HACIA LAS ELECCIONES EUROPEAS

La Eurocámara se despide y se adentra hacia un futuro desconocido

La Europa que está por venir se inaugurará el próximo 2 de julio, cuando se constituya el próximo Parlamento Europeo, que estará marcado por nuevas coaliciones

Foto: Pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo. (EFE)
Pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo. (EFE)

La Unión Europea que hoy conocemos se parece poco a la de 2014. Ha sido un lustro que ha transformado completamente el proyecto europeo y la forma de entenderlo. Ha vivido en una “policrisis” y uno de los miembros ha decidido abandonar el club. En una situación así, ¿qué se puede esperar de la Europa del futuro?

Lo empezaremos a descubrir cuando conozcamos los resultados de las elecciones europeas, que se celebran entre el 23 y el 26 de mayo y que nos darán la composición del próximo Parlamento Europeo, que se constituirá el próximo 2 de julio.

Hay numerosas amenazas que se ciernen sobre el proyecto europeo en el futuro. La primera y más obvia, porque de hecho tendrá un efecto directo sobre el resultado de los comicios europeos, es la sacudida nacionalista.

Aunque los miedos iniciales a que los euroescépticos pudieran llegar a unificarse en un solo bloque están ya diluidos, lo que está claro es que ganarán enteros en la próxima Eurocámara, y que buscarán estar divididos solo en dos bloques, en vez de en un buen puñado de pequeños grupos aislados en el Parlamento Europeo.

Estas elecciones cambiarán las reglas del juego porque, a diferencia de lo que han hecho hasta ahora, su idea no es hacer eclosionar la UE desde fuera, sino entorpecer su funcionamiento desde dentro y cambiarla. Y eso es más peligroso para la Eurocámara: significa que a diferencia de en las pasadas legislaturas, los eurodiputados euroescépticos pueden ser más activos.

Hasta este momento, aunque hubiera un buen número de eurófobos en el Parlamento Europo, estos no tenían demasiada repercusión: sí, montaban ruido, especialmente en los Plenos, pero poco más. El resto del tiempo muchos de ellos se pasean por los pasillos, toman cervezas en las cafeterías del Parlamento y pocas veces se dejan ver en los sitios donde realmente se realiza el trabajo en la Eurocámara: en las reuniones de comisión. Tampoco suelen hacerse cargo de dosieres, ni lideran propuestas legislativas. Es decir, su impacto es muy bajo.

Eso puede cambiar, y de hecho podría ser el cambio más importante respecto a la legislatura 2014-2019, incluso más relevante que un aumento de escaños de las fuerzas eurófobas.

Eurodiputados durante un Pleno. (EFE)
Eurodiputados durante un Pleno. (EFE)

¿Cómo sacar adelante el proyecto?

A muchos les sorprende la facilidad con la que en la Eurocámara se llega a acuerdos entre partidos que por lo demás son totalmente distintos. Es una de las señas de identidad del Parlamento Europeo, la capacidad de tender puentes entre fuerzas políticas diferentes.

La incertidumbre que ahora rodea a la constitución del próximo hemiciclo es cuántos partidos serán necesarios para hacer que la maquinaria funcione. En el mapa de la actual Eurocámara solo hace falta que populares y socialistas se pongan de acuerdo, pero estos dos tienen muchos puntos en común y de apoyo con los liberales, y en algunas ocasiones también con los verdes.

Todas las apuestas dicen que el próximo Parlamento Europeo se gobernará con un acuerdo entre populares, socialistas y liberales, pero recientemente el líder de los socialdemócratas puso encima de la mesa la opción de una mayoría alternativa, en la que ellos llegarían a un acuerdo con liberales, verdes y parte de la izquierda radical. Es algo improbable y sería la primera vez que la mayoría no fuera una gran coalición.

Los efectos de esta mayor colaboración entre partidos puede ser positiva: ampliará la visión de Europa e incluirá elementos que hasta ahora no estaban tanto en la agenda, como pueden ser visiones más ecologistas de los verdes o más federalistas de los liberales.

El temor está en cómo afectará en el día a día de la institución el esperado aumento de las fuerzas euroescépticas. Si consiguen organizarse y trabajar de forma coordinada pueden incordiar a la coalición dominante, pero a la vez puede ayudar a que se busque una agenda más amplia que incluya a más partidos en el liderazgo de la actividad de la cámara.

Una Europa inestable

Por mucho que el Parlamento Europeo vaya a verse sacudido por las elecciones, lo que se espera es que la Eurocámara siga funcionando sin problemas, que se llegue a un acuerdo de coalición que dé estabilidad y certezas.

Sin embargo, el resto de Europa será otra historia. Las elecciones continentales no se consideran importantes únicamente por el resultado de los comicios, sino por la capacidad de dar comienzo a una nueva etapa en el proyecto europeo, tras un lustro de crisis y desilusiones.

Y no hay muchas esperanzas. Los nacionalpopulismos han llegado para quedarse, incluyendo parte de sus prioridades en la agenda política europea, y nadie descarta que su crecimiento continúe y puedan dominar más gobiernos.

El reto para Europa será enorme: con la economía enfriándose, la UE deberá navegar por un mar muy picado, donde tendrá que ir esquivando crisis profundas como es el ataque al Estado de derecho en Polonia y Hungría, a la vez que debe completar el proceso del Brexit, tratar de reformar la Eurozona y cruzar los dedos para que una nueva crisis migratoria no vuelva a poner contra las cuerdas a la zona Schengen.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios