LA GUÍA DEFINITIVA DE LA SALUD OCULAR

Nueve cosas que debes hacer ya para ver bien siempre (y conservar unos ojos bonitos)

La capacidad visual va debilitándose a medida que envejecemos, pero hay ciertas prácticas que pueden acelerar enormemente este proceso. Aprende a cuidar tus ojos

Foto: Esos ojos verdes (no los quiero ver llorar). (iStock)
Esos ojos verdes (no los quiero ver llorar). (iStock)

Aunque los cinco sentidos son esenciales para nuestro desempeño diario, la vista es quizás el que más problemas causa y, pese a esto, casi nadie se plantea que los ojos pueden (y deben) cuidarse. Según el Libro Blanco de la Visión, aproximadamente el 95% de los españoles considera que la vista es el sentido más valioso que poseemos. Sin embargo, sólo el 40% de la población se ha sometido a un examen visual exhaustivo en el último año. En cambio, el 58% ha ido al dentista o el 67%, a revisar su presión sanguínea.

Queramos o no, la capacidad visual va debilitándose a medida que envejecemos, pero hay ciertas prácticas que pueden acelerar enormemente este proceso, obligándonos a llevar gafas y sufrir todo tipo de enfermedades oculares a edades tempranas.

El oftalmólogo Alexander Ionides ha recopilado para The Independent los 9 consejos más importantes que debemos seguir si queremos tener unos ojos saludables y, por tanto, un sentido de la vista en correcto funcionamiento durante mucho más tiempo.

1. Conoce tu historia familiar

La simpática familia del 9ºB. (iStock)
La simpática familia del 9ºB. (iStock)

Si tu madre y tu padre usan gafas tienes muchas papeletas de tener que llevarlas tu también. Como explica Ionides, estar al tanto de los trastornos hereditarios presentes en tus progenitores es crucial para cuidar la salud a largo plazo de tus ojos. Si sabes que una enfermedad específica es frecuente en tu familia puedes anticipar su aparición con ayuda médica, lo que mitigará sus efectos.

Es importante saber si en tu familia es frecuente la diabetes tipo 2, el astigmatismo o la miopía y, en ese caso, acudir al oftalmólogo a edades tempranas, aunque veas perfectamente. Una enfermedad hereditaria más grave es la degeneración macular, que es la mayor causa de ceguera en el mundo desarrollado.

2. Ten cuidado con los rayos solares

Las gafas de sol no son sólo un complemento estético. (iStock)
Las gafas de sol no son sólo un complemento estético. (iStock)

Todos sabemos que no debemos mirar nunca directamente al sol si queremos conservar nuestra vista, pero no siempre somos cuidadosos. La sobreexposición a la luz ultravioleta durante periodos largos de tiempo puede dañar seriamente nuestros ojos, quemar nuestras retinas e, incluso, dejarnos ciegos. Además, los rayos ultravioletas incrementan el riesgo de sufrir degeneración macular y cataratas. [Aquí puedes leer: '¿El fin de la operación de cataratas? Los científicos descubren una nueva solución']

Por todo ello, deberíamos llevar siempre gafas de sol en los días soleados, sobre todo entre las 10 de la mañana y las dos de la tarde, cuando el nivel de la radiación ultravioleta es más elevado. También es obligatorio que protejamos nuestros ojos cuando estemos rodeados de nieve, pues refleja el 80% de la luz ultravioleta.

3. Controla tu peso

Llegará un momento en el que no puedas ver ni cuánto pesas. (Corbis)
Llegará un momento en el que no puedas ver ni cuánto pesas. (Corbis)

Todos sabemos que el sobrepeso causa multitud de problemas, pero pensamos que la salud ocular no está entre ellos. Error. Los ojos son la única parte del cuerpo en el que pueden verse los nervios y las arterias al desnudo, sin necesidad de cortar la piel. Es por ello que los médicos los observan siempre cuando pasas por consulta: contienen síntomas reveladores de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o la rinopatía diabética, dolencias todas ellas que pueden ser causadas por el exceso de peso. Otras enfermedades que se han vinculado a la obesidad son las cataratas, la hipertensión intracraneal idiopática, la enfermedad ocular tiroidea y la exoftalmia.

4. Cuida tu alimentación

Las vitaminas de los vegetales son esenciales para mantener una correcta visión. (iStock)
Las vitaminas de los vegetales son esenciales para mantener una correcta visión. (iStock)

No hace falta que te atiborres a zanahorias para ver bien, pero no está de más que estén incluidas en tu dieta, junto a otros alimentos ricos en vitamina A (como la patata), vitamina C (naranjas, brócoli, pimiento...), vitamina E (almendras o col), betacarotenos (zanahorias, espinacas, mango…), zinc (huevos, pollo, legumbres…), fibra (cereales integrales) y ácidos grasos omega-3 (pescado azul). Todos estos nutrientes garantizan una buena salud ocular y son esenciales para mantener una correcta visión en la edad adulta.

5. Cuida tu visión en el trabajo (y en casa)

Los problemas de visión son frecuentes si trabajamos demasiado tiempo frente a una pantalla. (Corbis)
Los problemas de visión son frecuentes si trabajamos demasiado tiempo frente a una pantalla. (Corbis)

Por desgracia, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo trabajando, en muchos casos delante de un ordenador. Para evitar problemas, debemos asegurarnos de que la pantalla está situada a una distancia de entre 50 y 60 centímetros y a entre 10 y 15 grados por debajo de nuestra línea de visión. Es además muy importante descansar la vista de vez en cuando, mira a algo que esté a más de cinco metros de distancia durante 20 segundos cada 20 minutos. Estas reglas también deben cumplirse si estás en casa viendo la tele o jugando a videojuegos.

Si experimentas en algún momento visión borrosa o doble, irritación en los ojos, dolor de cabeza o de espalda, debes descansar tus ojos. No son síntomas serios y desaparecerán en cuanto te alejes un rato de la pantalla.

6. Muévete

Sí, hacer ejercicio también es bueno para tu vista. (iStock)
Sí, hacer ejercicio también es bueno para tu vista. (iStock)

El sedentarismo es también un importante enemigo de nuestra visión, no sólo porque nos empuja a padecer sobrepeso, sino también porque aumenta las posibilidades de sufrir glaucoma –el aumento patológico de la presión intraocular–, una de las principales causas de ceguera irreversible en el mundo.

Además, según un estudio de la Universidad de Wisconsin, las personas que hacen ejercicio de forma regular tienen un 70% menos de posibilidades de desarrollar enfermedades oculares degenerativas.

7. Deja de fumar

Otra buena razón para dejar de fumar. (iStock)
Otra buena razón para dejar de fumar. (iStock)

Los fumadores no suelen tener en cuenta los problemas de visión dentro de la interminable lista de problemas que causa el tabaco, pero ahí están. Los estudios han demostrado un fuerte vínculo entre el tabaquismo y el desarrollo de degeneración macular –los fumadores tienen cuatro veces más posibilidades de padecerla– y cataratas –cuya severidad aumenta en función de la cantidad de cigarrillos que fumes–.

8. No te pases con el alcohol

Si sigues bebiendo a ese ritmo ya no usarás las gafas de broma. (Corbis)
Si sigues bebiendo a ese ritmo ya no usarás las gafas de broma. (Corbis)

Beber mucho es malo para las salud en general, incluida la de tus ojos. La mezcla entre alimentación poco saludable, tabaco y alcohol puede generar una neuropatía optica progresiva, la atrofia óptica, que provoca perdida de visión y daña las células del nervio óptico.

La pregunta a responder cuando se habla del alcohol es siempre la misma: ¿cuánto es beber mucho?. Lo ideal es que los hombres no superen las cuatro copas de vino o cerveza al día, las mujeres tres.

9. A partir de los 40 hazte un chequeo óptico cada dos años

Mejor prevenir que curar. (iStock)
Mejor prevenir que curar. (iStock)

A medida que envejecemos es normal que perdamos cierta visión y tengamos dificultades para leer o ver la televisión. Esta pérdida de visión relacionada con el envejecimiento está causada por la presbicia, o vista cansada, un defecto ocular que aparece generalmente a partir de los 40 años y que provoca una disminución de la capacidad para enfocar objetos cercanos. Para corregir ésta basta con utilizar gafas para leer, y ni siquiera necesitas graduarte la vista, pero, pese a esto, a partir de los 40 es recomendable hacerse una revisión óptica cada dos años.

La presbicia no es la única enfermedad que se manifiesta con la edad, otros problemas más graves como las cataratas, la degeneración macular o el glaucoma pueden detectarse a tiempo en una revisión y tratarse con cirugía antes de que sea demasiado tarde.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios