“El fin de Díaz-Canel está más cerca que nunca, tiene las horas contadas”
  1. Mundo
  2. Europa
Entrevista a José Ramón Bauzá

“El fin de Díaz-Canel está más cerca que nunca, tiene las horas contadas”

En entrevista con El Confidencial, el eurodiputado critica la inacción de la UE respecto a la situación en Cuba y la compara con el régimen de Nicaragua

placeholder Foto: El eurodiputado de Ciudadanos, José Ramón Bauzá. (Parlamento Europeo)
El eurodiputado de Ciudadanos, José Ramón Bauzá. (Parlamento Europeo)

El eurodiputado de Ciudadanos José Ramón Bauzá (España, 1970) fue una de las primeras voces europeas en exigir una mayor acción de la UE en las protestas históricas en Cuba. Tal presión en las calles no se veía desde hace más de medio siglo. En entrevista con El Confidencial, pide cortar toda acción con el Gobierno de La Habana y califica a Borrell de “ambiguo” en su política hacia la isla.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas clave a los que se enfrenta la UE, pincha aquí]

PREGUNTA. Estamos viendo en Cuba las protestas más importantes en 60 años, ¿sobrevivirá Díaz-Canel a ellas?

RESPUESTA. El fin de Díaz-Canel está más cerca que nunca. Tiene las horas contadas. Es así. Nunca se había producido un levantamiento de este tipo en los últimos 60 años. El pueblo está cansado y ya no tiene nada que perder. Está muerto de hambre, sin medicamentos ni vacunas para luchar contra el coronavirus. Está absolutamente acorralado por la represión, el secuestro y el asesinato. Solo es cuestión de tiempo y cada vez está más atemorizado, porque ve más cerca que con la represión ya no puede. El pueblo ya se ha echado a la calle y un ministro ya ha dimitido porque no está de acuerdo con las acciones represivas. Ahora, Díaz-Canel ha puesto en marcha unas medidas de urgencia, que son una cortina de humo, para intentar calmar a las masas y para seguir actuando como dictador. Pero no me cabe la menor duda de que Díaz-Canel y la dictadura castrista tienen las horas contadas.

Foto: Un integrante de las brigadas especiales, durante las protestas. (EFE)

P. Es imposible no hacer un símil entre las protestas que vemos en Cuba y las que surgieron en Venezuela hace unos años. Parecía también que Maduro no sobreviviría, pero ahora está más fuerte incluso que entonces. Y todo ello ha obligado a la UE a reconducir su postura y necesitarlo como un interlocutor. ¿Puede derivar la situación en La Habana a este escenario?

R. Con el régimen, no debería haber ningún tipo de canal de comunicación. Con terroristas o dictadores no se negocia. Lo único que entienden es la presión. Y sobre todo que les toquen el bolsillo. Cuando se toca la línea de conexión económica y se aplican sanciones bloqueando sus recursos económicos es cuando les duele. Por lo tanto, hay que negociar con las asociaciones que ayudan, pero no con los dictadores, que se aprovechan de la buena voluntad y de la debilidad. El Gobierno de España tiene a Guaidó como un presidente protocolario. No puede ser esta debilidad ni que Borrell no lo reconozca como único representante y presidente electo. Guaidó es el único presidente que tiene hoy Venezuela. Ante los dictadores, no puede haber ninguna muestra de debilidad, solo bloqueo de sus cuentas, sanciones específicas y aplicación de las cláusulas democráticas en los acuerdos con la UE.

Entrevista a José Ramón Bauzá en vídeo

P. Acaba de enviarle una carta a Josep Borrell, el alto representante, sobre la protestas históricas en décadas en Cuba. Cuéntenos, ¿qué le pide?

R. Le pido lo que llevamos exigiendo en este caso con Cuba, pero anteriormente con Nicaragua: que sea enérgico y contundente aplicando sanciones contra el régimen dictatorial nicaragüense representado por Ortega. Y ahora vamos hacia el norte geográfico para exigirle lo mismo en este caso de la dictadura castrista, encarnada por Miguel Díaz-Canel. En esa carta que le remití a las pocas horas de que se produjese ese levantamiento absolutamente pacífico por parte del pueblo cubano, le exijo que actúe con contundencia, que reconozca la democracia en Cuba, que se produzca la liberación inmediata de los presos políticos y que se active la cláusula democrática en el acuerdo UE-Cuba. Lo de los últimos días ha sido un levantamiento pacífico que pide ‘Patria y vida’. En mi contacto directo con los cubanos que permanecen en la isla y los que están en el exilio, nos exigen que actuemos. Y la mejor manera que tenemos para actuar en el Parlamento es la personación del alto representante para que actúe con contundencia.

"Lo que se ha producido es un levantamiento por hartazgo y como consecuencia de una dictadura"

P. Recientemente, Borrell ha dicho que las acciones de Trump han empeorado la situación en Cuba. Además, la UE siempre ha estado en contra del embargo unilateral de Estados Unidos. ¿Qué papel tiene este embargo en las protestas y la asfixia económica del país?

R. Le respondo con lo que me responden cada día los cubanos. Tengo contacto directo con la inmensa mayoría de los líderes tanto en la isla como en el exilio. Lo que se ha producido es un levantamiento por hartazgo y como consecuencia de una dictadura. No pueden ser las afirmaciones de Borrell volviendo a echar la culpa a la situación de un bloqueo norteamericano cuando el verdadero origen es una dictadura. Diferentes ministros del Gobierno Sánchez no responden a la pregunta de si Cuba es una dictadura. Están con evasivas diciendo que no es una democracia. Si no es una democracia, será una dictadura, no hay muchas alternativas cuando además solo hay un partido único en el Gobierno y ninguno en la oposición. Además, la posición de Borrell ha sido siempre ambigua y con dudas sobre su comportamiento. Hace semanas, tuvimos noticias de un 'mail' que circuló como consecuencia de un error entre la delegación socialista en el Parlamento Europeo y la embajada de Cuba en la UE, que decía que no podían parar una resolución a favor de la democracia en Cuba y que Borrell estaba al tanto. Es muy preocupante, porque puede suponer una injerencia e incompatibilidad con su cargo que le debería llevar a la dimisión si se demuestra que hay acción partidista. Borrell no puede ponerse de perfil.

Foto: Protestas en La Habana. (Reuters)

P. Hace un par de años, la UE inició el deshielo con la isla tras 20 de años de relaciones congeladas por la posición común de Aznar. ¿Cree que era mejor ese escenario? ¿Cómo valora estos años de normalización institucional?

R. La mejor normalización es la democracia. Y la peor es la dictadura. Ayer intenté hablar con cubanos en la isla, pero les han cortado internet. Con uno de mis buenos amigos en la oposición, José Manuel Díaz Ferrer, no puedo hablar desde hace días. Díaz-Canel tiene miedo a perder el poder. Y actúa como actúan los dictadores: lanzando a la calle el Ejército y la policía, que están disparando a sus ciudadanos. Los cubanos me dicen que están matando a gente y no pueden pararse a ayudar o socorrer. También han lanzado a las ‘avispas negras’, la mayor fuerza represiva del Ejército. El pueblo se ha levantado porque no tiene nada que perder y está hasta el máximo nivel de desesperación, pobreza y hambruna. Hay gente que lleva meses desaparecida. El verdadero drama es la dictadura castrista y comunista.

"No es el momento de llegar a ningún equilibrio con dictadores. Se ha acabado. El pueblo cubano está desesperado"

P. Ha afeado que el Gobierno no califique de dictadura a Cuba. Pero las relaciones con la isla se han intentado mantener independientemente del color político en Moncloa. Al fin y al cabo, España es el mayor inversor en la isla y el tercer socio comercial… ¿Qué harían ustedes si estuviesen en el Gobierno para mantener este equilibrio y proteger los intereses económicos en esta 'realpolitik'?

R. No es el momento de llegar a ningún equilibrio con dictadores. Se ha acabado. El pueblo cubano está desesperado. Muerto de hambre y con el coronavirus generando muchos fallecidos por la falta de gestión. Las últimas declaraciones del ministro español de Exteriores son vergonzosas. Dice que la situación en Cuba por falta de riqueza y hambre es consecuencia de que no hay turismo. Estamos llegando a un absurdo y falta de realidad. No podemos esperar ni negociar más con los dictadores. ¿Qué relaciones comerciales debemos tener con alguien que está matando a su pueblo? Hay que cortar de raíz todo tipo de connivencia con la dictadura.

Foto: Un vehículo militar, en las calles de La Habana. (Reuters)

P. El futuro de Venezuela siempre ha ido de alguna manera ligado a Cuba. Leopoldo López ha pedido aprovechar este 'momentum' para llamar a las manifestaciones en Caracas. ¿Habrá un efecto dominó?

R. Está todo ligado. Lo que está pasando en Venezuela es lo que estaba pasando previamente en Cuba. En otro sitio como Nicaragua, también lo es. Es un círculo vicioso. Y, cómo no, en el fondo geopolítico está Rusia. Putin también está detrás de todo ello. Es un círculo cerrado donde los intereses comunistas son los mismos: son dictaduras en Cuba, Nicaragua, Bolivia y Rusia. En Bolivia, la expresidenta Añez está en prisión porque su sucesor, vinculado a Podemos, fue uno de los que actuaron como un dictador.

P. Señor Bauzá, ha mencionado que debería frenarse el acuerdo UE-Cuba activando esa cláusula de derechos humanos; sin embargo, no dicen lo mismo con el Acuerdo de Asociación con Israel, país que ha desoído numerosas resoluciones de la ONU o expandido las colonias ilegales. ¿No es una doble vara de medir?

R. Israel es un país democrático. Y la referencia que me dice está vinculada a los últimos acontecimientos entre Israel y Palestina. Israel, como país democrático, se defendía de una asociación terrorista llamada Hamás, que atacaba a un país democrático. Los cobardes terroristas de Hamás ponían sus bombas y lanzaderas de misiles en territorio residencial donde hay niños para lanzar sus misiles. Los terroristas utilizaron de escudos humanos a los niños palestinos. Los misiles de defensa israelí se producen con previo aviso. No confundamos, porque no tiene nada que ver, ni creamos información perversa y tendenciosa.

José Ramón Bauzá Parlamento Europeo Ciudadanos Cuba Eurodiputados
El redactor recomienda