Invita Boris: Reino Unido paga la mitad de la cuenta (hasta 11 €) para reactivar la hostelería
  1. Mundo
  2. Europa
"Eat Out to Help Out"

Invita Boris: Reino Unido paga la mitad de la cuenta (hasta 11 €) para reactivar la hostelería

El Gobierno británico se hace cargo de la mitad del precio de cualquier consumición en bares y restaurantes (sin incluir bebidas alcohólicas), hasta un límite de 11 euros por comensal

placeholder Foto: Una pareja come en un restaurante en Londres. (EFE)
Una pareja come en un restaurante en Londres. (EFE)

Ricardo, un colombiano que desde hace siete años vive en el Reino Unido trabajando como camarero, presentaba este lunes la rodilla hinchada. Pero ni se le ocurre pedirse justo ahora un día de descanso. El inicio de la semana se ha convertido en el nuevo “finde” para los británicos. De lunes a miércoles se sale porque el Gobierno “invita” durante el mes de agosto. En concreto, se hace cargo de la mitad del precio de cualquier consumición en bares y restaurantes (sin incluir las bebidas alcohólicas), hasta un límite de 11 euros por comensal. El restaurante donde trabaja, un asiático al suroeste de Londres, está a rebosar. “Nunca lo había visto lleno un lunes a medio día”, asegura a El Confidencial.

Fue el mes pasado cuando el ministro del Tesoro, Rishi Sunakt, anunció la gran medida para impulsar el sector hostelero, uno de los grandes afectados por la pandemia. Pero no ha sido hasta esta semana cuando el programa “Eat Out to Help Out” (Come fuera para ayudar) ha entrado en vigor. Si durante el confinamiento el 'Chancellor' fue uno de los primeros de Europa en anunciar estímulos extraordinarios para mantener de alguna manera viva la economía en plena hibernación, ahora quiere hacer todo lo que esté en sus manos para acelerar la reactivación.

Foto: Una esquina en el Soho este "super sábado". (Reuters)

En este sentido, el IVA se ha reducido también del 20% al 5% en comidas y bebidas, alojamiento hotelero y atracciones turísticas, con lo que las arcas del Estado dejarán de percibir cerca de 4.500 millones de euros, cifras a tener en cuenta cuando el país se enfrenta a la peor recesión en 300 años.

Alrededor del 80% de las empresas hosteleras dejaron de cotizar en el mes de abril, dejando a 1,4 millones de trabajadores en ERTE. “En mi restaurante yo fui el único que se quedó trabajando las 20 horas semanales para atender a los pedidos de comida para llevar, que sí estuvieron permitidos durante el confinamiento. Por lo que espero que la rodilla no vaya a peor porque yo tengo un contrato por horas y ahora no me podría acoger al programa de ERTE porque yo hice mis horas semanales. Y si tienes que coger una baja, con la paga que recibes en este país no te da para nada”, explica Ricardo.

placeholder Restaurantes ponen terrazas en las calles en Londres. (EFE)
Restaurantes ponen terrazas en las calles en Londres. (EFE)

Cuando terminó el confinamiento, el restaurante recuperó a la mitad de su plantilla. Y esta semana, cuando ha entrado en vigor el programa del Gobierno, ya se ha reincorporado el 100%. De 20 mesas se han reducido a 16 para mantener la distancia social y, de momento, las reservas hasta el miércoles están prácticamente llenas. Familias de cuatro miembros pueden ahorrarse en la salida hasta 45 euros, una cifra nada despreciable.

Según las cifras del Tesoro, más de 72.000 empresas ya se han inscrito en el programa, que está previsto sólo para agosto. “UK Hospitality”, el organismo que representa al sector, asegura que el 84% de los restaurantes británicos planean ofrecer el descuento. El Gobierno estima que la medida protegerá alrededor de 1,8 millones de empleos.

Animar a salir mientras siguen las restricciones

Las imágenes estos días de los establecimientos llenos ofrece esperanza. En cualquier caso, muchos aseguran que se trata tan sólo de un espejismo. Will Hawkley, analista de KPMG, se pregunta hasta qué punto la gente que saldrá ahora de lunes a miércoles, también estará dispuesta a gastar su dinero el fin de semana cuando la oferta ya no esté disponible. “Eso es algo que tendremos que tener en cuenta”, matiza. En efecto, algunos establecimientos señalan que las reservas para el fin de semana han caído.

Por otra parte, la medida ha sido objeto de críticas en el norte de Inglaterra, donde la mayoría de los alcaldes son laboristas y acusan ahora al Gobierno de que no tiene sentido alentar a la gente a salir a comer fuera, cuando en zonas como Greater Manchester, Blackburn, Darwen, Burnley, Hyndburn, Pendleton, Rossendale, Bradford, Kirklees o Calderdale, se ha tenido que imponer de nuevo restricciones debido a un incremento de rebrotes. Los ciudadanos no pueden reunirse en espacios cerrados a menos que sean del mismo núcleo familiar.

Foto: Una calle de Mánchester, hoy. (Reuters)

El laborista Andy Burnham, alcalde del Gran Manchester, asegura que el confinamiento terminó “demasiado pronto” y ahora “no deberíamos gastar dinero de los contribuyentes en subsidios de comidas, sin apoyar a los que tienen contratos precarios y no pueden cogerse días para proteger su salud”.

En todo caso, el 'Chancellor' defiende que el plan alentará a los ciudadanos a “disfrutar el verano de manera segura” mientras aumenta el flujo de efectivo de una de las industrias claves para el país.

No deberíamos gastar dinero de los contribuyentes en subsidios de comidas, sin apoyar a los que tienen contratos precarios

Pese a que la gestión de la pandemia por parte del Ejecutivo de Boris Johnson ha sido muy criticada, el joven ministro del Tesoro, de 40 años, ha sido la única figura del Gabinete que ha visto incrementada su popularidad. En la toma de decisiones desde el comienzo de la crisis sanitaria y económica, aparte del primer ministro, tan sólo ha estado involucrados estos meses, Sunak (Tesoro), Matt Hancock (Sanidad), Dominic Raab (Exteriores) y Michael Gove (responsabe de Gabinete).

Y lo cierto es que entre Sunak y Hancock ha habido gran tensión. Al fin y al cabo, la tarea más compleja que se presenta ahora a cualquier Ejecutivo a ambos lados del Atlántico es intentar suministrar oxígeno a la economía sin poner en peligro un segundo pico de la pandemia.

Economía vs Salud

En el Reino Unido, las muertes por coronavirus superan ya las 46.000. El Gobierno recalca ahora que su máxima prioridad es que para septiembre se puedan reabrir los colegios. Y en este sentido, el asesor médico del Ejecutivo, Chris Whitty, ha explicado que el Reino Unido “probablemente haya alcanzado el límite de apertura de la sociedad”, por lo que, si se quiere reabrir las escuelas, se tendrá que sacrificar algunas de las libertades recién recuperadas, entre ellas, la reapertura de los pubs que en otoño quizá tengan que verse obligado de nuevo a cerrar sus puertas.

“Si deseamos hacer más cosas en el futuro, tendremos que hacerlo a costa de otras. Serán compensaciones difíciles, algunas de las cuales serán decisiones del Gobierno y otras del propio ciudadano. Pero tenemos que ser realistas al respecto: la idea de que podemos abrir todo como antes y al mismo tiempo mantener el virus bajo control es claramente errónea”, advirtió en rueda de prensa en Downing Street.

Foto: El aeropuerto de Heathrow. (EFE)

Escocia (que tiene sus propias competencias en Sanidad) ha ordenado este martes de nuevo el cierre de pubs y restaurantes en Aberdeen, como parte de las nuevas restricciones impuestas tras un repute de casos. Las medidas se revisarán en una semana.

Los científicos del University College London (UCL) y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres han advertido de que el Reino Unido puede afrontar un nuevo pico de covid-19 una vez reabiertas las escuelas en septiembre si no hay un incremento en el nivel de rastreo del coronavirus. La segunda ola de invierno podría ser de entre 2 o 2,3 veces más virulenta que la sufrida en primavera.

Un 50%, indetectado

Actualmente, la Sanidad británica pide a las personas con síntomas de covid-19 que se hagan la prueba del virus y que, de dar positivo, permanezcan en cuarentena durante diez días, además de informar al Servicio Nacional de Salud (NHS) de los nombres de todas las personas con las que han estado en estrecho contacto.

Sin embargo, los científicos consideran que el número de personas contactadas por este sistema es de sólo un 50%, un porcentaje insuficiente para evitar un segundo pico. De acuerdo con el análisis realizado por los expertos, es necesario localizar al menos al 75% de las personas con síntomas y el 68 % de sus contactos.

El actual sistema “no está alcanzando los niveles” necesarios y “no parece lo suficientemente bueno”, señala el profesor Chris Bonnell, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

En caso de un nuevo pico, el Gobierno baraja confinar la parte de Londres que queda dentro de la M25, una gran arteria que roda a la capital de la misma manera que la M-50 a Madrid. El planteamiento ha generado grandes tensiones con el alcalde de la metrópoli, Sadiq Khan, que acusa al primer ministro de “pasar por alto” a los líderes locales elegidos democráticamente al excluirlos de todo tipo de discusiones.

Reino Unido Hostelería Sadiq Khan Boris Johnson Inglaterra Coronavirus Pandemia
El redactor recomienda