IMPORTANTE AVANCE DE LA FÍSICA CUÁNTICA

El experimento más famoso de la física tiene otra explicación: el gato de Schrödinger vive

Una demostración científica llevada a cabo por una serie de expertos de la Universidad de Yale explica cómo se puede saber si el famoso gato sigue o no vivo dentro de su caja

Foto: El gato de Schrödinger está vivo y muerto al mismo tiempo. (Reuters)
El gato de Schrödinger está vivo y muerto al mismo tiempo. (Reuters)

En 1935, el científico austriaco Erwin Schödinger propuso un experimento que puede presumir de ser el más famoso de todos los tiempos, confirmando la posibilidad de que dos estados opuestos puedan convivir al mismo tiempo: un gato metido en una caja puede estar vivo y muerto al mismo tiempo, una premisa sobre la que han teorizado centenares de expertos. Pues bien, ahora un equipo de científicos han conseguido ofrecer otra explicación: el felino vive.

La paradoja propuesta por Schröedinger, ganador del Premio Nobel de Física en 1933, es muy sencilla: metemos un gato en una caja perfectamente sellada, junto a un recipiente que contiene cianuro de hidrógeno y un martillo conectado a una fuente radioactiva. Pero como la citada caja está cerrada, podemos decir que el gato está vivo y muerto al mismo tiempo, pues hasta que no lo observemos con nuestros ojos, no podemos saberlo a ciencia cierta.

Alguna reacción de uno de los átomos que sujetan el martillo puede provocar que este caiga, libere el cianuro y mate al gato, pero ¿cómo podemos saber que esta situación de ha producido? Si no es a través de la observación directa, no existe manera de estar seguros, tal y como indica la teoría de la superposición en la física cuántica. O transportado a la realidad: no se puede saber con certeza el estado de una partícula hasta que interactuamos con ella.

El gran problema relacionado con la física cuántica tiene que ver con que los cambios en el estado de estas partículas, denominados saltos cuánticos, son no continuos y aleatorios, por lo que predecir cuándo y cómo se van a producir es realmente imposible. O, al menos, lo era hasta ahora. Un estudio científico llevado a cabo por los profesores Michel Devoret y Zlatko Minev, de la Universidad de Yale (EEUU), contradice la versión aceptada por los expertos: los saltos no son tan arbitrarios.

"Queríamos saber si era posible tener una señal de advertencia de que un salto cuántico está por ocurrir de forma inminente", explica Devoret a 'BBC'. Pero, ¿cómo lo consiguieron? Los investigadores diseñaron tres generadores de microondas que eran capaces de irradiar el átomo en un contenedor de aluminio. Con ello, se conseguía observar el átomo con una precisión desconocida hasta el momento y conseguir predecir en qué momento puede producirse un salto cuántico.

El gato de Schrödinger está vivo y muerto al mismo tiempo. (CC)
El gato de Schrödinger está vivo y muerto al mismo tiempo. (CC)

La señal que se obtiene gracias a este nuevo sistema puede ser amplificada, con un resultado claro: cuando en dicha señal se observa la ausencia de unos determinados fotones es porque se va a producir un salto cuantitativo de manera inminente. Y los expertos aseguran, por tanto, que son capaces de predecir cuándo va a tener lugar... y van más allá: "No solo podemos detectar el salto, sino que incluso podemos revertirlo si lo consideramos oportuno", indica Minev.

"Los saltos cuánticos de un átomo son en cierta medida análogos a la erupción de un volcán. Esos saltos son impredecibles en el largo plazo. Pero con el monitoreo correcto podemos detectar advertencias de un desastre inminente y actuar antes de que ocurra", explica Minev. O, dicho de otra manera, si los científicos ven que el átomo radioactivo del gato de Schrödinger va a sufrir un cambio en la materia, pueden frenarlo y evitar que el animal fallezca. Así, el gato de Schrödinger está vivo.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios