Unas gotas podrían curar una de las causas de la ceguera (y otras enfermedades)
  1. Tecnología
  2. Ciencia
OCLUSIÓN DE LA VENA RETINIANA

Unas gotas podrían curar una de las causas de la ceguera (y otras enfermedades)

A través de un inhibidor de la enzima caspasa 9, se han logrado esperanzadores resultados en ratones y se va a probar en breve en humanos

Foto: Unas gotas podrían curar una de las causas de la ceguera (y otras enfermedades)
Unas gotas podrían curar una de las causas de la ceguera (y otras enfermedades)

Una de las enfermedades que pueden provocar la ceguera es la oclusión de la vena retiniana, que consiste en el bloqueo de la vena principal del globo ocular. Ahora, científicos de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo tratamiento que puede acabar con esta dolencia.

La obstrucción de la vena principal del globo ocular evita que este drene de manera adecuada y eso provoca un daño en la retina que puede desembocar en pérdida de la visión y ceguera. Esta enfermedad, que afecta a millones de adultos en todo el mundo cada año, suele ser el resultado de coágulos de sangre que hacen que la sangre y otros fluidos se filtren en la retina, donde dañan las células fotorreceptoras, que son cruciales para detectar y responder a la luz. Hasta la fecha, los tratamientos actuales para paliar la enfermedad incluyen múltiples inyecciones de fármacos directamente en el ojo, lo que no sólo es incómodo y doloroso sino que, en muchos casos, no evita la pérdida de la visión.

Foto: Nueve cosas que debes hacer ya para ver bien siempre (y conservar unos ojos bonitos)

Ante ello, investigadores de la Universidad de Columbia han estado trabajando en soluciones potenciales en ratones y, recientemente, descubrieron el importante papel de una enzima llamada caspasa-9. Ésta juega un rol definitivo en la muerte celular programada, un proceso por el cual las células dañadas o innecesarias son marcadas para su destrucción, de modo que puedan ser eliminadas del cuerpo para que las células frescas y saludables tomen su lugar. A través de sus experimentos en ratones, los investigadores encontraron que cuando la oclusión de la vena retiniana se afianza y daña los vasos sanguíneos, la actividad de la caspasa 9 se sale de control y lesiona a la retina.

Adiós inyecciones

Así que el equipo experimentó con un nuevo tipo de terapia, en la que un inhibidor de la caspasa 9 altamente selectivo fue añadido en gotas para los ojos que fueron administradas a los ratones. Este tratamiento tópico tuvo el efecto de amortiguar la actividad de la caspasa 9 y proteger la función de la retina, reduciendo la hinchazón, aumentando el flujo sanguíneo y previniendo el daño a las importantísimas células fotorreceptoras.

Podría dar lugar a tratamientos para otras enfermedades causadas por la sobreestimulación de esta enzima, como el ictus y el edema macular diabético

"Creemos que estas gotas para los ojos pueden ofrecer varias ventajas sobre las terapias existentes", explica Carol M. Troy, de la Universidad de Columbia y que dirigió la investigación. "Los pacientes podrían administrarse la medicación ellos mismos y no tendrían que recibir una serie de inyecciones. Además, nuestras gotas para los ojos se dirigen a una vía diferente de lesión de la retina y, por lo tanto, pueden ayudar a los pacientes que no responden a la terapia actual".

Animado por estos prometedores resultados en ratones, los cientificos están a punto de comenzar la fase 1 de ensayos clínicos en humanos. También tienen la esperanza de que el hecho de apuntar de esta manera a la caspasa 9 podría dar lugar a nuevos tratamientos para otras enfermedades causadas por su sobreestimulación, como el derrame cerebral y el edema macular diabético, otra causa de ceguera. "La disfunción vascular está en el corazón de muchos trastornos neurológicos y retinianos crónicos, porque las altas demandas de energía en el cerebro y el ojo hacen que estos tejidos sean excepcionalmente vulnerables a la interrupción del suministro de sangre", concluye Maria Avrutsky, otro de las autoras en declaraciones recogidas por New Atlas.

Medicamentos Salud Enfermedades Oftalmología
El redactor recomienda