en un documento para un brexit sin acuerdo

El Consejo de la Unión Europea califica a Gibraltar de “colonia”

En la UE cada palabra importa y hoy España ha logrado que el bloque califique a Gibraltar de “colonia de la corona británica”, algo que ha enfadado al Reino Unido

Foto: El Peñón de Gibraltar. (Reuters)
El Peñón de Gibraltar. (Reuters)

En un pie de página sin importancia ni impacto aparente en el documento en el que se establecía que el Reino Unido entrará en el listado de terceros países cuyos ciudadanos no necesitarán visados para entrar en la UE para estancias cortas en caso de que haya un Brexit sin acuerdo. Ahí ha sido donde España ha logrado una pequeña victoria diplomática: “Gibraltar es una colonia de la corona británica”.

El pie de página continúa. “Hay una controversia entre España y el Reino Unido respecto a la soberanía sobre Gibraltar, un territorio cuya solución debe alcanzarse a la luz de las resoluciones relevantes y decisiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas”. El documento ha sido pactado por los embajadores de los Estados miembros, es un documento del Consejo de la UE que ahora debe ser negociado con el Parlamento Europeo y se refiere a la liberalización de visados para ciudadanos británicos. La Comisión Europea ha evitado explicar su posicionamiento en una rueda de prensa celebrada hoy.

Extracto del documento donde se habla de Gibraltar como
Ampliar
Extracto del documento donde se habla de Gibraltar como

Con este movimiento, orquestado por el embajador permanente de España ante la UE, Juan Pablo García-Berdoy, el Gobierno español arrastra la discusión al terreno que le interesa, hacia la resolución de la Asamblea de Naciones Unidas de 1968 que pide al Reino Unido poner fin a la situación colonial de Gibraltar.

El documento ha sido formalmente aprobado este viernes en una reunión en la que ha participado el embajador británico, que ha mostrado su disconformidad con la referencia, pidiendo que se hiciera a su vez una aclaración a la misma, que ha sido rechazado por parte del resto del club.

Los otros Estados miembros apoyan a España en su calificación de Gibraltar como colonia, pero tienen miedo a que Madrid pueda enrocarse utilizando la salida del Reino Unido como una palanca para perseguir sus reivindicaciones sobre el peñón.

La amenaza de Pedro Sánchez con vetar el acuerdo del Brexit en noviembre salvo que se establecieran aclaraciones respecto a la roca en el acuerdo de salida ya levantaron cierto malestar en otras capitales. Fuentes diplomáticas criticaron durante la reunión extraordinaria del 25 de noviembre que España hubiera puesto en riesgo la ratificación del texto y hubiera obligado a buscar una solución alternativa.

García-Berdoy (centro), el hombre a cargo de la maquinaria diplomática de España en la UE (EFE)
García-Berdoy (centro), el hombre a cargo de la maquinaria diplomática de España en la UE (EFE)

Recuperar terreno perdido

La UE sabe que el asunto de Gibraltar es muy espinoso, pero el Gobierno español no está dispuesta a dar un paso atrás. Cuando España entró en la comunidad europea el Reino Unido apretó las tuercas y logró buenas concesiones para el Peñón, peticiones que Madrid tenía que aceptar si quería lograr su ansiado ticket a Europa: mientras Londres dijera “no”, los españoles seguirían sin formar parte de la comunidad europea.

Eso, señalan fuentes diplomáticas, desequilibró la balanza, dio unas ventajas estratégicas al Reino Unido y han permitido que Gibraltar florezca en una zona especialmente deprimida de España como es el Campo de Gibraltar. El objetivo ahora de los técnicos españoles es intentar remontar esas diferencias. Por eso han trabajado en la cooperación fiscal y aduanera como elementos clave de la futura relación entre la UE y el Peñón.

Pero España no se va a conformar con volver a igualar el terreno que se desniveló con la entrada en la comunidad europea. El Gobierno español sabe que ahora que el Reino Unido se va, España tiene el poder de contar con el respaldo de 26 Estados miembros. Y quiere aprovecharlo para arrancar concesiones más políticas, en concreto el espinoso asunto de la soberanía.

El caso irlandés ya ha demostrado lo que se puede conseguir cuando un país logra unir al resto de la UE respecto a un interés propio: Dublín pidió que no hubiera una frontera dura en Irlanda del Norte para cumplir así con los Acuerdos del Viernes Santo y el resto del bloque ha tomado esa reivindicación como propia.

Sin embargo España no ha tenido tanto éxito en el asunto de Gibraltar. Tanto el Gobierno de Mariano Rajoy como el Pedro Sánchez no han hecho el tremendo trabajo diplomático, preparatorio y de pasillos que ha realizado Dublín desde hace mucho tiempo.

Peñón de Gibraltar (EFE)
Peñón de Gibraltar (EFE)

Las diferencias entre el caso irlandés y el español son abismales: el Ulster está regado por los 3.000 muertos que dejó el conflicto en la isla, y en España se trata solamente de un problema de soberanía arrastrado 300 años, aunque con importantes implicaciones económicas para la comarca que rodea el peñón.

Incluso salvando las diferencias, diplomáticos admiten que España no ha hecho todo lo que tenía en su mano para concienciar al resto de países de la necesidad de abordar en profundidad y de forma común el problema de Gibraltar. Y por eso ahora algunas capitales temen que este sea un nuevo capítulo de un pulso entre el Reino Unido y España por la roca, y que la situación se vaya poniendo más tensa a medida que Londres necesite concesiones por parte de la UE que requieran de unanimidad.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios