Lo que olemos puede afectar a nuestro metabolismo, según un estudio
  1. Tecnología
  2. Ciencia
EXISTE UNA CONEXIÓN NEURONAL

Lo que olemos puede afectar a nuestro metabolismo, según un estudio

El estudio sugiere un vínculo entre los aromas que cada individuo puede percibir y su susceptibilidad a padecer obesidad

Foto: Lo que olemos puede afectar a nuestro metabolismo, según un estudio
Lo que olemos puede afectar a nuestro metabolismo, según un estudio

Científicos estadounidenses han descubierto, a través de investigaciones con un gusano, que existe una conexión entre el metabolismo, y el almacenamiento de la grasa, y el sentido del olfato.

Investigadores de la Universidad Baylor (Estados Unidos) querían responder a la pregunta de si era posible cambiar la forma en la que se almacena la grasa en el cuerpo sin cambiar los hábitos alimenticios. Por ello, trabajando con el gusano de laboratorio Caenorhabditis elegans, un importante modelo de estudio para la biología, han investigado si las neuronas pueden enviar activamente señales que, sin afectar los hábitos de alimentación, podrían alterar el metabolismo de los lípidos.

Foto: Los 3 peores alimentos para tu metabolismo

"Cuando encontramos una conexión con el sentido del olfato, nos sorprendimos mucho. Esperábamos un vínculo con el sabor o relacionado con la alimentación", reconoce Ayse Sena Mutlu, del Huffington Center On Aging de la Universidad Baylor. "Hay muchos aromas en el medio ambiente que pueden ser detectados por neuronas olfativas específicas a través de receptores específicos. Las neuronas olfativas transmiten la información a las interneuronas, que interpretan la información para controlar otras neuronas y tejidos periféricos", añade.

Desentrañando el almacenamiento de grasas

La percepción olfativa en Caenorhabditis elegans es más simple que en organismos más grandes, como los seres humanos, lo que ayuda a los a estudiar cómo el olfato regula los procesos corporales. El gusano de laboratorio tiene tres pares de neuronas olfativas que detectan una variedad de aromas en el aire. "Algunos olores activan o inhiben selectivamente una sola neurona olfativa, mientras que otros pueden estimular un grupo de neuronas", añade Mutlu.

"Es posible que ciertos aromas puedan desencadenar cambios en el metabolismo de las grasas que resulten en pérdida de peso"

Los investigadores probaron varios olores en el gusano y descubrieron que sólo ciertos aromas regulan dinámicamente la movilización de grasa mediante la interacción con neuronas olfativas específicas a través de receptores específicos. Utilizando un método de laboratorio llamado optogenética, que utiliza la luz para activar o inhibir estas neuronas, los investigadores fueron capaces de promover la pérdida o ganancia de almacenamiento de grasa, respectivamente. También determinaron que las neuronas actúan a través de un circuito neural selectivo y una vía neuroendocrina para regular directamente el metabolismo de las grasas.

"Nuestros hallazgos aportan una nueva perspectiva sobre cómo se regula el metabolismo de los lípidos y pueden ayudar a entender por qué algunas personas pueden ser más resistentes a los problemas metabólicos, mientras que otras son más vulnerables", explica a Neuroscience News Meng C. Wang, también de la Universidad Baylor. Pero aquí no queda la cosa. "Por ejemplo, sabemos que los pacientes con Alzheimer tienden a tener problemas metabólicos", señala Mutlu. "Además, nuestro estudio sugiere un vínculo entre los aromas que cada individuo puede percibir y su susceptibilidad a padecer obesidad".

"Aunque se necesita más investigación, es posible que ciertos aromas puedan desencadenar cambios en el metabolismo de las grasas que resulten en pérdida de peso", concluye Wang. "Tal vez tengamos que ver no sólo lo que comemos, sino lo que olemos".

Grasa Almacenamiento Alzheimer Cerebro Olfato Metabolismo Perder peso Obesidad
El redactor recomienda