¿Herramienta para cribados o una PCR 'light'?

¿Test de antígenos en asintomáticos? La OMS dice una cosa, España hace la contraria

Sanidad sigue sin decidir una estrategia para los nuevos test. Madrid y Andalucía han empezado a usar los nuevos test de forma masiva, algo que la OMS desaconseja

Foto: El test de antígeno Panbio de Abbott, que ya circula por España.
El test de antígeno Panbio de Abbott, que ya circula por España.

Esta semana se ha filtrado un estudio preliminar del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) que avala la fiabilidad de los test de antígeno Panbio de la marca Abbott, lo cual es una suerte dado que al menos siete comunidades autónomas españolas ya los habían adquirido y están empezando a utilizarlos antes incluso de saber si eran buenos.

Hasta el momento circulan por España más de 3,6 millones de estos test Panbio de Abbott. La empresa estadounidense no ha querido hacer público para este periódico qué comunidades autónomas los han adquirido o cuántos, pero afortunadamente los consejeros de Sanidad van publicitando estas adquisiciones a los cuatro vientos: la Comunidad de Madrid ha adquirido dos millones de unidades, Andalucía un millón, Murcia ha comprado 500.000 test, Aragón se ha hecho con 100.000 y Cataluña ha adquirido una pequeña cantidad (250) para ponerlos a prueba, según reveló hace unos días el epidemiólogo Oriol Mitjà. Aunque se desconoce la cantidad, también Galicia, Castilla y León o Baleares también se han hecho con estos test.

Que los test funcionan parece bastante claro. El estudio, firmado por Jesús Oteo, director del Centro Nacional de Microbiología y Manuel Cuenca, subdirector del ISCIII, concluye que el test de antígenos puesto a prueba "es una técnica fiable en nuestro medio con sensibilidad superior al 93% y especificidad superior al 99%", siendo especialmente precisos cuando los pacientes llevan menos de cinco días desde la aparición de los síntomas.

Estos resultados, obtenidos tras la realización de los test a 358 pacientes en la Comunidad de Madrid y el País Vasco, coinciden con las especificaciones del fabricante y permiten comprobar que estos nuevos test no son como aquellos adquiridos en abril a la china Bioeasy, que prometían un 80% de fiabilidad y no llegaban ni a la mitad.

Antígenos sí, ¿pero para qué?

Según informan a El Confidencial fuentes del Carlos III, "el informe es correcto pero preliminar", es decir, que aún se están probando estos nuevos test para que el Ministerio de Sanidad pueda emitir un dictamen sobre qué hacer con ellos. Actualmente está consensuando con las comunidades autónomas la nueva estrategia diagnóstica y tendrán que decidirlo en la próxima reunión del Consejo Interterritorial.

Parte del informe preliminar sobre los test rápidos de antígeno.
Parte del informe preliminar sobre los test rápidos de antígeno.

Actualmente todo el mundo está en vilo con la decisión de Sanidad, que podría marcar el devenir de esta nueva tecnología. Estos test de antígeno están a medio camino entre el PCR y la serología, por lo que no está claro qué recomendación darle. ¿Servirán para realizar cribados sustituyendo a los test serológicos de antígenos? ¿Servirán para realizar a contactos estrechos y así aliviar un poco el peso de los laboratorios de análisis? ¿Qué ocurre si un paciente da positivo en antígeno, será necesario repetir la PCR o será ya tratado como un positivo más?

La Organización Mundial de la Salud, en un documento publicado hace unos días, recomienda no utilizarlos en individuos asintomáticos, en poblaciones con poca incidencia o en controles fronterizos y de aeropuerto. Básicamente recomiendan su uso en personas con síntomas o en contactos estrechos. Sin embargo, Andalucía ya se ha puesto a emplear estos test de antígenos en residencias de ancianos y Madrid ha anunciado que a partir de esta semana los usará en barrios con alta incidencia para, precisamente, detectar asintomáticos.

Según el informe preliminar del Carlos III, estos test parecen razonablemente fiables con individuos asintomáticos —a partir de una muestra de 92 pacientes del Hospital Clínico San Carlos— pero la OMS razona que aún no hay evidencias muy sólidas como para recomendar su uso, dado que cuanto más nos alejamos del día de comienzo de síntomas, más se equivocan estos test.

Para rizar el rizo, incluso Fernando Simón se ha mojado al respecto, y ayer dijo que si bien su principal utilidad es diagnosticar contactos estrechos, los test podrían ser útiles para encontrar asintomáticos. Es decir, lo contrario de lo que pregona la OMS. "Pueden ser muy útiles para realizar cribados masivos, si bien cuando haya un positivo se le deberá también realizar una PCR", añadió.

El consejero Jesús Aguirre muestra los nuevos test en una residencia de Córdoba. (Junta de Andalucía)
El consejero Jesús Aguirre muestra los nuevos test en una residencia de Córdoba. (Junta de Andalucía)

Del lado de la OMS encontramos a políticos como Verónica Casado, la consejera de Sanidad de Castilla y León, que los enfoca principalmente para personas con síntomas.

En un artículo reciente en 'The Conversation', Miguel Ángel Royo Bordonada, presidente de la Asociación Madrileña de Salud Pública también señalaba que "el cribado con test de antígenos a toda la población de las zonas con mayor incidencia, además de suponer un nuevo dispendio económico, resulta contraproducente" y recuerda que la autorización de emergencia que les concedió la FDA estadounidense restringía su uso a casos con síntomas, nunca para cribados masivos. "Con prevalencias bajas de infección, los falsos positivos —que tendrán que hacer cuarentena de forma innecesaria— se contarán por millares".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios