directivos por la economía circular

De Elizalde (Coca-Cola): "Hemos devuelto a la naturaleza el 113% del agua que utilizamos"

Juan Ignacio de Elizalde está al frente de una de las grandes empresas del sector de la alimentación; sus acciones son clave para un futuro más sostenible

Foto: Juan Ignacio de Elizalde, director general de Coca-Cola Iberia y miembro del consejo de administración de Ecoembes.
Juan Ignacio de Elizalde, director general de Coca-Cola Iberia y miembro del consejo de administración de Ecoembes.

Fue en 1953 cuando la primera botella de Coca-Cola llegó a España. Desde entonces, este refresco ha formado parte de la sociedad y ha cambiado con ella. Juan Ignacio de Elizalde, director general de Coca-Cola Iberia y miembro del consejo de administración de Ecoembes, acude al ciclo 'Directivos por la economía circular' para contarnos cómo la empresa, el sector y hasta él mismo han cambiado su forma de trabajar para luchar contra el cambio climático.

PREGUNTA. Coca-Cola es una multinacional que ha sabido adaptarse a la idiosincrasia local, ¿cómo ha evolucionado la sociedad española desde aquella primera botella llegada a España en la década de los cincuenta?

RESPUESTA. Coca-Cola llegó a España en 1953 y rápidamente se convirtió en una de las bebidas más populares entre los españoles. Desde entonces, no solo ha conseguido colarse en la nevera o en la mesa de los españoles, sino que gracias al fuerte arraigo local que le caracteriza se ha convertido en un vecino más. Como decíamos en la celebración de nuestro 65 aniversario, “somos parte de este país”. Contribuimos a través de nuestro negocio a la economía española y al enriquecimiento social a través de las diferentes iniciativas sociales y culturales que impulsamos. Hemos sido testigos de cómo ha evolucionado la sociedad española. Hoy está mejor informada, más comprometida por las causas sociales y es más exigente, lo que nos estimula para ser mejores.

P. Usted se define como una persona optimista, ¿cree que aún estamos a tiempo de frenar el cambio climático?

R. El cambio climático es una amenaza real y el desafío más importante al que el ser humano se enfrenta en materia ambiental. La sociedad en su conjunto lo sabe y desde los organismos internacionales y las compañías se están dando pasos muy importantes para ponerle freno. Los consumidores, no obstante, nos piden más. Creo que todavía nos queda mucho por hacer. Desde Coca-Cola, estamos muy concienciados en contribuir con energías limpias y respetuosas con el medio ambiente. En este sentido, actualmente el 100% de la electricidad que utilizamos en todos nuestros centros de trabajo en España y Portugal proviene de fuentes renovables. Buscamos constantemente maneras de reducir el consumo, hemos mejorado nuestra eficiencia energética con la sustitución de los equipos por otros de nueva generación e incluso producimos nuestra propia energía renovable desde nuestras plantas y espacios de trabajo.

"Las nuevas generaciones son consumidores exigentes y críticos. Es importante escuchar lo que piden y ofrecérselo lo antes posible"

P. Se considera un apasionado del cambio, ¿qué prácticas está realizando a nivel personal para reducir la huella medioambiental?

R. Soy un convencido de que la solución al reto ambiental tiene que ser compartida. Mi reto personal es trabajar para que el negocio de Coca-Cola en Iberia y el de sus marcas sea un negocio que crezca de manera sostenible y responsable. Trato de no olvidarme todos los días que acudo a trabajar y tomo decisiones de lo que nuestro CEO, James Quincey, nos dice: “Queremos crecer, pero no a cualquier precio”.

Creo que el éxito empresarial y la sostenibilidad van de la mano y por ello trato como primer responsable de la compañía en Iberia de que la sostenibilidad sea algo transversal a todas las áreas de trabajo, desde el 'marketing' que hacemos hasta el ecodiseño de los envases. Contamos con la estrategia Avanzamos, que nos está permitiendo sentar las bases en colaboración con nuestro socio CCEP en materia de sostenibilidad para toda Europa occidental. Gracias a ella, hemos logrado que el 55% del volumen de nuestras ventas provenga de bebidas bajas o sin calorías, que prácticamente el 100% de nuestros envases sean reciclables y que hayamos devuelto a la naturaleza el 113% del agua utilizada en nuestras bebidas.

P. Usted forma parte del consejo de administración de Ecoembes, ¿cuáles son los principales activos de la organización para potenciar que la sociedad consiga transitar hacia la economía circular?

R. Desde su creación hace ya 20 años, Ecoembes ha jugado un papel central en el desarrollo de un modelo de gestión de residuos que hoy opera a nivel nacional, impulsando la colaboración entre empresas, ciudadanos y administraciones. Ha sabido sensibilizar a la sociedad sobre la importancia del reciclaje a la vez que promover la sostenibilidad en sus empresas socias a través del ecodiseño. Ahora, el desafío es minimizar el impacto de los residuos y avanzar hacia una economía circular.

Juan Ignacio de Elizalde.
Juan Ignacio de Elizalde.

P. ¿Cómo están concienciando a sus consumidores a reciclar más en el contenedor amarillo?

R. Como compañía, tenemos el firme propósito de colaborar con distintos actores, públicos y privados, para sensibilizar a los ciudadanos sobre la importancia de avanzar hacia una economía circular. Para nosotros es muy importante informar y formar al consumidor. Por eso, el proyecto Mares Circulares, que desarrollamos junto a múltiples organizaciones para limpiar las costas, fondos marinos y colaborar en la conservación de las reservas marinas de España, es un ejemplo de lo que podemos lograr con el trabajo colectivo, tanto para crear conciencia como para convertir esa conciencia en acciones concretas. Esto es simbólico, pero sin duda el trabajo de las empresas es clave como actores principales y no de un modo individual sino con la colaboración entre proveedores, competidores, agentes sociales y autoridades.

Y con respecto a la capacidad de llegada de nuestras marcas para generar y fomentar una cultura de reciclaje, el año pasado incluimos por primera vez en los tapones de las botellas de PET de marca Coca-Cola un mensaje claro para motivar el reciclaje: “Por favor, recíclame”. Es la primera vez que ponemos un mensaje de reciclaje en lugar del logo de la marca.

P. Los datos de Eurostat dicen que España se sitúa en el sexto lugar en Europa en lo que a reciclaje de envases se refiere. ¿Cuál es su lectura sobre esta posición?

R. Es para todos evidente que España ha progresado de modo relevante en este ámbito y supo responder bien al reto en su día. Tomando los datos de Eurostat, es un orgullo encontrarnos en el sexto lugar de los 28 países que conforman la UE con una tasa de reciclado del 70,3%, por delante de países como Noruega (con un 57,2%), Suecia, Italia, Francia, Austria y Finlandia. Pero no quiero quedarme solo en lo que hemos avanzado: ahora tenemos que ir a por más, porque las normas así nos lo exigen. Y, lo más importante, porque es lo que los ciudadanos esperan de nosotros.

P. Desde que fuera nombrado director general de Coca-Cola Iberia hace año y medio, ha liderado un potente plan de innovación, ¿cuáles han sido los retos a los que ha tenido que enfrentarse?

R. Las nuevas generaciones son consumidores exigentes y críticos. Por ello es tan importante escuchar lo que piden y ofrecérselo lo antes posible. El mundo del consumo ha cambiado y desde Coca-Cola estamos muy atentos a lo que el consumidor demanda. Nos piden hipertransparencia detrás de cada producto y cada vez están más preocupados por su salud y bienestar. A estas demandas nosotros respondemos con información más clara en nuestros productos, una reducción de un 47% del contenido de azúcar desde el año 2000 y con envases más ligeros y sostenibles.

"En 2018, ya hemos conseguido cumplir con el objetivo de que el 100% de la energía eléctrica consumida proceda de fuentes renovables"

P. La reducción de la huella ambiental a través del ecodiseño y aligeramiento de sus envases es un punto clave de su estrategia de sostenibilidad ¿Qué objetivos han alcanzado?

R. Estamos comprometidos con liderar el camino hacia una economía circular donde el 100% de nuestros envases se recoja para ser reutilizado o reciclado. En esta línea, ya hemos conseguido que prácticamente el 100% de los envases utilizados sea reciclable y/o reutilizable. En parte, este logro ha sido gracias a la apuesta por el ecodiseño y la innovación. Los nuevos lanzamientos, como Honest, AdeS o Smartwater, por ejemplo, incorporan en sus envases un material de origen vegetal que denominamos PlantBottleTM. Se trata de un tipo de botella 100% reciclable hecha hasta en un 30% de bioplástico.

Por otro lado, también estamos trabajando en la reducción del uso de materias primas a través del aligeramiento de nuestros envases, consiguiendo así reducir el uso de materia prima. También conseguimos reducir uso de materias primas con la incorporación de PET reciclado en nuestras botellas de plástico. Actualmente, contamos con un 25% de PET reciclado en nuestras botellas. El objetivo de la compañía es conseguir llegar al 50% de PET reciclado en todas nuestras botellas de plástico a nivel mundial en 2025. Adicionalmente, estamos reduciendo el 'packaging' secundario, eliminando progresivamente los agrupadores de latas —Hi-Cone— en aquellos canales donde no ofrezcan un valor añadido al consumidor.

P. El agua es un recurso primordial en sus bebidas, ¿están realizando alguna acción para su conservación y ahorro?

R. En Coca-Cola estamos comprometidos, desde hace mucho tiempo, en tratar el agua con todo el respeto y cuidado que se merece. Nuestro objetivo es proteger la sostenibilidad de nuestras fuentes de agua actuando de dos maneras: reduciendo un 20% el agua que utilizamos en la fabricación de nuestras bebidas para 2025 y reponiendo el 100% del agua contenida en las mismas que usamos en áreas con estrés hídrico. En la actualidad, hemos reducido cerca de un 12% el agua que utilizamos para fabricar nuestras bebidas, mientras que en 2018 repusimos el 113% del agua contenida en nuestras bebidas.

"Estamos trabajando en la reducción del uso de materias primas a través del aligeramiento de nuestros envases"

P. Coca-Cola se comprometió a reducir sus emisiones de CO2, ¿cómo lo están llevando a cabo?

R. El cambio climático es el desafío ambiental más grave al que se enfrenta el planeta. Considero que hay que tomar medidas urgentes sobre esta cuestión y estamos comprometidos a desempeñar nuestro papel en los esfuerzos globales para hacerle frente, conforme al Acuerdo de París de 2015. Nos hemos comprometido a reducir a la mitad las emisiones directas de CO2 para 2025. Para ello, estamos actuando en nuestras fábricas, en la cadena de distribución y en los equipos de frío. En 2018, ya hemos conseguido cumplir con el objetivo de que el 100% de la energía eléctrica consumida proceda de fuentes renovables. Además, hemos logrado reducir un 2,5% el consumo total de energía gracias a acciones que incluyeron el establecimiento de requisitos de rendimiento de mayor eficiencia para nuestros equipos de frío o la instalación de dispositivos inteligentes para optimizar la eficiencia energética.

P. Coca-Cola es un referente, ¿qué iniciativas están realizando para ayudar a su transición ecológica dentro del sector de la alimentación?

R. Tenemos la responsabilidad, como compañía líder que somos, de pensar y cuidar la comunidad en la que operamos. Absolutamente todos queremos un planeta sano, y para ello todos y cada uno tenemos que poner de nuestra parte. Nosotros queremos liderar esta transformación. Si no queremos que los envases terminen en el mar o como residuos, el primer paso es preguntarnos, ¿por qué los tiramos? Si los recogemos, se podrán reconvertir, reciclar. Creemos que los envases son la clave de la economía circular. Ofrecemos productos de calidad, fáciles de comprar y fáciles de consumir, pero también queremos que sean fáciles de devolver. Si nosotros, competidores, productores, distribuidores, gobiernos locales y demás agentes sociales, vamos de la mano y nos organizamos, lograremos la solución al reto medioambiental.

Asumimos nuestro rol de compañía líder del sector y, por tanto, nuestra responsabilidad en cuanto a concienciación y formación de la sociedad en materia medioambiental. Para ello, ponemos en práctica lo que mejor sabemos hacer en Coca-Cola, que es juntar gente que comparte un mismo propósito para cambiar juntos hacia un mundo mejor.

Sociedad

El redactor recomienda