otros estados miembros discrepan

Tusk condiciona una extensión corta del Brexit al 'Sí' en Westminster

El presidente del Consejo Europeo ha asegurado que la UE está abierta a una extensión corta del plazo, pero siempre y cuando el Parlamento británico apruebe el acuerdo sobre la mesa

Foto: El presidente del Consejo Europeo Donald Tusk se prepara para leer su declaración sobre el Brexit, este miércoles en Bruselas. (Reuters)
El presidente del Consejo Europeo Donald Tusk se prepara para leer su declaración sobre el Brexit, este miércoles en Bruselas. (Reuters)

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha asegurado este miércoles en una declaración ante los medios que considera que la UE estará abierta a una prórroga corta del Brexit pero condicionada a que Westminster apruebe el acuerdo que hay sobre la mesa. En Bruselas se da por hecho que Theresa May, primera ministra británica, buscará los resortes legales necesarios para volver a presentar el acuerdo al Parlamento británico a pesar de la prohibición del ‘speaker’. Se espera que la primera ministra pueda hacerlo incluso en las próximas horas y no esperar a la próxima semana, aunque nadie en la capital comunitaria da ya nada por hecho de lo que pueda ocurrir en Londres, insistiendo en que la situación es muy volátil.

Fuentes diplomáticas adelantaban que, independientemente de la opinión de Tusk, lo importante será el debate que tendrá lugar mañana entre los líderes, y aunque el polaco tenga un rol de organización, no representa la visión de todos los Estados miembros. En cualquier caso el presidente del Consejo lleva varios días de gira europea, visitando Berlín, París y Dublín. Tusk ha asegurado que no prevé una cumbre extraordinaria la semana que viene, a la que Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, ha abierto la puerta. Sin embargo, el polaco sí que se ha mostrado abierto a convocar una cumbre a finales de la semana que viene si el acuerdo del Brexit no es ratificado por la Cámara de los Comunes.

Es decir, el plan que hay en la cabeza de Tusk sería el siguiente: los líderes debatirán mañana la situación y en su opinión darán el visto bueno a la extensión del Brexit hasta el 30 de junio siempre y cuando el Parlamento apruebe el texto antes del 29 de marzo. Si la Cámara de los Comunes da luz verde entonces la extensión puede ser aprobada a un nivel técnico, sin necesidad de que estén presentes en Bruselas los líderes de los Veintisiete. En caso de que Westminster vuelva a rechazar el acuerdo, que sería el escenario más probable en este momento, Tusk volvería a convocar una cumbre a finales de la semana que viene con la finalidad de revisar una vez más la prórroga.

La situación es muy volátil y cualquier cosa puede ocurrir. Una fuente diplomática hace hincapié en la importancia que tiene en estos momentos seguir con atención los eventos internos que pueden tener lugar en el Reino Unido en las próximas horas. “Hay muchas cosas que tenemos que ir viendo, una de ellas es hasta qué punto esta carta ha llegado demasiado tarde y hasta qué punto tiene el respaldo del Gobierno británico”, ha explicado la fuente, dejando entrever que el lado europeo no confía mucho en los apoyos con los que cuenta May para tomar esta postura.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, durante un debate en el Parlamento británico este miércoles. (EFE)
La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, durante un debate en el Parlamento británico este miércoles. (EFE)

Incertidumbre ante la discusión

Sin embargo las posiciones se mueven mucho. La postura de Tusk solo representa su propia posición, y todo está condicionado a cuál sea la discusión que se celebre mañana en el Consejo Europeo, cuyo resultado es difícil de prever. Normalmente los líderes llegan a la reunión con una agenda y posturas muy marcadas, los debates se mantienen siempre dentro de carriles estrechos establecidos por los embajadores y representantes personales. Sin embargo, advierten fuentes diplomáticas, esta vez será distinto, la discusión será muy abierta y por lo tanto es difícil saber qué saldrá de la sala.

Ante el cansancio que hay en algunas delegaciones, Tusk ha asegurado durante su declaración que, aunque hay justificación para la “fatiga por el Brexit”, los líderes tienen que seguir peleando por buscar una “salida positiva” al laberinto. Mientras tanto otras fuentes llaman a no ser demasiado abiertos a las peticiones británicas y alertan del riesgo de entrar a resolver los problemas internos del Reino Unido.

No nos faltará paciencia y buena voluntad en el punto más crítico del proceso”, ha asegurado el polaco en su declaración ante los medios. Con el coinciden los diplomáticos de algunas delegaciones, que consideran que la UE ha sido flexible en otros momentos con el Reino Unido y que no se debe ser ahora duro con Londres.

Sin embargo el debate de fondo se centra, en gran parte, en las fechas que se manejan, ya que si se da una extensión hasta el 30 de junio se supone que Londres debería tomar parte en los comicios europeos. Francia, por ejemplo, se niega a dar luz verde a una petición que el propio Tusk ha calificado de “ilusoria” si el Reino Unido no participa. Es la postura que defiende también la Comisión Europea y un grupo de Estados miembros.

El propio presidente del Consejo ha admitido que la duración de la prórroga es un asunto todavía abierto ya que existen consecuencias “legales y políticas” que deberán tenerse en cuenta, y será lo que centre la discusión de mañana de los líderes: extensión, ¿cuánto tiempo y para qué?

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios