pese a los refuerzos en la frontera

Desde Austria y en tren o bus: el punto caliente de las entradas ilegales a Alemania

La frontera bávara sigue siendo, pese a los refuerzos fronterizos instaurados el pasado verano, uno de los puntos calientes de la inmigración ilegal en Alemania

Foto: Policías fronterizos realizan controles en la frontera entre Salzburgo (Austria) y Múnich (Alemania). (EFE)
Policías fronterizos realizan controles en la frontera entre Salzburgo (Austria) y Múnich (Alemania). (EFE)

Alemania y Austria intentan reforzar sus pasos fronterizos, pero la frontera bávara sigue siendo uno de los principales coladeros de inmigrantes ilegales del Estado alemán. Allí, la policía del país rechazó entre los meses de enero y octubre de 2018 a más de 5.083 migrantes y registró en total 12.323 intentos de entrada ilegal, según ha informado este lunes el diario ‘Bild’.

Las cifras a nivel nacional son algo superiores. Según recoge ‘Reinische Post’, citando un documento interno de la policía de Alemania, durante los primeros once meses de 2018 la policía federal alemana detuvo a a 7.943 personas que intentaban entrar en el país a través de trenes sin la documentación necesaria, mientras que los interceptados en autobuses fueron 6.066. En total, las autoridades alemanas indican que 14.000 inmigrantes cruzaron sus fronteras en autobús o tren de manera ilegal.

La frontera entre Alemania y Austria es la que más entradas no autorizadas ha experimentado pese a que el pasado junio ambos países decidieron reforzar los controles implantando patrullas policiales de tres miembros y un mayor escrutinio de los trenes de mercancías.


Allí, la policía germana registró desde enero hasta noviembre del pasado año que 6.000 pasajeros sin autorización para entrar en el país habían intentado acceder a él a través de trenes o autobuses de larga distancia, mientras que en zonas con controles fronterizos menos duros, en las que solo se realizan inspecciones aleatorias, las cifras son menores aunque también significativas: en la frotner entre Alemania y Holanda se regitraron 321 intentos de entrada ilegal; entre Alemania y Béliga 350; entre Alemania y Polonia 487 ; entre Alemania y República Checa 519 y entre Alemania y Suiza 824.

En la frontera con Francia el mayor número de detenciones han tenido lugar en trenes

La principal vía de entrada de la inmigración ilegal desde Francia es el tren. En la frontera que une ambos países la policía de Merkel detectó 1.366 entradas ilegales a través de trenes, mientras que en los autobuses la cifra fue de 257. La mayoría de personas que intentaron acceder a Alemania sin autorización eran procedentes de Afganistán, de Nigeria, de Irak, de Siria y de Turquía, y según apunta el medio alemán, todos los bloqueos de acceso se produjeron en aeropuertos, puertos marítimos y en la frontera entre Alemania y Austria.

Viola el acuerdo de Shengen

La normativa alemana sobre control de pasaportes podría violar el Acuerdo de Shengen a través del que 26 países de Europa (incluidos Alemania y Austria) suprimieron el control en las fronteras interiores y los trasladaron a las fronteras exteriores, tal y como dictaminó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea después de que la compañía alemana Touring Tours und Travel GambH y la española Socitransa entablaran acciones contra una legislación que les obligaba a verificar los documentos de identidad de los pasajeros antes de que embarcasen en sus autobuses.

El fallo del Tribunal Europeo todavía no es firme, ya que por el momento la pelota está en el tejado del Tribunal Federal Administrativo, quien debe revisar el fallo. “Las inspecciones de documentación de los pasajeros que Alemania obliga a realizar a las empresas privadas de autobuses equivalen a restablecer las fronteras dentro del área Schengen y los controles que en ellas tendrían lugar”, sostenía el abogado general del TJUE, Yves Bot, el pasado septiembre.

Para él, según relató en las conclusiones del caso, las comprobaciones de los documentos de viaje necesarios para entrar en el territorio nacional alemán tienen el efecto de restablecer las fronteras territoriales e instaurar un “control a distancia” o “deslocalizado”, de modo que la expulsión no se produce en las fronteras, sino antes de llegar a ellas.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios