Es noticia
Menú
No, Facebook no ha amenazado a Europa con cerrar: por qué pegar a Zuckerberg sale gratis
  1. Tecnología
NI ES RELEVANTE NI ES NUEVO

No, Facebook no ha amenazado a Europa con cerrar: por qué pegar a Zuckerberg sale gratis

Ni Meta ha amenazado a la Unión Europea ni tiene pinta de que esté por cerrar WhatsApp o Instagram en el Viejo Continente. Desde verano de 2018, esa advertencia ha aparecido una decena de veces en sus informes. Aquí, el motivo

Foto: El CEO de Meta, Mark Zuckerberg. (EFE/EPA/Michael Reynolds)
El CEO de Meta, Mark Zuckerberg. (EFE/EPA/Michael Reynolds)

Ni Meta ha amenazado a la Unión Europea ni va a cerrar Facebook, WhatsApp o Instagram en el Viejo Continente, al menos de momento. La compañía fundada por Mark Zuckerberg presentó su informe anual de resultados la semana pasada ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), una tarea a la que está obligada como empresa que cotiza en el Nasdaq. En él, incluyó un párrafo sobre los riesgos para su negocio y, entre ellos, Facebook mencionó una hipotética falta de acuerdo para la llamada transferencia transatlántica de datos. Horas después, internet anunciaba casi el fin de Facebook en Europa.

La frase de la polémica en cuestión fue la siguiente: "Es probable que no podamos ofrecer algunos de nuestros productos y servicios más importantes, incluidos Facebook e Instagram, en Europa, lo que afectaría material y adversamente a nuestro negocio, situación financiera y resultados de operaciones". ¿El problema? Ni es la primera vez que Facebook deja esto por escrito ni es, en realidad, relevante. Un dato: desde verano de 2018, esta frase (o una similar) ha aparecido al menos una decena de veces en estos documentos.

Foto: Foto: Dado Ruvic/Reuters.

El aviso no fue noticia en un inicio, pero se ha ido formando una bola de nieve desde el pasado fin de semana y la supuesta amenaza ha acabado ocupando titulares y declaraciones políticas en todo el mundo. Los ministros de Economía de Alemania y Francia han llegado a declarar en rueda de prensa que "viviríamos muy bien sin Facebook", con un dardo incluido: "Los gigantes digitales deben entender que el continente europeo resistirá y afirmará su soberanía".

Ante esta situación, el vicepresidente de Políticas Públicas de Meta en Europa, Markus Reinisch, ha tenido que publicar un comunicado sobre esa supuesta amenaza: "Cualquier información que dé a entender eso, simplemente no es cierta". En el texto también se insiste en que "esto no es nuevo" y que desde hace tres años han "destacado el riesgo específico para nuestros servicios en Europa y la necesidad de un mecanismo de transferencia de datos seguro". "Estamos obligados por ley a revelar los riesgos importantes a nuestros inversores", apuntaba Reinisch.

placeholder Un activista, con una máscara de Mark Zuckerberg, durante una protesta en Bruselas. (EFE/Stephanie Lecocq)
Un activista, con una máscara de Mark Zuckerberg, durante una protesta en Bruselas. (EFE/Stephanie Lecocq)

Desde el escándalo de Cambridge Analytica, la imagen pública de Zuckerberg y su compañía ha caído en picado. Las revelaciones de los 'Facebook papers' les dieron un nuevo golpe y muchos se preguntan si fue el definitivo. Por ahora, ya han caído por primera vez sus usuarios un 1%... Pero su cotización ha caído más: en torno al 30% desde la publicación del informe. Y el caso de esta hipotética amenaza revela algo importante: Zuckerberg tiene tan mala prensa que se puede esperar cualquier cosa de él. Sus fallos en el pasado han sido tan estrepitosos que atizarle y anunciar el fin de la red social en Europa, aunque no se ajuste a la realidad, sale totalmente gratis.

"Los fundadores de las grandes tecnológicas son figuras muy representativas porque son muy visibles y están asociadas a las empresas. Los valores de la persona son transferidos a la empresa y ahí está el riesgo reputacional, porque se afectan mutuamente", dice Sergio Reyes, profesor de ESIC y experto en modelos de negocios digitales. "Todas las redes sociales y empresas tienen un ciclo de vida y aquí está por ver si el declive de Facebook implicará al resto. A nivel corporativo, puede ser un punto de inflexión, pero no creo que sea el caso, porque también puede ser un llano".

La clave está en tus datos

Aunque la 'amenaza' tenga demasiadas comillas para ser considerada como tal, sí que es cierto que forma parte de la estrategia de negociación de Facebook para conseguir una regulación favorable a su negocio. "Estamos identificando un riesgo empresarial derivado de la incertidumbre en torno a las transferencias internacionales de datos", apuntaban en el texto, donde indicaban que "representa una amenaza para nuestra capacidad de operar en Europa". "No estamos solos. Al menos otras 70 empresas de una amplia gama de sectores, incluidas 10 empresas europeas, también han planteado los riesgos en torno a las transferencias de datos".

"Los riesgos intrínsecos en el mercado existen y se tienen que declarar, pero otra cosa es que se produzcan", comenta Reyes al respecto, y considera que todos estos avisos "no van a llegar a ningún sitio" porque, argumenta, la principal perjudicada sería la propia empresa, que perdería un mercado con millones de usuarios y, sobre todo, un torrente de inversión publicitaria. "La problemática es mayor que la solución", resume.

Foto: Foto: Reuters.

La clave de todo lo anterior está en que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) tumbó el acuerdo de 'privacy shield' (escudo de protección) entre Estados Unidos y la UE. Este tratado, que posibilita la transferencia de datos de un continente a otro, permitía injerencias de los derechos fundamentales de los europeos, pues no garantizaba los mínimos del Reglamento General de Protección de Datos (RGDP).

Es un argumento muy similar al que ya utilizó en 2015 para tumbar el anterior pacto, llamado Puerto Seguro. "El problema de base es que la normativa de EEUU es incompatible con la nuestra, tal y como ha dicho el tribunal. Es decir, que una empresa cumpla las leyes estadounidenses implica el incumplimiento de la normativa de protección de datos europea", explica Samuel Parra, abogado especializado en protección de datos. "Cualquier acuerdo que no solvente este escollo volverá a ser anulado en unos años".

placeholder Meta. (Reuters/Dado Ruvic)
Meta. (Reuters/Dado Ruvic)

Ha pasado un año y medio desde que la Justicia europea paralizara el 'privacy shield', por lo que la cobertura legal directa de las transferencias de datos queda en un limbo jurídico. Por ahora, se han utilizado las llamadas cláusulas contractuales tipo para seguir transfiriendo datos, pero este abogado tiene sus reservas: "Un acuerdo entre las partes no puede implicar el incumplimiento de una ley en EEUU. Cuando se anuló el Puerto Seguro, ya se sancionó a alguna empresa española por usar los servicios de una empresa estadounidense".

Parra considera que esta vez el acuerdo será más meticuloso y "no querrán que se tumbe por tercera vez porque, entre otras cosas, genera inseguridad jurídica". Pero ¿es posible un acuerdo entre concepciones del derecho diametralmente opuestas? O, yendo un poco más allá, ¿es deseable desde este lado del Atlántico?

Foto:  Un niño consulta una tablet. (EFE/Elías L. Benarroch)

"A mí no me molesta que haya obstáculos para transferir datos desde Europa a otro país que tiene una regulación menos garantista con la protección de datos. No puede ser que eso implique una merma de los derechos de los ciudadanos. Es algo que se ha conseguido a base de años de regulación y debates, no se puede perder porque el dato viaje a otro continente", desarrolla Parra.

Lo más sencillo, claro, sería que EEUU se adaptara a la regulación europea, "pero lógicamente no lo van a querer hacer". "El problema no es Meta, sino cualquier tecnológica que tenga matriz en EEUU y ofrezca servicios en la nube", indica antes de recordar que "las administraciones públicas, también en España, no dejan de contratar servicios con estas empresas, y esto no ayuda". "En Europa hay empresas igual de buenas y fiables que ofrecen este mismo servicio", defiende, aunque es optimista respecto a un futuro acuerdo: "Que no se consiga es un escenario apocalíptico que no preveo".

Ni Meta ha amenazado a la Unión Europea ni va a cerrar Facebook, WhatsApp o Instagram en el Viejo Continente, al menos de momento. La compañía fundada por Mark Zuckerberg presentó su informe anual de resultados la semana pasada ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), una tarea a la que está obligada como empresa que cotiza en el Nasdaq. En él, incluyó un párrafo sobre los riesgos para su negocio y, entre ellos, Facebook mencionó una hipotética falta de acuerdo para la llamada transferencia transatlántica de datos. Horas después, internet anunciaba casi el fin de Facebook en Europa.

Unión Europea
El redactor recomienda