pasar a la franja de 50 a 59 y los colectivos difíciles de someterse a seguimiento médico.

La vacuna de Janssen supone un punto de inflexión en la lucha contra la pandemia. Teniendo en cuenta que cada inyección se traduce en una persona inmunizada y que la Comisión Europea ha reservado 200 millones de dosis, de las cuales 22 millones corresponden a España, el ritmo de vacunación está llamado a acelerarse. Las condiciones logísticas también invitan al optimismo: la Ad26.COV2.S, como se denomina oficialmente, no necesita refrigeradores especiales (se conserva a entre dos y ocho grados centígrados) y, además, se produce en Barcelona.

Foto: Un sanitario administra una vacuna. (Reuters)

Según los ensayos clínicos, su eficacia es del 66%, un porcentaje que, 'a priori', parece muy alejado del umbral del 95% marcado por las vacunas de ARN mensajero e, incluso, por debajo del 70% de la vacuna de Oxford. No obstante, detrás de este dato hay muchos matices. A la fase 3 de las pruebas de Johnson & Johnson se sometieron más de 43.000 voluntarios en Estados Unidos, Sudáfrica, Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Perú y México. Los resultados varían mucho de un país a otro: desde el 72% de Estados Unidos al 57% de Sudáfrica, donde es dominante una de las variantes del virus que más preocupan a los científicos.

A diferencia de sus predecesoras, la última fase de los ensayos de Janssen se realizó cuando ya se habían detectado las nuevas variantes

Tal porcentaje se refiere a la prevención de la enfermedad, pero la eficacia en Sudáfrica se eleva al 85% cuando se trata de evitar casos graves en los 28 días siguientes a la vacunación. Después de 49 días, ni siquiera se registraron pacientes de gravedad entre los vacunados. La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA), que autorizó la vacuna de Johnson & Johnson a finales del mes pasado, asegura que también protege contra las variantes británica y brasileña, algo que aún no puede decirse de sus predecesoras, pues sus ensayos se realizaron antes de que se detectaran las mutaciones en cuestión.

¿Cómo funciona?

Al igual que todas las vacunas aprobadas hasta la fecha, la de Janssen estimula el sistema inmunitario mediante la proteína S, una envoltura del virus en forma de punta ('spike', en inglés) que facilita la entrada del SARS-CoV-2. Su forma de hacerlo no consiste en enviar directamente a las células una 'receta' para fabricar esta proteína, como ocurre con las vacunas de Pfizer y Moderna, sino en transportar estas instrucciones a través de un vector vírico, es decir, una versión modificada de un virus inofensivo para el ser humano al que se le ha añadido material genético para generar la proteína S.

Es el mismo método que utiliza la vacuna de AstraZeneca, pero mientras que aquella se basa en un adenovirus de chimpancé, la de Janssen incluye un adenovirus humano (el Ad26), al que se le ha eliminado la parte del genoma responsable de su replicación. Se administra por vía intramuscular en el deltoides. Una vez que el Ad26 —modificado genéticamente para estimular la creación de la proteína S— llega a las células, genera multitud de copias de ARN con instrucciones para crear la proteína S. El sistema inmune reconoce que hay un cuerpo extraño y comienza a producir anticuerpos, al igual que ocurre con la infección natural.

Foto: Una enfermera prepara una dosis de la vacuna china Sinovac. (EFE)

Este adenovirus no puede replicarse en las células humanas, al haber eliminado previamente los científicos la parte encargada de su replicación, de tal forma que se degrada y acaba desapareciendo del organismo. La vacuna tampoco puede causar covid-19, pues la proteína S no provoca la infección si está aislada del resto del virus. Los primeros vectores virales se crearon en la década de los 70 y la propia Johnson & Johnson ya usó la misma técnica para producir una vacuna contra el ébola.

¿Quiénes la recibirán?

El primer lote de la vacuna de Janssen se destinó a la población general de entre 70 y 79 años, es decir, al grupo 5B. No obstante, también se abría la posibilidad de utilizarla para acelerar la vacunación del resto de segmentos del grupo 5, formado por personas de 80 años o más (5A) y de entre 66 y 69 años (5C). "Cuando haya disponibilidad de dosis de esta vacuna, se podrá utilizar de forma paralela a las vacunas de ARNm para incrementar el ritmo de vacunación de los grupos etarios de mayor edad", se explicaba en el plan de vacunación. El mismo texto precisaba que, por el momento, no se utilizaría en personas que por antecedente de infección por SARS-CoV-2 solo precisen una dosis. "No hay contraindicación para ello, pero se preferirá utilizar las otras vacunas que habitualmente tienen pauta de dos dosis", aclaraba.

Tras la ruptura de la Unión Europea con AstraZeneca y la previsión de nuevas dosis, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron más cambios en la estrategia de vacunación, entre ellos la utilización de la vacuna de Janssen para terminar de vacunar a los mayores de 60, así como para la población general de entre 50 y 59 años. Asimismo, en la séptima actualización de la estrategia de vacunación se proponía usar este suero para los colectivos de cualquier edad que por su situación social o laboral sean difíciles de vacunar y de someterse a un seguimiento para recibir segundas dosis, como las personas sin hogar, los inmigrantes en situación irregular, los trabajadores de alta mar o los cooperantes. A falta de confirmación oficial por escrito, la Comisión de Salud Pública ha acordado ampliar el uso de la vacuna de Janssen a la población de entre 40 y 49 años, que también podrán recibir las de ARNm.

¿Qué efectos secundarios puede provocar?

La vacuna de Janssen está indicada para toda persona mayor de 18 años, a excepción de aquellas que sean alérgicas a sus componentes. La posibilidad de que se produzca una reacción alérgica grave es muy remota y existe tanto con esta vacuna como con las demás —y casi con cualquier fármaco—, de ahí que los servicios sanitarios suelan recomendar a los vacunados esperar entre 15 y 30 minutos antes de regresar a casa o a su puesto de trabajo para cerciorarse de que no hay ningún problema. Los efectos secundarios más frecuentes son:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón en el brazo donde se realiza la punción.
  • Cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor muscular.
  • Escalofríos.
  • Fiebre.
  • Náuseas.

Estos síntomas suelen aparecer al cabo de uno o dos días después de la vacunación, pero desaparecen en poco tiempo. En los ensayos clínicos, aparecieron siempre durante los siete días posteriores y tuvieron carácter leve o moderado en la mayoría de los casos. Fueron más comunes en la franja de 18 a 59 años que entre los mayores de 60.

Después de investigar la relación de la vacuna de AstraZeneca con casos muy inusuales de tromboembolismos, la EMA analizó si podía ocurrir lo mismo con el preparado de Janssen después de varios casos de coagulación sanguínea con bajas plaquetas en pacientes que recibieron la vacuna en Estados Unidos. En Europa, sólo se ha confirmado un caso de trombosis con trombocitopenia en 1,34 millones de vacunados; en concreto, en Bélgica, donde se ha decidido suspenderla para menores de 41 años. Todos los casos de trombos se dieron en personas con menos de 60 años hasta tres semanas después de recibir la inyección. La conclusión del organismo regulador fue que se trataba de casos "muy raros" y que la mejor idea era seguir vacunando porque "los beneficios superan ampliamente a los riesgos".

Aunque se basa en la misma tecnología de vectores adenovirales que la vacuna de AstraZeneca, fuentes del Ministerio de Sanidad han matizado que "no son exactamente iguales", aludiendo a un estudio, pendiente de revisión, que apunta a una diferencia clave en la fracción de la proteína S del vector, motivo por el cual se generaría una respuesta inmune mayor con el preparado anglosueco.

Coronavirus Vacuna
El redactor recomienda