"Si dejamos que Putin y Erdogan nos falten el respeto, ¿cómo no lo va a hacer Marruecos?"
  1. Mundo
  2. Europa
Entrevista a la eurodiputada Assita Kanko

"Si dejamos que Putin y Erdogan nos falten el respeto, ¿cómo no lo va a hacer Marruecos?"

La eurodiputada Assita Kanko (1980, Burkina Faso), del grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, da "todo su apoyo" a España pero pide que se haga respetar

placeholder Foto: La eurodiputada Assita Kanko (Parlamento Europeo)
La eurodiputada Assita Kanko (Parlamento Europeo)

Assita Kanko (1980, Burkina Faso) fue la primera persona en abrir las puertas del Parlamento Europeo a Carles Puigdemont. La personalidad e historial político de la eurodiputada vicepresidenta de la familia del Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) son imposibles de definir. Pero ella lo hace con una palabra: “Autodeterminación”. Se considera una férrea feminista, defensora de los derechos LGTBI o del Estado de Derecho a pesar de compartir filas con la extrema derecha de Vox o el PiS polaco.

Defiende que el proyecto europeo debe hacerse respetar y reconoce que continúa buscando “los cojones de la UE” (tras haberle preguntado a Josep Borrell dónde estaban). También aboga por que España y Europa sean más firmes en sus fronteras y en los acuerdos migratorios con Marruecos o Turquía. “¿No merecen las personas que buscan una vida mejor una oportunidad como la que usted tuvo?”, “Yo no llegué a Europa nadando. Necesitamos que las personas accedan de forma legal”, señala en entrevista con El Confidencial.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas clave a los que se enfrenta la UE, pincha aquí].

PREGUNTA. Cuenta con una biografía intensa. Nació en Burkina Faso, donde sufrió mutilación genital. Comenzó su carrera política en Bélgica con los grupos liberales y ahora forma parte del N-VA, un partido conservador e independentista flamenco. ¿Cómo definiría Assita Kanko a Assita Kanko?

RESPUESTA. Me definiría a mí misma y a mis compromisos con una expresión: el derecho a la autodeterminación para cada uno. Esta ha sido la batalla de toda mi vida. Primero para mí misma tras sobrevivir a la mutilación genital femenina con 5 años en Burkina Faso. Y segundo, para tomar las oportunidades que me dio Europa al llegar aquí: aprender la lengua, integrarme, entender mi nuevo país y formar completamente parte de él. Y tercero, como política, donde todo lo que hago es luchar por justicia. Y es lo que siempre intentaré hacer por mis votantes.

P. Ha defendido aquí en Bruselas una postura bastante dura con el tema migratorio. ¿Cómo ve lo que está ocurriendo en Ceuta en estos momentos?

R. La situación es terrible, pero no sorprendente. La UE ha fallado continuamente en la política migratoria. ¿Cómo puede ser tan difícil combatir el tráfico de personas, tener alianzas que funcionen con Marruecos o Turquía, asegurarse de que se respeta a la UE y contar con mejores políticas de retorno? Lo que está ocurriendo en Ceuta es totalmente inaceptable y expreso toda mi solidaridad a los españoles. Tenemos que fortalecer la forma de aproximarnos a Marruecos. No podemos aceptar que 5.000 personas lleguen nadando de forma ilegal en un lugar en el que viven 85.000 personas, es el 5% de la población. Es otro síntoma del enorme fracaso de la UE en migración.

Creo que Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, y Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, deben viajar a Marruecos y asegurarse de que tenemos los acuerdos adecuados porque no podemos aceptar los chantajes de Marruecos y debemos frenar el chantaje de Turquía también.

Foto: Inmigrantes saltan la valla entre Marruecos y Ceuta. (EFE)

P. De hecho, el vicepresidente Schinas se refirió a la actuación de Marruecos como un chantaje. Sin embargo, no es algo nuevo. Lo hemos visto en el pasado con Turquía. ¿Qué debe o debería haber hecho la UE para evitar esta situación?

R. El problema es que la UE siempre espera hasta que hay un problema. Como si se sorprendiese de la llegada del verano o del invierno. A ver, sabemos lo que está ocurriendo. Lleva siendo un problema desde hace años. La UE debería haberse ocupado de ello. Desde el año 2000, las negociaciones con Marruecos están en el congelador. Y desde entonces, no se ha actualizado los compromisos. La UE debería haber sellado un buen acuerdo con Marruecos y mostrar a países como Rusia o Turquía que la UE es fuerte y que deben respetarnos. Si estamos con Erdogan o Putin y le permitimos que nos falta el respeto, ¿por qué Marruecos debería respetarnos? Para ello, la UE debe respetarse a sí misma. Ahora mismo, sigue siendo posible revertir esta situación. España tiene que enviar a las 5.000 personas de vuelta para enviar un mensaje firme de que entrar de forma ilegal a Europa no es aceptable.

P. Ha dicho también que España debería fortalecer más sus fronteras y enviar a estas personas, muchas de las cuales buscan una vida mejor, de vuelta. ¿No merecen una oportunidad como la que usted sí tuvo?

R. Yo no nadé para llegar a Europa. Las personas necesitan acceder de forma legal. Esto es importante porque las leyes deben respetarse por todos. Hablo como política e independientemente de cuál fuese mi color, seguiría diciendo lo mismo. No hablo como madre o ciudadana, mi mandato aquí es asegurarme de que tengamos las mejores políticas. Y creo que la forma en la que tenemos ahora las fronteras abiertas es cruel. Les estamos dando a los traficantes de personas la licencia para explotar a gente inocente y desesperada. Esto es inaceptable. Lo que llamamos compasión es complicidad.

Foto: Campamento para migrantes en el antiguo Polvorín de Barranco Seco, Gran Canaria. (Alicia Alamillos)

701 personas han muerto este año en el mar. Me rompe el corazón. ¿Quién quiere ver a un familiar desaparecer en el mar? La cosa es que de forma equivocada la UE apela a la compasión, pero si tuviésemos mejor protección en las fronteras, los traficantes no podrían seguir con sus negocios y menos personas morirían en el mar. Estamos malgastando nuestra energía en un caos total y da una idea negativa a los ciudadanos aquí. La migración puede ser muy positiva y juntos podemos hacer que así sea. Apoyo una política que haga frente a los traficantes, que sea efectiva en los retornos y en la que las leyes y los compromisos internacionales se respeten. Tenemos que contribuir a la estabilidad política donde haya conflicto. Esa también es nuestra responsabilidad como un gran bloque en el mundo. Esta combinación nos ayudaría a tener una forma más serena a la hora de hablar de migración y para que los ciudadanos tengan una opinión más positiva de la migración.

P. Vamos ahora a otro asunto que también concierne a España. Cuando el señor Puigdemont llegó a Bruselas, usted fue la primera persona en abrirle las puertas del Parlamento. ¿Cómo nació y se cosechó esta simpatía hacia el líder independentista?

R. Cuando Puigdemont llegó aquí era una persona elegida a la que no se le permitía entrar al Parlamento. Todos los que fuimos elegidos sí lo teníamos permitido. Es nuestro derecho y el de todas las personas que le votaron. Estar tanto tiempo con la entrada prohibida a la institución para la que se le había elegido no es democrático. Lo recibí y le di la bienvenida cuando el Parlamento decidió dejarle entrar. De hecho, da igual cuál fuera su postura política. Era su derecho. Como he dicho anteriormente, defiendo el derecho de autodeterminación, de ser libre, de tener libertad de expresión y el Estado de Derecho.

Sea cual sea tu postura, siempre defenderé que tengas la libertad de expresarlo. Quien no esté de acuerdo, no puede utilizar la violencia. No podemos aceptar la violencia ni que alguien vaya a la cárcel por sus opiniones. Yo vengo de Burkina Faso, una dictadura en la que se golpeaba a los estudiantes por sus opiniones. Uno de mis mentores como periodista fue asesinado. No siempre estoy de acuerdo con los periodistas, algunos de vosotros no sois buenos. Pero es vuestro trabajo y tenemos que protegerlo porque es vital.

P. ¿E imagina a la N-VA declarando la independencia de Flanders por vía ilegal como ocurrió en Cataluña?

R. No es una cuestión de base, sino que sea un proceso democrático en el que tener la libertad de tener opiniones diferentes. Aquí en el Parlamento somos más de 700 personas que no piensan lo mismo. Yo quiero trabajar con todo el mundo en cualquier cosa que haga avanzar a la sociedad. Si el N-VA decide un día que debe tomar otra senda, nadie debería a cargar contra mí, prohibirme sentarme en el Parlamento o meterme en la cárcel. Todo se puede discutir, pero lo que no se puede aceptar es la violencia. Hay que proteger el derecho a defender las opiniones. Si Puigdemont estuviera en el poder y quisiera meter a sus oponentes en la cárcel, también los defendería a ellos, estuviese o no de acuerdo con sus ideas porque así es como me crié y por ello estoy en la política.

P. Comparte familia europea con Vox, los mayores oponentes a Puigdemont y a la independencia de Cataluña. ¿Le es incómodo? ¿Han traído estas ideas antagonistas tensiones o problemas en los Conservadores?

R. Defiendo absolutamente los derechos de las mujeres y la igualdad entre mujeres y hombres. Y defiendo totalmente los derechos del colectivo LGTBI, el derecho a abortar o la libertad de prensa. Diferimos en algunas cuestiones de este tipo. Pero tienen el derecho a tener opiniones diferentes. El principio del grupo ECR es que todo el mundo puede tener su propia opinión y votar como queramos. Nuestra diversidad interna es muy importante. No forzaría a nadie a votar algo ni dejaría que lo hicieran conmigo.

Foto: Maria Schimidt

P. Se define a menudo como una férrea feminista, pero comparte filas con el PiS polaco –la delegación dominante en el ECR-, que ha mermado constantemente los derechos de las mujeres y de los homosexuales. ¿Cómo se siente con ello?

R. Uno de mis asistentes es gay, me acompaña a todas las reuniones, y nunca he visto a nadie atacarlo dentro de mi grupo. También diría que hay otros casos en Europa. En Bélgica hubo un ataque recientemente a una persona gay y hace unas semanas un joven fue asesinado por ello. En muchos países europeos, los derechos LGTBI no son respetados. Y es muy triste. El amor es el amor. En España os encanta el amor, las tapas y el vino. Es genial, y los homosexuales también tienen el derecho de tener todo ello. Pero si hay una propuesta en el Parlamento, solo atañe a Polonia y Hungría. Me pregunto si es sobre los derechos o es un juego político. Creo que es importante que tratemos el tema en toda la UE y por ello voté a favor de declarar la UE una zona de libertad LGTBI. Y lo haría otra vez.

P. Fue también popular en España cuando le preguntó a Borrell que dónde estaban los cojones de la UE. ¿Dónde están según usted?

R. (Risas). No los he encontrado. Sigo esperando la respuesta de Borrell porque obviamente la UE no sabe dónde están. Tenemos que ser más fuertes y firmes y hacernos respetar. No deberíamos dejar que las mujeres sean enviadas a los sofás entre autócratas. Debemos luchas por la igualdad y la justicia.

Ceuta Eurodiputados Consejo Europeo Ursula von der Leyen Comisión Europea Parlamento Europeo Bélgica Burkina Faso Josep Borrell LGTBI Proyecto Parlamento Europeo