DESACTIVAR UN SISTEMA CEREBRAL DE RECOMPENSA

Descubren una manera de erradicar el consumo excesivo de alcohol

Los investigadores descubrieron que la solución pasa por apagar los receptores opioides kappa en el cerebro

Foto: El consumo excesivo de alcohol, un problema a combatir
El consumo excesivo de alcohol, un problema a combatir

El consumo excesivo de alcohol podría ser erradicado a través de la desactivación de un sistema de señalización del estrés de un área cerebral, según un equipo de investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de la Universidad Médica de Carolina del Sur (Estados Unidos).

El estudio señala que un sistema particular en una región cerebral específica, conocida por la motivación y los comportamientos relacionados con las emociones, puede ser manipulado para reducir el consumo excesivo de alcohol.

"El consumo excesivo de alcohol es uno de los patrones más comunes entre las personas que consumen bebidas alcohólicas", explica Howard C. Becker, profesor del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la universidad estadounidense. "Es un comportamiento de riesgo, y una consecuencia del consumo repetido de alcohol es el aumento del riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de alcohol".

Pero, ¿cómo se define el consumo excesivo de alcohol? "Se trata de tomar cuatro bebidas para una mujer o cinco bebidas para un hombre, consumidas en un período aproximado de dos horas", señala Becker. "Una bebida se define como aproximadamente una lata de cerveza de 33 cl, una copa de vino de 14 cl o un combinado o licor de unos 5 cl", añade JR Haun, ayudante en el laboratorio de Becker y primer autor del estudio.

"Beber es un comportamiento destructivo", afirma Haun. "Y nuestro objetivo era frenar eso. A través de nuestra investigación, encontramos una región cerebral y un sistema que podemos manipular para disminuir el consumo excesivo de alcohol".

Un descubrimiento peculiar

El sistema investigado, el sistema de receptores opioides, está bien reconocido en el campo de la adicción y los efectos placenteros que hacen que determinadas drogas sean tan adictivas. Sin embargo, hay un receptor opioide extraño que, por así decirlo, no está involucrado en el placer de señalización.

"El sistema opioide-receptor kappa es la antítesis para otros receptores opioides", aclara Haun. "A menudo se conoce como un sistema anti-recompensa. En lugar de sentimientos de placer, el receptor opioide kappa produce estrés y descontento".

En ratones se logró que redujeran el consumo de alcohol: en vez del equivalente a una botella entera a solo una copa de vino

Cuando las personas beben y experimentan efectos positivos, eso se debe en parte a que se activan los receptores opioides placenteros. Sin embargo, después de que han terminado de beber y aparecen las náuseas, los dolores de cabeza y el estrés de la abstinencia es porque se ha activado el sistema receptor de opioides kappa. Becker y su equipo descubrieron que apagando los receptores opioides kappa en el cerebro se disminuyó el consumo excesivo de alcohol.

Este hallazgo sugiere que el sistema receptor de opioides kappa es importante no sólo en el estado negativo de la abstinencia, sino también en el proceso del consumo excesivo de alcohol.

A primera vista, este hallazgo puede sonar confuso. ¿Cómo disminuye el consumo de alcohol los efectos negativos del receptor opioide kappa? "No está del todo claro por qué", admite Haun. "Pero lo que sí sabemos es que los receptores opioides kappa desempeñan un papel importante en el estado emocional negativo que impulsa el consumo de alcohol cuando se vuelve compulsivo en los trastornos por consumo de alcohol".

En la amígdala extendida

El equipo de Becker se centró en una red de estructuras, llamada amígdala extendida, una parte del cerebro que está involucrada en el comportamiento motivacional, es muy sensible al estrés y está implicado en el consumo compulsivo. Esta red de circuitos en el cerebro también contiene una serie de receptores opioides kappa, lo que lo convirtió en el principal candidato del equipo para investigar su papel en la regulación del consumo excesivo de alcohol.

Para determinar cómo los receptores opioides kappa en la amígdala extendida afectaban al consumo excesivo de alcohol, los investigadores desactivaron en ratones los receptores opioides kappa en esta región. Con ello, lograron que una serie de ratones, que tenían, por así decirlo, "barra libre" de alcohol moderaran, no eliminaran, su consumo de alcohol de una manera notable.

"El equivalente a una copa de vino en la cena frente a una botella entera". Este hallazgo abre la vía a una posible terapia adaptada para aquellos que tienen dificultades para controlar el consumo excesivo de alcohol de manera crónica, no para lograr que las personas dejen de beber completamente.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios