UNA DE LAS ESPECIES MÁS VENENOSAS DEL MUNDO

El antídoto más deseado está en esta medusa cuyo veneno puede matar a 600 personas

La técnica CRISPR ha servido para analizar el genoma de este peligroso veneno y desarrollar tratamientos contra esta y otras especies capaces de acabar con la vida de un hombre

Foto:  Una medusa de caja (Jamie Seymour)
Una medusa de caja (Jamie Seymour)

La medusa de caja (Chironex flekeri) es uno de los animales más venenosos del planeta, una sola contiene tanto veneno como para matar a alrededor de 600 personas. Su picadura es capaz de producir a un ratón la muerte de sus tejidos y un dolor insoportable hasta hacerla colapsar, pero un momento, ¿cómo y dónde son capaces de coincidir una medusa australiana y un ratón cualquiera?

Sólo en un laboratorio, en concreto en el de Greg Neely en la Universidad de Sydney, donde a partir del veneno de la también llamada 'avispa de mar' han elaborado un prometedor antídoto que podría ser útil con muchas otras toxinas para las que, hasta ahora, no existe tratamiento. El descubrimiento se ha publicado esta semana en 'Nature Communications'.

El principal problema para tratar a alguien que ha sido inoculado con este veneno, capaz de causar la muerte en cuestión de minutos tras una exposición severa, es que los médicos desconocían los mecanismos que hacen a esta toxina tan devastadoramente rápida. Por ello, los tratamientos clínicos son, en muchos casos limitados e ineficaces.

Gracias al método CRISPR, Neely y sus compañeros fueron capaces de analizar el genoma del veneno de la 'Chironex flekeri' e identificar aquellos genes que participan en la muerte de las células huésped. Así llegaron a comprender cuáles resultaban esenciales para que el veneno lograra su objetivo. No todos eran obvios, ya que incluso algunos genes involucrados en la síntesis del colesterol demostraron jugar un papel determinante. Al jugar con su inferencia lograron aumentar la resistencia a esta toxina.

También descubrieron que la administración de 2-hidrosipropil-β-ciclodextrinas, medicamento que se utilizaba para tratar una anomalía genética llamada enfermedad de Niemann-Pick, lograba reducir el dolor y detener la muerte celular al ser administrado 15 minutos después de la picadura.

Con el saber acumulado, los autores estiman que además de diseñar antídotos contra la medusa de caja podrían lograr desarrollar tratamientos adicionales contra otros venenos similarmente dañinos.

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios