Se buscan presos para trabajar: el Brexit deja a Reino Unido sin mano de obra... ni pollo
  1. Mundo
  2. Europa
Nueva pandemia

Se buscan presos para trabajar: el Brexit deja a Reino Unido sin mano de obra... ni pollo

Los problemas ante la falta de personal y suministros podrían llevar a una subida en las tasas de interés (ahora 0,1%). Palabras mayores para un país que acumula una deuda histórica

placeholder Foto: El primer ministro Boris Johnson. (Reuters)
El primer ministro Boris Johnson. (Reuters)

Jacob Rees-Mogg, el extravagante político conservador que, según sus propios colegas, “parece un diputado del siglo XVII”, asegura que nunca en su vida ha entrado en un restaurante de la cadena Nando's. Millonario y euroescéptico convencido, fue el cabecilla de los 'tories' rebeldes y, cuando Boris Johnson se mudó a Downing Street, le premió nombrándole presidente de la Cámara de los Comunes, desde donde quiso atajar el enfado del sector pesquero por el acuerdo al que se llegó con Bruselas con frases tan contundentes como: “Ahora [que hemos salido de la UE] los peces británicos son más felices”.

Rees-Mogg vive en su burbuja. Pero, en el Reino Unido, la cadena Nando's (pese a ser sudafricana) es tan mítica como el té de las cinco y ahora se ha visto obligada a cerrar 50 de sus restaurantes porque los británicos se han quedado sin pollo. McDonald's ha tenido que retirar los batidos y refrescos embotellados ante la falta de suministros y la cadena de bocadillos Subway también ha tenido que modificar su menú.

Foto: Banderas de la Unión Europea. (Reuters)

Con una población activa cada vez más envejecida, una caída de la inmigración y el covid-19, la escasez de mano de obra se ha convertido en la nueva pandemia que asola a ambos lados del Atlántico. Pero, en el caso del Reino Unido, los efectos se están viendo gravemente agudizados por el Brexit.

En los Estados Unidos, el consejo que el presidente Joe Biden ha dado a los empresarios para conseguir (y retener) a sus empleados ha sido: “Pagadles más”. Pero, en el Reino Unido, a los camioneros se les ha aumentado 11,10 libras las horas extras (llegando a las 22,20 libras) y se les está ofreciendo bonos de hasta 5.000 libras (5.400 euros). Y no se ha conseguido solucionar el problema.

Foto: El primer ministro británico, Boris Johnson (Reuters)

Solo en el sector alimentario, hay un déficit de 100.000 transportistas. Alrededor de 14.000 camioneros comunitarios abandonaron el Reino Unido a finales de año, cuando se ejecutó ya efectos prácticos la salida del bloque, y, desde entonces, solo han regresado 600. Los líderes empresariales piden al Gobierno de Johnson que facilite los visados. Pero, de momento, no hay excepciones para nadie ante la nueva normativa de inmigración basada en el estricto sistema australiano de puntos. Los que quieran trabajar en el Reino Unido deben ahora demostrar, entre otros, oferta de empleo y examen con nivel de inglés.

Presos para salvar la Navidad

El fuerte aumento de los costos de transporte ha llevado a los minoristas y fabricantes de juguetes, como The Entertainer y Mattel, a advertir sobre una subida de precios de cara a Navidad, donde habrá menos productos. Las existencias de los principales minoristas ya están en sus niveles más bajos desde 1983.

Ante la grave crisis de falta de trabajadores —en un país donde el paro se sitúa en el 4,7%—, algunas empresas están contratando a presos que pueden disfrutar ya de días de permiso. La patronal de los productores avícolas (BPC) señala que en torno a uno de cada siete puestos han quedado vacantes en su sector —cerca de 7.000 empleos— a raíz del Brexit. Por su parte, la Asociación Británica de la Industria Cárnica (BMPA) anticipa problemas en la producción y el suministro de menús típicos de la Navidad. Sus miembros afrontan una extraordinaria falta del personal, que ya supera el 15%. Tom Bradshaw, vicepresidente de la Unión Nacional de Agricultores, denuncia que “hay un gran problema con los cerdos en las granjas”. “Solo pueden matar cuatro, no cinco días a la semana porque no hay carniceros”, señala.

Foto: Consulado español en Londres. (Google Maps)

En julio, se estimaba que había un millón de puestos vacantes, una cifra récord. Tras el confinamiento, muchas empresas buscan a la desesperada personal. Pero el servicio penitenciario está desbordado. Natasha Finlayson, directora ejecutiva de Working Chance, una organización benéfica que ayuda a mujeres que han salido de prisión a regresar a la vida laboral, asegura que las consultas se han multiplicado por 10 en los últimos dos meses. “Al principio estábamos completamente desorientados. No entendíamos lo que estaba pasando. Luego nos notificaron que había una escasez masiva de mano de obra en muchos sectores”, matiza. Los reclusos ya se han puesto a trabajar, entre otros, en mataderos, carnicerías, la cadena Pret a Manger, los 'pubs' de Greene King y las fábricas de Bernard Matthews.

De momento, las estanterías de los supermercados no están vacías, pero las opciones se están reduciendo. Steve Murrells, director ejecutivo de Co-operative Group. Bradshaw, explica que todos los supermercados están “racionalizando” sus líneas. “En lugar de tres tipos diferentes de fresa, solo hay uno”, matiza.
Las interrupciones en las cadenas de suministro y la falta de mano de obra podrían llegar a ser efectos temporales de la pandemia y el Brexit que podrían corregirse automáticamente a medida que la crisis retrocede. Pero los economistas advierten que el mayor riesgo es que perduren en el tiempo causando una inflación duradera.

Foto: Michel Barnier, antiguo negociador jefe de la Comisión Europea. (Reuters)

Las tarifas de envío se han disparado hasta tal punto que las empresas sospechan que la industria se está beneficiando. Las cámaras de comercio británicas han pedido este mes una investigación por parte de la Autoridad de Competencia y Mercados después de que algunas compañías se hayan visto afectadas por unos costos siete veces más caros de alquiler de contenedores de China. Los precios del acero se han encarecido un 50% respecto al año pasado. En general, el precio de los materiales de construcción ha subido un 14%.

Los empresarios están cada vez más preocupados de que los aumentos temporales de precios y salarios se conviertan en permanentes. De ser así, los efectos ahora microeconómicos por falta de existencias podrían derivar en consecuencias macroeconómicas con subidas de las tasas de interés (ahora en mínimo histórico del 0,1%). Y eso ya son palabras mayores para un Reino Unido que acumula una deuda de 2,21 billones de libras (2,56 billones de euros), lo que equivale al 98,8% del PIB, la mayor desde marzo de 1962.

Brexit Reino Unido SUBWAY McDonald's Boris Johnson
El redactor recomienda