YA CONTROLAN SU VELOCIDAD

El futuro es usar medusas biónicas para investigar los océanos

Se ha instalado una prótesis que utiliza impulsos eléctricos para regular, y acelerar, el movimiento de la medusa, de la misma manera que un marcapasos

Foto: Un dispositivo controla la velocidad de las medusas al nadar. Foto: Caltech / Rebecca Konte
Un dispositivo controla la velocidad de las medusas al nadar. Foto: Caltech / Rebecca Konte

Investigadores estadounidenses del Instituto Tecnológico de California (Caltech) y de la Universidad de Stanford han desarrollado una pequeña prótesis biónica que permite a las medusas nadar más rápido y de manera más eficiente. El objetivo final es lograr que estos animales exploren y registren información sobre los océanos.

Los océanos son grandes desconocidos para la ciencia. Hay cientos de miles de kilómetros inexplorados del total de 1.300 millones de kilómetros cúbicos que suman todos los mares. Costosos submarinos y los drones acuáticos no son capaces de paliar esa falta de información por lo que unos investigadores del Instituto Tecnológico de California y la Universidad de Stanford han buscado una posible solución futura.

Su idea es convertir a unas criaturas vivientes, como las medusas lunares, que abundan en los océanos, en cyborgs controlables. El primer paso ha sido implantarles una prótesis que utiliza impulsos eléctricos para regular, y acelerar, el movimiento de la medusa, de la misma manera que un marcapasos regula la frecuencia cardíaca.

Temperatura, salinidad, pH...

El dispositivo tiene aproximadamente dos centímetros de diámetro y está unido al cuerpo de la medusa a través de un pequeño alfiler de madera. Cuando está activa, la prótesis estimula los músculos de las medusas con un pulso electrónico regular. Para minimizar el impacto en el animal, los investigadores añadieron al dispositivo flotadores de corcho y pesos de acero inoxidable para mantener el sistema neutralmente boyante. Los científicos, que relatan su estudio en la revista científica 'Science Advances', probaron el dispositivo en seis medusas lunares en un tanque y descubrieron que podía hacer nadar a los animales casi tres veces más rápido que su ritmo natural. Con el dispositivo apagado, mantuvieron su velocidad típica.

Las medusas no tienen ni cerebro ni sistema nervioso por lo que controlarlas, según los investigadores, no debe generar dudas éticas

Aunque el dispositivo solo afectó a la velocidad de las medusas en este primer experimento, los investigadores planean agregar capacidad de dirección y sensibilidad a versiones posteriores. "Con algunas modificaciones relativamente simples, creemos que es posible conseguir que el animal sea dirigido, así podríamos decirle a la medusa: 'Gira a la izquierda aquí, haz un giro de 30 grados allí, da la vuelta en otro lugar'", señala a Scientific American el coautor del estudio John Dabiri, ingeniero mecánico en Caltech.

"En última instancia", continúa Dabiri, "la idea es que estas medusas registren la temperatura del océano, la salinidad, el pH, todas las variables que nos preocupan cuando tratamos de cuantificar la salud actual y futura de los océanos y el cambio climático".

Convertir animales en sensores vivos plantea dudas éticas, reconoce Dabiri, que, no obstante, aclara que las medusas lunares no tienen cerebro ni un sistema nervioso central. Tampoco cuenta con receptores del dolor que harían que, por ejemplo, un mamífero reaccionara a tener un alfiler de madera clavado en el cuerpo. Esta especie sí que produce moco cuando se estresa, pero los investigadores afirman que, tras una monitorizaron exhaustiva, no observaron esta respuesta. También afirman que las medusas sanaron en cuestión de días y volvieron a comportarse como de costumbre después de que el experimento terminara y se quitara la prótesis.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios